Sobre este blog

Diego es un bebe que, como muchos, tiene un Trastorno Generalizado del Desarrollo No Especificado. La tasa de nacimientos con este tipo de diagnóstico se dice ha crecido exponencialmente en los ultimos años, sobre todo en el estado Bolivar, Venezuela.

En este blog compartimos sus avances, sus logros, cómo ha influido en la vida de nosotros sus padres, familiares y amigos.

Esperamos llegar al corazón de cada uno de nuestros visitantes para crear conciencia sobre la necesidad de respetar los derechos de los que son diferentes y en colaborar para hacer mas corto el camino hacia su integración a una sociedad que brinde oportunidades a todos.

viernes, 9 de enero de 2009

Conductas rutinarias y repetitivas

Una de las cosas que nos pregunta tanto el Neurólogo como el Psicólogo de Diego es si Diego presenta conductas repetitivas, o si es rutinario, hasta ahora hemos contestado que no invariablemente, aunque mencionamos las estereotipias que presenta Diego (meter sus manos en la boca, tocarse la lengua, hacer lavado de manos) estas conductas no son tan frecuentes como para que se les califique como repetitivas y sobre conductas rutinarias no podíamos mencionar ninguna ... hasta ahora.

El Autismo es un misterio, nadie sabe exactamente porque se origina ni cuando se origina, algunos dicen que desde que su origen es genético y las personas nacen con Autismo, sin embargo hay niños con Autismo que tienen un desarrollo normal hasta casi los 4 años, y es entonces cuando empiezan a retroceder, pierden el lenguaje y hasta algunas habilidades motoras. Creo que de aquí se ha originado la idea de que son niños “normales” que se contaminan con “algo” y se presenta el Autismo.

Estoy empezando a inclinarme por la idea de que el Autismo si es genético, creo que genéticamente el organismo nace con debilidad en ciertas áreas, lo que hace que al transcurrir el tiempo y dependiendo del ambiente, dieta, cuidados, se presenten las patologías que acompañan al Síndrome, y comiencen los síntomas, por lo menos es lo mi teoria para desentrañar el por que toma generalmente entre 2 ó 4 años darse cuenta del problema.

No debemos olvidar que algunos niños presentan síntomas desde muy pequeñitos, asi que supongo o que algunos niños son mas sensibles que otros, o que la gestación tambien se cuenta como un periodo en que se puede afectar el desarrollo, o bien mi teoria tiene un talon de Aquiles, pero como toda teoría tiene su porcentaje de desviación, allí lo dejo, hasta que tenga mas datos para completar el rompecabezas, si es que me es posible en una vida.

Bueno esto lo digo, porque síntomas que no estaban presentes, no significa que no aparezcan luego, creo que depende de la etapa del desarrollo en la que este el niño y de la madures del cerebro o la comprensión que vaya alcanzando el niño.

Pero volviendo al punto, estoy notando que Diego esta empezando a tener rutinas que van mas allá de lo normal, he observado lo siguiente:

El parque cerca de la casa tiene 4 entradas, Diego se emociona tanto con ir al parque que creo que algo se activa en su mente que hace que solo se enfoque en llegar allá.

Siempre usamos una entrada especifica, el día que traté de usar otra entrada al parque Diego empezó a llorar, creo que pensaba que esa entrada era para ir a otro lado y lloraba porque creía que no le llevaría al parque lo instigue hasta llegar al parque y al verse allí dejo de llorar, pero siempre debo insistir para que use otra de las entradas al parque, si le dejo solo el tomara la entrada acostumbrada por defecto, he tomado la prevención de salir del parque por diferentes salidas para evitar la rutina.
Esta “rutina” estaba en observación porque me generaba dudas, no estaba segura si Diego entendía que solo la entrada 1 le llevaría al parque o si se trataba de solo querer usar la entrada 1.

La primera vez que le lleve a la piscina, le quite la ropa en un banco X del parque, cada vez que Diego pasaba por alli lo recordaba y trataba de quitarse la ropa, asi que en la próxima ocasión que fuimos a la piscina cambie de banco y se armo el zamplegorio, Diego lloraba y se paro junto al banco X tratando de quitarse la ropa, yo camine hasta el siguiente banco y empecé a quitarme la ropa alli, Diego se tiro al piso, creo que pensaba que si no usábamos ese banco para poner los sombreros, sandalias y toallas, no podríamos ir a la piscina, creo que es el ejemplo típico de una rutina, Diego no comprendía que podía usar cualquier banco para hacer esto, no dejo de llorar hasta que me vio en el agua con una pelota, solo así entro a la piscina y olvido por completo el tema del banco, ahora noto que ya no se trata de quitar la ropa cuando pasa por el banco X. El banco X dejo de ser una “marca”. Inclusive tuvimos la oportunidad de usar un tercer banco para dejar la ropa y Diego ni se percato que estábamos hasta del lado opuesto al banco X, creo que tenemos la suerte de que una vez explicado el punto Diego puede olvidarse de la rutina, en verdad es una suerte.

