Sobre este blog

Diego es un bebe que, como muchos, tiene un Trastorno Generalizado del Desarrollo No Especificado. La tasa de nacimientos con este tipo de diagnóstico se dice ha crecido exponencialmente en los ultimos años, sobre todo en el estado Bolivar, Venezuela.

En este blog compartimos sus avances, sus logros, cómo ha influido en la vida de nosotros sus padres, familiares y amigos.

Esperamos llegar al corazón de cada uno de nuestros visitantes para crear conciencia sobre la necesidad de respetar los derechos de los que son diferentes y en colaborar para hacer mas corto el camino hacia su integración a una sociedad que brinde oportunidades a todos.

viernes, 30 de mayo de 2008

Nacimiento de Diego








Diego es mi bebé magico, esa frase es el titulo de mi blog, y no lo elegi yo, lo hizo mi esposo que fue quien me regalo este blog, y yo estuve encantada, encantada por el blog y por el nombre, muchos creen que la frase Diego mi bebé mágico se debe a que considero a Diego "especial" y "mágico" por su diagnóstico, pero la verdad es muy distinta, lo considero especial y mágico como todas las madres consideran a sus hijos especiales y mágicos por ser las personas mas amadas en su corazón y en este caso hay una razón mas para ser mágico y nada tiene que ver con discapacidad, les cuento por qué:

Cuando tenia unas 23 semanas de embarazo Arnaldo y yo nos inscribimos en un curso llamado “Comienzos Mágicos”, este lo dicta un médico familiar que se certifico en el Centro de Deepak Chopra para el Bienestar en California USA, el curso tenía o tiene, como objetivo preparar a los futuros padres para el embarazo y el parto, además promovía tanto el parto natural como la lactancia materna; entre lo mas destacado tenemos que el curso:

Explicaba científicamente cada cambio que ocurría con el embarazo en el cuerpo de la mamá.
Abarcaba también el aspecto psicológico de la mamá y del papá, además del papel del resto de la familia.
Como manejar los miedos o los "tigres" como los llamaba el doctor.
Enseñaba técnicas de relajación, masajes para el dolor y ejercicios para los músculos que interviene en el parto.
Explicaba en detalle todo el proceso del Parto Natural,
Enseñaba posiciones para el parto natural ya sea en vertical, en el agua.
Posiciones para que el papá apoye durante el parto.
Explicaba que también existen cesáreas necesarias y qué debes saber pedir para humanizar la “cesárea”

Consistía en clases teóricas una vez a la semana y una clase practica los Domingos en un parque local muy hermoso, donde hacíamos yoga y relajación en contacto con la naturaleza.

Lo mejor de todo era la oportunidad de aclarar tus dudas con un profesional sin las presiones de una consulta de 30 minutos máximo y el compartir la experiencia con otras parejas embarazadas. La duración fue de 12 semanas, durante este tiempo Arnaldo y yo analizamos las opciones y decidimos hacer un parto natural en casa y en agua.

Nos preparamos para brindar a nuestro hijo un recibimiento lleno de amor, respeto y seguridad, evitando cualquier protocolo o medicación que pudiera poner en riesgo al bebé o que lo pudiera afectar en su nacimiento, nada de adormecerlo con anestesia epidural, o recibirlo haciéndolo experimentar el dolor de una inyección de vitamina k apenas nacer, o cegarlo con antobióticos oftálmicos solo por temor a una posible infección, a toda costa evitamos el doloroso proceso de aspirado con sondas... sabiendo que mi embarazo estuvo siempre en control y en perfecto desarrollo, decidimos regalarle a nuestro hijo un comienzo de vida lleno de paz, armonía, tranquilidad y alegría.

