Sobre este blog

Diego es un bebe que, como muchos, tiene un Trastorno Generalizado del Desarrollo No Especificado. La tasa de nacimientos con este tipo de diagnóstico se dice ha crecido exponencialmente en los ultimos años, sobre todo en el estado Bolivar, Venezuela.

En este blog compartimos sus avances, sus logros, cómo ha influido en la vida de nosotros sus padres, familiares y amigos.

Esperamos llegar al corazón de cada uno de nuestros visitantes para crear conciencia sobre la necesidad de respetar los derechos de los que son diferentes y en colaborar para hacer mas corto el camino hacia su integración a una sociedad que brinde oportunidades a todos.

miércoles, 29 de octubre de 2008

Sopa picante!

Ayer sin querer le di sopa de verduras picante a Diego.


Buaaahhh, Buaaahhh!

Parece increíble que a uno le pueda pasar algo así, pero si, si me paso, les cuento:

Anoche tuvimos que salir al supermercado a comprar unas verduras, esto retraso un poco nuestra rutina, así que tanto Diego como yo estábamos con bastante hambre mientras yo preparaba la cena:

Diego se robo un cambur (banana) y pues no tuve valor de quitárselo (evitamos darle esta fruta por su alto contenido de azúcar), lo tomo de la nevera y salio corriendo a esconderse detrás de un mueble de la sala mientras trataba de pelarlo, como vio que yo no le reclamaba, salio de su escondite a enseñarme su cambur con una sonrisa de oreja a oreja, le dije OK déjame que la pele y la sirva en un plato, cuando le quite el cambur se pego a mis piernas protestando, al devolverle el plato salio felizzzz a comerse sus ruedas de cambur, le engañe un poco dándole en rodajas solo la mitad del cambur.

Y yo misma me serví en un platillo unas aceitunas y unos jalapeños, como tente en pie mientras pelaba y cortaba las verduras para la crema, ayer era una crema especial porque le puse un poco de auyama (calabaza), zanahoria y papa, la auyama la consume poco porque es alta en oxalatos, y Diego en sus exámenes los muestra altos; aunque al pobre le encanta la auyama.

Añadí un trozo de pollo, sal, una rama de celery, un diente de ajo y un aji dulce, este ultimo no era dulce, resulto picante y yo no me percate.

Cuando todo estuvo blando, saque el ajo y el celery y licue todo, Diego estaba bailando con su música preferida: el sonido de la licuadora que le avisa que va a comer, jejeje.

Serví 2 porciones una para Diego y una para mi, a la mía le añadí un poco de queso parmesano y a la de Diego crotones sin gluten, les aseguro que probé mi propio plato pues siempre acostumbro probar la comida de Diego para saber a que sabor le enfrentare y si esta bien de sal etc; solo que el saborcillo picante al final se lo atribuí a que llevaba en la boca el sabor de los jalapeños que había comido hacia un rato.

Nos fuimos a la silla de comer, Diego ansioso, lloriqueaba y señalaba su plato, y yo Diego espera hijo que esta caliente, me ocupe de enfriar la crema lo antes posible y Diego colaboraba soplando tambien, cada vez que le daba una cucharada, Diego la tragaba de inmediato y a reclamar otra vez, mientras yo apenas estaba enfriando la siguiente.

Así estuvimos por 10 minutos, a mi ni tiempo me daba de tomar una cucharada de mi propio plato, cuando al fin estuvo tibia la crema y empecé a darle mas seguido las cucharadas, noto que Diego sigue arrugando la carita como si la crema estuviera mas caliente de lo que acostumbra, yo me esforzaba en enfriarla un poco mas, luego empezó a rascarse la barbilla, me llamo la atención que también carraspeaba, entonces tome unas cuantas cucharadas de mi plato y uyyy esta picante!, probé varias veces, tome agua para limpiar la lengua y si, estaba picante.

Ayyy hijito con razón te rascabas la barbilla, seguro pensabas esto pica y tratabas de solucionar rascándote, o quizás los restos de sopa que se corrían a la barbilla y que yo limpiaba con la cucharilla te escocían la piel de bebé.

Le di agua, le lave manos y cara y Diego reclamando su plato, afortunadamente, no había licuado toda la verdura para no espesar demasiado la crema y pude hacerle un puré, pues el consomé era el que tenia el sabor picante, a Diego no le hizo gracia la interrupción de su cena. Pero luego devoro el purecito.

3 comentarios:

Edmaris dijo...

Aahhh pobre Diego! Mamá mala! jejeje Pero a pesar de todo Diego es muy noble, no te la escupió ni nada :p

Mami dijo...

Me asombra Diego como siempre!!!
Se le siguió tragando como si nada..:D y como dice Edmaris, no la escupió!

Bueno Betza... creo q a todas las mamas nos pasa alguna vez...:P

Yoly dijo...

Pobre Diego, jajaja....eso pasa por lo menos pudiste resolver.

Besos

Entradas populares

Se ha producido un error en este gadget.