Sobre este blog

Diego es un bebe que, como muchos, tiene un Trastorno Generalizado del Desarrollo No Especificado. La tasa de nacimientos con este tipo de diagnóstico se dice ha crecido exponencialmente en los ultimos años, sobre todo en el estado Bolivar, Venezuela.

En este blog compartimos sus avances, sus logros, cómo ha influido en la vida de nosotros sus padres, familiares y amigos.

Esperamos llegar al corazón de cada uno de nuestros visitantes para crear conciencia sobre la necesidad de respetar los derechos de los que son diferentes y en colaborar para hacer mas corto el camino hacia su integración a una sociedad que brinde oportunidades a todos.

viernes, 29 de agosto de 2008

Mas Rabietas

¡ El ChilinDiego!


Comence a escribir a las 6:55 PM a los 55 minutos de llegar a la casa, salimos del trabajo, pasamos buscando a Diego y Arnaldo nos trajo a la casa, mientras él se regresa a trabajar.

Diego solo tardo 45 minutos en casa para hacer un berrinche, ¿la razon?, ya alcanza las gavetas donde guardo las medicinas y las sabe abrir, abrio una de ellas y trataba de sacar frascos de jarabes que son de vidrio y se pueden romper y hacerle daño, entonces sin gritarle, le tome la mano y le dije Diego guarda, eso no se toca!, cerre la gaveta y la puerta.

Pues Diego se tiro al piso y comenzo su espectáculo, gritos y gritos y se va rodando hasta que la cabeza le pega de alguna pared o mueble y alli se queda a gritar.

Quisiera tener una videofilmadora para que puedan apreciar lo odioso que se pone, creo que ese va a ser mi peticion al Niño Jesus: filmadora digital!, asi podran verle en todo su esplendor y podran escuchar la clase de gritos que da, porque de otra forma no me creerian que un ser tan chiquito haga semejante escandalo, son igualitos a los de la “Chilindrina” el personaje del Chavo del 8.

Lo he dejado en su rabieta y me vine a la computadora, esta es mi terapia, escribir, ya debo aburrir de hablar de las rabietas, porque esta semana de 5 dias lleva 4 haciendo rabietas.


Le prepare la cena: hamburguesas de res, con arepa, se quedo mirando la hamburguesa en el plato, tomo unos pedacitos, se los llevo a la boca y luego los escupió, paso directo, a comerse la arepa, intente darle 2 veces mas la carne y que va, hace el intento, se mete el mismo la carne a la boca, pero “algún” mal sabor le encuentra que pone caro de sapo comiendo sal y se saca de la boca la carne. Se comió toda la arepa y un vaso entero de jugo, me di por satisfecha y le baje de la silla, ay señor mientras yo cerraba la silla el quedo justo enfrente de las gavetas de las medicinas y zas la abre, tomo aire porque esta es la segunda rabieta por el mismo motivo.

Cerrar la gaveta y Diego tirarse al piso es casi inmediato!

Llame a la maestra que le cuido toda la semana y le pregunte si Diego estuvo irritable o si hizo rabietas por todo…. Pues no! No hizo ni una sola rabieta en casa de la maestra!

La cosa es aquí en la casa, asi que ya tome una determinación: se acabo la consentidera de ela rabieta…. Ahora si ni siquiera le ofreceré otra opcion… nada, lo ignorare completamente, aunque me coma las uñas por aquí, Diego SABE que debe levantarse y venir hasta donde yo estoy SIN LLORAR si quiere que le haga caso.

A las 7:10 Pm se presento en la sala en su mano trae un protector de los tomacorrientes, ya los sabe sacar dice ahhh y yo le respondo OOOO y se ríe, me entrega el protector y se sienta en el piso a mi lado a jugar con unos juguetes y las cornetas de mi computadora.

Sino fuera por esos gritos tan estresantes diría que es fácil dejarle llorar, pero ya sabemos que para una mama no hay nada peor que escuchar a su hijo llorar, pero es cuestión de perseverancia y paciencia, no puedo dejar que esta miniatura de gente haga lo que quiera sobre todo sabiendo que por su diagnostico de TGD tiene tendencia a estas rabietas.

Esta es la vida real, y Diego debe aprender a entender que cuando se le dice no hagas tal cosa, no obtendrá su objetivo si grita y se tira al piso.

Para las 8:00 Pm ya se ha enfadado y contentado 2 veces mas y la noche es Joven aun! …

3 comentarios:

La Sonrisa de Arturo dijo...

Nosotros optamos por ignorarle sin ofrecerle alternativas y funciona. Una psicóloga te diría que es excelente que tenga rabietas, pero claro ella no oye al niño....Y sí te creo, Arturo llora y siempre lo hizo, como si estuviese poseído, como si lo estuviesen matando..

Esther

La Sonrisa de Arturo dijo...

http://www.zacbrowser.com/es/ te lo pongo aquí para que lo veas rápido.!!soy muy ansiosa con esto de ZAC!! Estamos muy muy contentos y va a mejorar y poder personalizarse muchísimo
Esther

Yoly dijo...

Me he reído con tu fotomontaje de Diego, jajaja.

Bueno, que te pueda decir referetne a las rabietas de J que no sepas. Nosotros pasamos por esta etapa que de 7 días a la semana 9 eran de rabietas.

Es obivo que Diego utiliza las rabietas para manipulación en el caso especifico de querer hacer algo que no es permitido o cuando quiso el jueguete en la tienda. Diego es súper inteligente.

Hay otras rabietas que se deben a malestares, etc. pero estoy segura que ya sabes distinguir.

Recuerdo que el sicólogo de J cuando hablabamos de modificación de conducta siempre nos decía "las cosas se pondran peores antes de ponerse mejores".

Nos explicó que cuando el niño utiliza una rabieta para lograr algo, al ser ignorado en un principio en lugar de disminuir la intensidad de la rabieta, esta irá en aumento.

Cuando él niño se da cuenta que el solo llorar no lo ayuda a lograr lo que quiere pues añade los gritos. Cuando se da cuenta que con llorar y gritar tampoco logra nada, añade el golpearse. Y finalmente cuando ve que nada que haga logra que uno ceda a lo que quiere, se cansa y las rabietas van disminuyendo.

Así que amiga, a ignorar e ignorar. Yo se que no es fácil y que aveces a uno le dan deseos de unirse al muchaco y terminar uno con una rabieta también pero nos queda otra que vestirnos de paciencia y ignorarlos. No has intentado colocarte unos audifonos y que Diego vea que no lo escuchas.

Cuando a J le daban las rabietas en el carro yo subia el volumen del radio y le decia una vez, pues luego no le hablaba más, "estoy escuchado la radio y no te escucho a tí". Y me ponia a contar o pensar en otra cosa y a veces ni me daba cuenta que J ya estaba calmado, jajaja.

Amiga pacieeeeencia.

Entradas populares

Se ha producido un error en este gadget.