El 05 de Noviembre del 2006 fue un Domingo, Arnaldo me levanto muy temprano para que fuéramos a las sesiones de yoga en el parque, no habíamos faltado a ninguna, el dia anterior habia cumplido 38 semanas de gestación, me sentía cansada, enorme, lenta y con una flojera inmensa, le dije:

- Noooo, hoy no quiero ir… quiero dormir!...
- Recuerda que eso mismo dijiste la semana pasada y luego de hacer ejercicios te sentías mejor - me contesto Arnaldo.
-Esta vez no, no quiero ir…me voltee y seguí durmiendo.

Me levante a eso de las 10:30 AM, teníamos varias semanas con el “síndrome del nido”… preparando toda la casa para recibir a nuestro hijo… habíamos preparado el cuarto del bebé personalmente, Arnaldo sobre todo, pinto, decoro, armo cuna, compramos mil cosas, realmente preparamos toda la casa, la pintamos toda, por dentro y por fuera, colgamos cortinas nuevas, limpiamos como locos, en fin de todo para recibir a Diego José, no descuidamos ningun detalle, compramos muchos accesorios de seguridad, hasta entrenamos a nuestra mascota para que no se sintiera celoso por el bebé, para que no se impresionara con el llanto del futuro integrante de la familia.

Solo nos faltaba comprar una olla grande para hacer la acostumbrada sopa de gallina que se hace en mi pais el día del nacimiento del bebé. Así que nos preparamos para salir a un hipermercado local, sin embargo, estando en el baño bote el tapón mucoso, llame de inmediato a Arnaldo…

-Cielo veeeen a veeeeer esto debe ser el tapón mucoso del que nos hablo el Doctor.
-No creo, el doctor dijo que seguro venia con hilos de sangre y esto no tiene nada de eso.
-Pero yo nunca había botado algo así… tan grande!
-No creo que sea eso, si sale mas llamamos al Doctor.

Y salimos al Hipermercado, estando allá, a la media hora sentí que me bajo un poquito de liquido, pensé que era pipí, pero al siguiente movimiento salio un poco mas, comprendí que había roto la bolsa, le dige  ami esposo en pleno pasillo del hipermercado: Rompí fuentes! y Arnaldo y yo nos abrazamos!, por fin el momento tan esperado había llegado!, ¡]Que alegría!. Nos pusimos un poco nerviosos porque llamamos al celular al Dr. y no contestaba, pero recordamos lo aprendido, el parto se toma su tiempo, debemos irnos a casa y prepararnos, una primeriza tarda para dilatar, además los primeras contracciones son suaves (o carita feliz como explicaba el Doctor), la cosa no se pone fuerte hasta por lo menos los 6 centímetros de dilatación, primero se borra cuello y luego es que se empieza a dilatar el canal de parto… así que teniamos tiempo.

Unos clientes del hipermercado se habían percatado de la situación y por iniciativa propia fueron a avisar al personal de seguridad, quienes vinieron con cara de terror: Señora se siente bien?, ya vamos a llamar una ambulancia!… ¿A que clínica le llevamos?… ¿Puede caminar?.....¿Señora seguro que se siente bien?

-Estoy bien- les conteste- la ayuda que necesito es que me pasen a pagar sin hacer la cola de espera y nada mas.

Pasamos directo a cancelar los productos y me escoltaban 2 empleados que cada 2 minutos me preguntaban: ¿Esta cómoda?, ¿Se siente bien?, segura que no debemos llamar a la ambulancia?

Arnaldo había contactado al Doctor quien nos dijo que fuéramos a casa y que en 1 hora el estaría allá para hacer un tacto y que tendríamos unas 3 horas para preparar el centro de nacimiento que es la casa del doctor acondicionada como tal, y llenar la piscina para el parto.

Llamamos a nuestos familiares directos, todos en otras ciudades, mi mama a 3 horas de camino y la mama de Arnaldo a unas 12 horas. Solo en este momento le contamos los planes de parir en casa… creo que se asustaron muchísimo pero hicieron el esfuerzo de respetar nuestra decisión, aunque las sugerencias de ir a una clínica no faltaron. Sabiamos que seria asi, que esa decision de parir en casa no seria compartida pero el elemento sorpresa les dejo un poco fuera de acción. Asi lo quisimos, no estábamos cerca como para poder instruirlos sobre los beneficios del parto en casa, sobre lo bien analizado que teniamos los pro y los contra y hacer eso por telefono habria sido una locura que solo nos habria dejado meses de discusiones. Ademas teniamos muy presente que este tipo de decisiones son solo de mamá y papá.

