Sobre este blog

Diego es un bebe que, como muchos, tiene un Trastorno Generalizado del Desarrollo No Especificado. La tasa de nacimientos con este tipo de diagnóstico se dice ha crecido exponencialmente en los ultimos años, sobre todo en el estado Bolivar, Venezuela.

En este blog compartimos sus avances, sus logros, cómo ha influido en la vida de nosotros sus padres, familiares y amigos.

Esperamos llegar al corazón de cada uno de nuestros visitantes para crear conciencia sobre la necesidad de respetar los derechos de los que son diferentes y en colaborar para hacer mas corto el camino hacia su integración a una sociedad que brinde oportunidades a todos.

miércoles, 7 de enero de 2009

Comportamiento de Diego Durante el Viaje

Debo decir que en líneas generales Diego se porto muy, pero muy bien, solo tuvo 2 días un poco “extraños”, y algunas conductas que merecen un poco de análisis.

Yo temía mucho su conducta durante el viaje en si, es decir, los trayectos eran largos y Diego no es muy amigo de ir sentado en la silla del carro, tome ciertas previsiones, pero aun así cometimos algunos errorcillos.

Yo tenía en mente hacer recorridos de no más de 2 horas consecutivas, así lo pensé, mas no se lo comunique a Arnaldo, metí un bolso full de aperitivos: jugos de frutas, platanitos, papitas y todas las comidas de todo el día.

El primer recorrido fue de 4 horas, descansamos justo a las 2 horas de viaje porque casualmente paramos a reponer gasolina y fuimos hasta la tienda de conveniencia por bocadillos y agua. Diego casi no quiso de su almuerzo porque iba comiendo chucherías todo el camino. Luego hicimos las otras 2 horas sin inconvenientes, cuando hubo trafico llegando a Puerto La Cruz, y temía que Diego se pusiera ansioso, la emisora de radio comenzó a poner un regeaton tras otro y Diego encantado. Este trayecto fue exitoso e hizo que me confiara demasiado. Llegamos al departamento de mi mama en Puerto La Cruz, allí nos esperaba mi hermana Betzaida, para unírsenos y aprovechar sus vacaciones para pasar más tiempo con Diego.

Al día siguiente tomamos camino a Valencia, son 7 horas de viaje, aquí nos fue mal, hicimos 4 horas seguidas y Diego las ultimas 2 horas lloro mucho en su silla, yo me empecé a estresar, pedí, que pedí, exigí a Arnaldo (aunque no le comunique mi inquietud ni la necesidad de parar cada tanto, yo era responsable también de no haber planificado mejor el recorrido) que para el viaje de regreso “no se que como armaremos la logistica pero debemos parar cada 2 horas para que Diego descanse, camine, se baje de la silla, sienta que acabo un tramo e inicia otro.

Nos detuvimos en Guarenas para almorzar, no tuvimos suerte con la comida, yo termine tirando a la basura mi plato y comiendo del plato de Arnaldo, mi hermana solo comió arroz y Diego apenas probó algo de su comida, prefirió comer cereal y bocadillos, esto por su mal humor porque yo le llevaba su comida especial.

Luego hicimos solo una parada para reponer gasolina y sin darle oportunidad a Diego de descansar, ni caminar ni nada, así que se imaginaran que Diego no andaba de buen humor y yo tampoco, lo increíble es que aun así no encontramos donde detenernos, todo estaba lleno o era peligroso, o había mucho humo, o se hacia de noche o cualquier cosa. Arnaldo termino diciendo: ustedes son chimbos (malos) para viajar… y mi hermana se salio del paquete diciendo: ellos dos negro: la pantera y el panterito.

Para colmo me fije casi una hora antes de culminar el viaje que Diego llevaba el seguro del cinturón de su silla demasiado apretado y le pegaba a un lado del cuello, el roce le hizo un verdugón enorme, inflamado y enrojecido que me provocaba llorar… como el seguro se lo puso Arnaldo y siempre insiste en apretarlo, yo lo bajo, el lo sube , yo lo bajo, el lo sube, yo me puse furiosa aunque sabia que lo había hecho por la seguridad de Diego… definitivamente llegar a casa de mi suegra fue un gran alivio.

4 comentarios:

mi campeona dijo...

Mira, primero me ha valido un monotón tu experiencia por el viaje que pronto daremos de 7 horas mas o menos a hacer la terapia de ABR con la peque, pero desde fuera (no te pareza mal), me he reido un montón imaginando el caos y que yo soy igual de histérica y la pillo con mi marido y acabamos mal. Entonces simpre el me dice: tu estrés lo pago yo!. y es por lo que tu historia me ha parecido importante y referescante. Bueno sacarle la parte positiva, aprender que mas de dos horas no!.. Besitos

La Sonrisa de Arturo dijo...

Bueno, considerando que fue un viaje tan largo, la cosa no fue tan mal...vaya fastidio el tema del cinturón...pobre Diego.


Saludos

Esther

Mónica Galante dijo...

Hermoso blog!!!

Yoly dijo...

Dejame decirte que yo no aguantaria ni las 2 primeras horas sin terminar yo con una rabieta. Considerando lo largo del viaje creo que Diego se porto muy bien. Tal vez la incomodiad que demostró fue por el asunto del cinturón, pobre Dieguito.

Entradas populares

Se ha producido un error en este gadget.