También he notado que cualquier actividad difícil de superar para Diego, si la hace otro niño, Diego le imitara o intentara hacer sin importar que sea algo realmente difícil, inclusive si se trata de romper una rutina, si otro niño lo hace, el “olvida” la conducta rutinaria e incorpora el cambio sin siquiera un quejido.

Ayer hizo otra típica conducta rutinaria, salimos al parque, yo llevaba en una mano a Diego y en la otra su carrito de montarse y desplazarse impulsándose con los pies, el Terapista Ocupacional, nos pidió llevarle este carrito al final de este mes, cuando toca la consulta de seguimiento, para observar como lo usa, así que pensé en ponerle a usarlo por mas tiempo, ya saben “estudiando para el examen”.

Iba sospechando que Diego no comprendería eso de llevar este carrito al parque, el día anterior llevamos la Bicicleta, pero algo me decía que con el carrito seria diferente, diego ha visto en el parque Bicicletas, motos, pero carritos de este tipo no.

Entramos al parque, apenas puse el carrito en posición y le monte, Diego empezó a llorar y a gritar, no se bajaba del carrito pero lloraba y lloraba, no había ningún otro niño en el parque, no podía pedirle a nadie que le mostrara que el carrito puede usarse en el parque.

Pataleaba y lloraba, se saco un zapato, yo me agachaba junto a él tratando de consolarlo, le decía una y otra vez, con distintos tonos de voz (cariñoso, explicativo, impositivo): Diego puedes usar el carrito aquí, mira Diego como suena la bocina, como hace el carrito roommm.

Nada Diego seguía llorando, solo se calmaba si yo lo cargaba, cuando lo bajaba del carrito y lo llevaba al tobogán, a los sube y baja, seguía llorando, nada el carrito estaba allí en el parque, no en la casa, su único consuelo eran mis brazos.

Intentamos de nuevo, me aleje para ver si siendo indiferente se cansaba y aceptaba el carrito en el parque pero no, no se calmaba.

Había momentos en que me causaba gracia que Diego no concibiera el uso del carrito en otro sitio que no fuera el acostumbrado, pero que tontería, el carrito se puede usar en cualquier sitio hijo, en otros momentos me daba coraje, algo así como ya esta bueno Diego, ya lloraste bastante, ya te explique, es hora de aceptarlo y ya!, pero el Autismo no se deja convencer amigos, ni entiende de ya esta bueno, al Autismo hay que ganarle con estrategia.

Así que me dije, mientras caminaba de regreso a casa (golpeada pero no vencida) con Diego y el carrito a cuestas: ya veras Autismo $#%&/’@, ya veras como te ganare una batalla mas, me retiro del campo de batalla (parque), pero mañana, mañana vendré preparada, no nos vencerás, mañana regresaremos Y CON EL CARRITO!.

La táctica será venir mas tarde, cuando haya muchos niños, antes de poner el carrito en posición buscare un amiguito que lo use primero, para que Diego lo vea, debo buscar la forma de que el carrito sea muy atractivo para los otros niños y yo se como hacerlo, para algo servirán esas tardes que hice de Maestra interina en un preescolar (voy a creer en que es cierto eso de los planes del Destino), se como interesar a un niño pequeño en una actividad X.

Ya veras Autismo, quizás necesitemos mas de una sesión, pero no tengo dudas, mi hijo aprenderá que el carrito se puede usar en diferentes sitios.

1 comentario:

Yoly dijo...

Siiiiiiii, esa es mi Betza. Al Autismo hay que darle duro y sin misericordia.

Sabes que a nosotros siempre nos han dicho que J nació con Autismo. Y se qque es cierto pues desde bebé ya tenia muchos comportamientos.

Hay una teoria donde se enfoca en el componenete genetico con detonante ambiental.

Estaré pendiente a la próxima salida con el carrito.

Besos,

Entradas populares

Se ha producido un error en este gadget.