En casa prepare mi maleta y la del bebé, me di una baño tibio muy largo, me puse ropa cómoda, recuerdo que use una franela blanca de algodón y el pantalón corto de una pijama, después de una hora de haber roto la membrana, quizás hora y media, empezó una molestia como de dolor de vientre. El Doctor llego a la casa a eso de las 2 de la tarde, hizo el primer tacto y nos explico que aun no terminaba de “borrar” cuello, asi que se fue a al centro de nacimiento a preparar la piscina, llamo a la doula que lo asiste y le dijo que como a las 8:00 PM la necesitaría pues a esa hora calculaba que empezarían las contracciones mas fuertes.

Llegaron mis cuñados Marco el hermano de Arnaldo y su esposa Marianny, estaban de visita a casa de los padres de Marianny y por eso pudieron venir rápido pues quedaba a una hora de distancia en auto, Arnaldo y su hermano salieron a comprar una lista de cosas que pidió el Doctor, me quede solo con la compañía de Marianny, ella dio a luz a mi sobrino en Enero de ese mismo año, pero fue por cesárea así que no contaba con experiencia de parto vaginal, también se estaba enterando de que el parto sería en la casa y no terminaba de asimilar semejante noticia, sin embargo tenerla a mi lado fue muy importante.

La Dilatación


 Empecé a tener contracciones bastante fuertes, a cada contracción pensaba: Cielos si estas son las primeras como serán las de los 8 centimetros que son las que explico el doctor las mas dolorosas de todo el proceso.

El Doctor nos había explicado que según el proceso que ocurre en el cuerpo las contracciones mas fuertes son las que permiten alcanzar los 8 Centimetros de dilatación y pasar a una etapa llamada de transición en la que el cuerpo se prepara para pujar, también nos explico que debíamos enfocarnos en controlar la contracción que estábamos sintiendo en ese momento, fueran las de 1 centímetro o la de 8 centímetros sin pensar en la siguiente: El aquí y ahora… así que me sacudí de la cabeza ese pensamiento atemorizante de cómo seria la próxima contracción y me enfoque en pasar la que estaba sintiendo.

Le explique a Marianny como debia darme masajes en la parte baja de la espalda casi sobre el cóccix… durante las clases no confiaba mucho en que un masaje pudiera aliviar un dolor intenso como el de una contracción, pero en la práctica me quede sorprendida!, que diferencia pasar una contracción sola a una contracción con un masaje, ¡Del cielo a la tierra!, ¡Gracias Marianny!… se que en ese momento estabas atemorizada y no muy de acuerdo con este par de locos que querían parir en la casa solos en pleno siglo XXI pero supiste respetar nuestra decisión y estar allí para nosotros, para mi, no sabias nada de masajes y alli estabas siendo mi doula, seguro agotada y confundida pero a mi lado.

En mi plan de parto quería abstenerme de usar enemas, así que sabia que habría momentos en que sentiría la necesidad de defecar y debía diferenciarlo de las ganas de pujar del momento de la transición, cuando sentí la necesidad fui al baño, con la mala suerte de que ya las contracciones estaban mas seguidas y me “atrapo” una sentada en el water… ¡Madre Mia!, ¡Que dolor sentí! Fue tan intenso que vi como todo se iba oscureciendo, me fui hacia adelante, estaba a punto de desmayarme y no podía ni siquiera gritar para pedir auxilio, me fui hacia adelante y justo antes de golpearme con la pared de enfrente, sentí como pasó la contracción, pegue las manos a la pared para sostenerme, entendí que si me agarraba otra contracción allí no podría soportarla y me caería al piso, así que me asee y me levante lo mas rápido que pude, tenía prisa por volver junto a mi cuñada, comprendí que sin los masajes no resistiría el dolor de las próximas contracciones…. La cara de impresión, de susto de Marianny me dijo como tenía yo la mía:

