Sobre este blog

Diego es un bebe que, como muchos, tiene un Trastorno Generalizado del Desarrollo No Especificado. La tasa de nacimientos con este tipo de diagnóstico se dice ha crecido exponencialmente en los ultimos años, sobre todo en el estado Bolivar, Venezuela.

En este blog compartimos sus avances, sus logros, cómo ha influido en la vida de nosotros sus padres, familiares y amigos.

Esperamos llegar al corazón de cada uno de nuestros visitantes para crear conciencia sobre la necesidad de respetar los derechos de los que son diferentes y en colaborar para hacer mas corto el camino hacia su integración a una sociedad que brinde oportunidades a todos.

jueves, 21 de mayo de 2009

Viendo los detalles.. que nos unen.


Estaba frente al Centro de Atención a donde llevamos a Diego para sus diferentes terapias.

Esperamos la llegada del personal, nuestra cita es para las 8:00 AM ya pasan unos minutos pero todos están retrasados.

Afortunadamente Diego tolera relativamente bien, el ir sentado en su silla de carro y podemos esperar dentro del carro aprovechando el fresco del aire acondicionado.

Afuera el calor ya es considerable…

Arnaldo escucha las noticias por la radio…

Diego se entretiene con cualquier cosa… por ahora...

Mi mente vuela aprovechando el “tiempo libre”:

Al llegar al trabajo debo hacer tal cosa, que no llame a fulanito ayer y es necesario, que debo enviar la nota tal…

Debo decirle a Arnaldo con tiempo que debemos pasar comprando queso parmesano para el almuerzo…

Uy anoche no pase el coleto y toca hacerlo al mediodía y darle una “repasada” a los baños.. Me muero si la tutora encuentra un desastre en casa.

Que no llamo a mi mamá desde el Domingo…

No he llamado más para saber de la salud de mi sobrino…

Así va mi mente saltando de tema en tema… de pronto mis ojos se fijan en algo cotidiano y simple… pero que ahora tiene otra dimensión...

Frente al centro de atención están paradas, esperando también, dos madres con sus hijos:

Una mujer muy joven con niño varón de unos 4 ó 5 años.

Una mujer adulta con niño varón también de unos 4 ó 5 años.

Dos varones…

Están conversando como cualquier otro par de madres, pero hay movimientos que mis ojos, como si se tratara de un tipo de escáner especial van detallando y procesando:

Los niños están allí muy cerca uno del otro, pero ninguno mira al otro, se evitan, se ignoran entre si…no hay juegos, no hay interacción.

Ninguno ha dicho ninguna palabra…reconocería el movimiento de cabeza y la mirada de una madre que atiende a la voz de sus hijo donde sea!

Ambas madres sujetan a sus hijos, les sujetan de forma particular, no toman su manito… toman su muñeca… para mejorar el agarre.

Los niños tironean de vez en cuando para liberarse, y en ocasiones hacen intentos de correr o de sentarse.

Las mamas corrigen la posición de forma automática, soportan los jaloneos a su humanidad, sin que esto interrumpa su animada conversación.

Allí siguen conversando, miran sus relojes, también yo deseo que abran pronto las puertas, antes de que la situación se ponga “problemática” y las mamas tengan que manejar conductas disruptivas, que se rompa esa delgada línea de “espera natural”… están frente a la puerta, la calzada es delgada y la calle del frente es de mucho trafico y muy rápido, por eso las mamas no se atreven a soltar las manitos.

¡Que lleguen pronto!, ¡que no se pase la línea!…¡que no se rompa la cuerda!, que pueda seguirse haciendo el equilibrio entre un día “normal” y un día enfrentando al Autismo.

1 comentario:

caro dijo...

huy cuantas cosas pasan la cabeza de una mujer comprometida con su flia.en todos los sentidos a relajarse un poco, ja,ja

Entradas populares

Se ha producido un error en este gadget.