-Mira como estaaaas!... seguro que no quieres ir a una clínica? -Me pregunto con mucha preocupación
-Noooo, solo no dejes de darme masajes por favor!- le pedí

La transición 

A los pocos minutos regreso Arnaldo y pudo sustituir a mi cuñada con los masajes, yo no quería que mi esposo se moviera para ningún lado, estar con él me daba seguridad y si dejaba de hacerme los masajes literalmente todo se oscurecía del dolor, perdia la visión, todo se volvia dolor, entonces empecé a sentir un cambio: ¡Ganas de pujar con la contracción!, ¡Arnaldo quiero Pujar!- le dije a mi esposo- Arnaldo estaba llamando por teléfono al doctor para explicarle que las contracciones estaban fuertes aunque no habia transcurrido el tiempo que el medico estimo, aun nos reimos cuando recordamos como el teléfono celular salto de su mano, voló por los aires y fue a parar al otro extremo del pasillo junto a la cama donde estábamos, fue como si el celular se convirtiera de pronto en un jabón resbaloso, dije ¡Quiero pujar! y salto el celular de su mano de puro susto!!!


Sabíamos lo que significaba, estaba entrando en la etapa de transición, debía haber alcanzado ya los 8 centimetros de dilatacion, las cosas iban mucho mas de prisa de lo que esperabamos, 
ahora debía concentrarme para no pujar hasta que completara los 10 centimetros, de hacerlo la cabeza del bebé presionaria el cuello del utero y lo inflamaria haciendo que perdiera centimetros de espacio en el canal vaginal, asi que debia focalizarme en aplicar la tecnica de soplar, como si estuviera apagando velas de cumpleaños para controlar las ganas de pujar con cada contracción, creo que es una de las cosas mas dificiles de lograr, es casi imposible controlarlas porque es como si el cuerpo se pusiera al mando, necesitas mucha concentración y confianza en que puedes hacerlo para evitar pujar. En ese momento el Doctor nos pidio que no siguieramos esperando que fueramos de inmediato al centro de nacimiento, pero yo sentia que no podia soportar una contraccion en un automivil, pensaba en el vibrar del auto, y tuve miedo de perder el control, le pedi al doctor cambio de planes, queria el parto en mi casa, que en lugar de yo trasladarme, que se trasladara el a  mi casa, asi fue como el doctor venia en camino y yo comencé a aguantar soplando y soplando.

La Expulsion


Cuando llego el Doctor y me reviso ya tenia los 10 centímetros completos de dilatación… en un tiempo record para una primeriza, empecé a la 1:00 PM y las 6:00 Pm había completado la dilatación, lamentablemente ya no daba tiempo de llenar la piscina.

El doctor me dio luz verde para que empezara a pujar, que alivio poder hacerlo, en cuanto comence a pujar me relaje y me di cuenta de que podía controlar el dolor, que este habia bajado unos grados, ¡Gracias a Dios!…. Probamos varias posiciones de yoga que habiamos practicado para el parto, pero con la que me sentía mas cómoda era sentaba al borde de la cama, acostada no podía tolerar el dolor.

Finalmente había llegado mi mamá con dos de mis hermanas a la casa, aunque el viaje era de 3 horas, había que cruzar un río en un ferry pequeño o "chalana" y eso significaba una fila y una espera sin tiempo definido, deje de contestarle el teléfono cuando iba por los 6 o 7 centimetros, ya no pude tener la concentración para hacerlo ni para explicarle por teléfono la direccion de mi casa que  había confundido una vez mas, algo en mi mente me dijo, si llega llego, pero no puedes hacer las dos cosas o te concentras en parir o en dirigir a tu madre a la casa, seguro que alguien mas puede hacer eso por ti, pero nadie puede tener a tu hijo por ti.

Durante el curso el medico nos explico que durante el parto y en el post-parto la mujer recibe un bombardeo hormonal, y que es muy posible que se altere de distintas formas, que necesita que las personas a su alrededor estén conscientes de ello porque se puede alterar emocionalmente y el estres y la angustia impiden o dificultan tanto la dilatación, la expulsión y luego pone en riesgo la lactancia. Se dirigió claramente a todas las parejas participantes del curso, madres, tías, esposos acompañantes: Si la relación tiene algún problema es muy probable que esos problemas salgan a la luz durante el parto o el post parto, algunas mujeres no quieren ver a sus esposos, los echan del lugar, los hacen culpables de algo o solo quieren tener a mujeres cerca, comprendan que es algo temporal y una reacción previsible, no es que no les amen es solo su reacción al dolor. También nos aconsejo una y otra vez que en el parto en casa solo deben estar presentes personas que estén a favor del parto, que las personas que no estén de acuerdo es mejor que esperen en otro lugar porque muy posiblemente, aun sin querer, bloquean la energía y hacen que haya estrés y tensión, la parturienta no necesita estar preocupada por defender su postura sino concentrada en cada contracción, todo eso debe evitarse.

Así que ver que finalmente llegaran tambien fue un alivio para mi, creo que el estar en casa pariendo y no en un quirofano hace que estes mas accesible y las personas no sean conscientes de que el repique de un teléfono celular, o la angustia de alguien que olvido una dirección no es algo que haga bien a una mujer que esta dando a luz, por eso recuerdo con mucho alivio el ver llegar a mi mamá, por su compañía y porque ya no tenia que estar preocupada ni por atender teléfono ni por una "madre perdida".

Ya estábamos todos los que yo deseaba presentes en mi parto en mi habitación: Mi esposo, mi mama, mi amiga Mabel que hizo de doula y el doctor.

Recuerdo que habia media luz, habia una velita aromatica, escuchaba musica de relajacion, mi mama sujetaba mi frente cuando venia una contraccion que estaban bien controladas y sabia que en la sala estaban mis hermanas, mi tia estela, mis cuñados, rezaban, conversaban, esperaban. Y yo me sentia feliz, ahora pienso en mi amiga Mabel usando Reiki poniendo su energia en sus manos y dirigiendola hacia mi, yo no era creyente del reiki ni practicante, pero respetaba a mi amiga y su creencia, su entusiasmo y sus ganas de ayudar eran reconfortantes, me sentía bien, me sentía plena, me sentía feliz!

El Doctor fue sugiriendome que adoptara posturas que ayudara a la expulsion, probamos varias, recuerdo la posicion niño de yoga, pero no la soporte porque sentia mucho dolor en la cadera, en un momento me dijo que fueramos hasta el baño, que muchas mujeres pujan mejor si se sientan en el water, yo no queria tener  a mi hijo en el baño, me causaba cierto rechazo pero segui al doctor junto a mi esposo, me sente y pase un par de contracciones, entonces el doctor hizo algo que siempre recordare:


Nos dijo: Les voy a dejar solos un rato, quiero que disfruten esto, disfruten este momento como pareja, es su embarazo, es su parto, es el nacimiento de su hijo y estan están juntos, ¡Es su momento!, ¡Mamá y Papá esta pariendo!


Y estuvimos alli por un rato, nosotros dos, mi esposo y yo, abrazados en cada contracción, juntos, era el momento final de un acto de amor en el que 9 meses atrás juntos concebimos a un hijo y ahora estábamos trayendolo al mundo en pareja, nunca lo olvidare y 5 años mas tarde lo recorde con mucha intensidad.


Al rato decidimos salir del baño, yo estaba cansada de esa postura y me recoste en la cama, dije, en esta postura creo que podria hasta dormirme, que relajante, y le doctor me dijo ¡Epa! no me hagas trampa, vamos a cambiar de postura a una que estes mas activa, y asi fue como me sugirio que me parara para probar un parto en posicion vertical.


Adoptamos la posición de Yoga de Jinete, Arnaldo parado pegado a la pared yo recostando mis espalda de su pecho, el me sostenía y yo sentí como mi cuerpo solo, empezó a pujar con cada contracción con una fuerza que no se de donde salió…escuche decir a mi mamá ¡Alli viene!, ¡Ya le puedo ver su cabecita! y eso me dio mucha energia. El doctor tambien me dijo:  Estas a punto de tener a tu hijo en los brazos, ¡Dios mío!… Que fuerza me impulso con esa frase, senti una emocion intensa, algo mas grande que yo estaba pasando….otra contracción y... ¡Diego José llego al mundo! Eran las 8:54 Pm.

El Doctor lo tomo suavemente en sus brazos y me lo entrego, y ¡Cielos! ¡Yo no tenia fuerzas para cargarle!, mis brazos estaban tan pesados que no podia levantarlos, tuve miedo de dejarlo caer, pero de pronto algo en mi mente me dijo: Tu eres su mamá como no vas a poder recibirle… Arnaldo daba gritos de Felicidad… nunca olvidare ese momento.. mi hijo llorando con energía… y Arnaldo diciendo nació mi hijo… nació mi hijo… Bienvenido hijoooo.

Asi que levante los brazos y recibi a mi mayor tesoro, tome a mi hijo con lo que me quedaba de fuerzas, me acosté y coloque mi hijo inmediatamente en el pecho a mamar, tenia fuerza y chupaba, es una imagen mental maravillosa mi hijo pegadito a mi parecía una ranita en mi pecho, Arnaldo a mi lado Felizzz, el Doctor le hizo masajes en la espaldita para que botara todo el liquido que podía tener, esperamos a que el cordón umbilical dejara de latir y Arnaldo corto el cordón, me produjo cierta tristeza… significaba el fin del embarazo.

Luego Arnaldo le dio un baño de agua tibia a Diego, con la técnica de Leboyer* en la cual apenas se sostiene al bebe y se le deja flotar en el agua, Diego ponía una carita de placer y de paz… luego la rutina de chequeo medico, Escala de APGAR, peso 2.800 Kgrs y midió 52 centímetros, mi mamá super orgullosa le puso su primera ropita.








Todos en la casa estaban como en trance de la emoción y la alegría… era amor en la atmósfera… un niño hermoso y perfecto… un nacimiento perfecto … una Felicidad Total!

Un Comienzo Mágico… para un Bebé Mágico.



*Sin violencia (Leboyer)
En Francia, en 1974, apareció un movimiento encabezado por el Dr. Leboyer. Trataba no sólo de humanizar el parto para la madre, sino también para el niño.
Para asegurar al recién nacido cierta continuidad con el mundo que acaba de dejar, el parto se hace en penumbra para no cegar al niño, evitar los ruidos intensos y las actitudes bruscas. Luego se coloca al bebé sobre el vientre de la madre, que lo acariciará... Con ello el recién nacido se tranquiliza.
Tras el corte del cordón umbilical, el pequeño es sumergido en un baño a la temperatura del cuerpo para que vuelva a encontrar el medio acuático en el cual ha vivido.
Sólo después del baño, el niño queda a cargo de la puericultora, que lo examina, lo pesa y lo viste. Mas detalles en
http://espanol.pregnancy-info.net/leboyer.html




















9 comentarios:

Beatriz y Fernando dijo...

Betzabe, que bella historia!! Me has hecho correr lagrimas de solo acordarme de esos momentos magicos de los nacimientos de mis hijos, aunque ninguno a hido parto normal, la emocion es la misma.. Muy buen relato!! Siempre nuestros hijos seran perfectos!!, son hijos de Dios..

Yoly dijo...

Que hermoso relato. Mis tres hijos nacieron por parto natural, sin nada de medicamentos pues por lo menos para mis embarazos nunca me los ofrecieron ni tan siquiera los mencionaron.

Es curioso como a pesar de ser tres partos, que se pasa básicamente por el mismo proceso, cada uno fue una experiencia única. El primero hace 24 años pero recuerdo cada detalle, cada contracción. Igual para los otros dos. Para cada uno de mis hijos recuerdo los detalles del momento y la emocióny felicidad que sentí cuando cada uno de ellos llegó al mundo.

Georgina y mi bebe Nicolas. dijo...

Impresionante....no podia dejar de leer, interesantisimo, te felicito Betzabe por esa desicion, y por lograrlo.

Yo deseaba con toda mi alma un parto natural para Nicolas, poder vivir esa experiencia, pero medicamente no fue posible, pues ya tenia una cesarea (con Darinka) y ademas jamas dilate, me obligaron a esperar hasta las 41 semanas 2 dias con contracciones y esperando dilatar y nunca sucedio.

Eso es algo que me frustro como mujer, yo quiero vivir esa experiencia, pero no sera posible.

Felicidades por ti, por ese parto tan maravilloso, muy lindo, esa vivencia te la llevaras en el alma hasta la eternidad.

Me encanto la entrada, nunca habia leido algo igual, fantastico, no tengo palabras para explicar lo mucho que me gusto tu experiencia.

edma dijo...

Esta entrada la he leído varias veces, y siempre me produce la misma emoción, el mismo nudo en la garganta y casi siento que viví el momento con ustedes.


Gracias Betza por compartir ese momento tan especial que vivieron.

Mamavegana dijo...

Que bien, en Maracaibo solo se de un doctor de parto humanizado (el que me atendio) pero no atiende partos en casa, y la bebe tuvo sufrimiento fetal así que tuvo que ser cesarea y luego la separación y todo eso. La verdad me da rabia que todavía sigamos siendo tan inhumanos

Jenny Araque dijo...

Hola, soy periodista. Me gustaría entrevistarte, vivo en Puerto Ordaaz, ah, igual necesito contactar al médico que te trató
Mi cel es 04148197057, mi correo jecaras@gmail.com...estoy preparando un reportaje sobre Parto Humanizado

Francis dijo...

Hola de verdad muy linda tu historia, aunque soy un poco nerviosa para esas cosas. Soy primeriza y ando buscando como contactar al doctor molina y de verdad no se como, si me puedes ayudar te lo agradezco. Yo vivo en Puerto Ordaz y tengo 14 semanas de embarazo.

Albertina dijo...

Me emocionó hasta las lágrimas tu relato. Mi sueño era parir en casa, lamentablemente no se me dará pues tengo riesgo de partos prematuros como ya pasó con Valeria...

Enhorabuena por tu parto, fuiste muy valiente!!!

Alexandra Sánchez dijo...

Que relato tan bello... Yo recibí a mis dos bebés en circunstancias muy diferentes, el primero, Alejandro, estuvo 24 horas en encubadora y no lo pude ver sino hasta que superó la deficiencia respiratoria que tenìa... Pero el solo deseo de amamantarlo hizo que estuviera tranquila y preparada para cuando al fin lo sacaran de esa máquina y me lo trajeran.. Y así fue, apenas me lo dieron se pegó al pecho.. Y mi Samantha también fue prematura, afortunadamente no necesitó UCI ni encubadora.. Pero ambos por cesárea... Yo quería estar con mi pareja en el quirófano, pero en ninguno de los dos embarazos lo permitió el médico dado que ambos eran prematuritos... Pero a pesar del susto y las circunstancias difíciles detener embarazos de alto riesgo, no me quejo, me fue bien.... Sé de mujeres que quedan súper mal después de una cesárea, pero ese afortunadamente no fue mi caso... Aunque te confieso que me hubiera gustado tener a mis dos soles de la manera natural y tradicional, así como lo hiciste tú.

Entradas populares

Se ha producido un error en este gadget.