Sobre este blog

Diego es un bebe que, como muchos, tiene un Trastorno Generalizado del Desarrollo No Especificado. La tasa de nacimientos con este tipo de diagnóstico se dice ha crecido exponencialmente en los ultimos años, sobre todo en el estado Bolivar, Venezuela.

En este blog compartimos sus avances, sus logros, cómo ha influido en la vida de nosotros sus padres, familiares y amigos.

Esperamos llegar al corazón de cada uno de nuestros visitantes para crear conciencia sobre la necesidad de respetar los derechos de los que son diferentes y en colaborar para hacer mas corto el camino hacia su integración a una sociedad que brinde oportunidades a todos.

miércoles, 10 de junio de 2009

Maestra Interina I


En mi familia al parecer hay vocación para enseñar, tengo 2 tías, hermanas de mi Madre que son Maestras Graduadas de Preescolar y unas cuantas primas de segundo orden, que son también profesoras Universitarias y Maestras de Jardines de Infancia.

En una ocasión una de mis tías, debía viajar a hacer unas diligencias y me pidió que fuera su maestra interina por unos pocos días.

Debo explicarles algo sobre nuestro sistema educativo.

Se supone que la Maestra pide el permiso y el colegio debería buscar un sustituto y pagarle su trabajo, pero esto en la práctica muy poco ocurre, lo más común es lo siguiente.

Si el Maestro se ausenta el niño no tiene clases, si es por mucho tiempo, el colegio busca una interina que pasa meses y meses trabajando sin cobrar, esperando que algún día le salga el pago por el interinado, y si la ausencia ya pasa de un año, el colegio postula a la interina y esta también luego de una larga espera y tramites de todo tipo recibe el cargo fijo o bien se cansa y se larga.

Así que la practica común es que para tomar un permiso, las maestras se buscan sus propias interinas, a veces las pagan ellas mismas y otras veces alguna buena amiga o familiar les cubre la plaza por esos días, sin que sea necesario pagarle, el sueldo de un maestro es de lastima, acoto con pesar, y por ello mi tía dejo de ser Maestra, las diligencias que estaba haciendo justamente eran relacionadas con la universidad en donde estaba estudiando Ingeniaría de Sistemas en paralelo a su trabajo. Hoy es Ingeniero y ya quedo atrás esos años de maestra.

La Dirección del Jardín no hizo mayores preguntas sobre tenerme como interina, estuvo feliz de tener a una chica universitaria que atendiera a los niños y ya.

Mi tía me dio algunas indicaciones que recuerdo bastante bien:

Me explico la rutina de trabajo de los niños:

Recibirlos
Guardar sus cosas,
Saludo de grupo y canciones de Bienvenida.
Hora de conversación en Círculo.
Proyecto del día.
Recoger el salón.
Merienda.
Rutina de Baño.
Canciones de estimulación
Lectura de cuentos.

Entre las recomendaciones de las particularidades del Jardín y de la clase me dijo:

Debes vigilar a que hora saca la Maestra X a su salón, ella tiene a los niños del ultimo nivel, debes evitar coincidir con ella en la hora de la merienda.

Los niños son mas grandes y a veces sus juegos son bruscos y molestan a los mas pequeñines de este salón, la Maestra X esta esperando jubilación y ya casi ni le hace caso a esos niños, los deja haciendo lo que les da la gana, además ya tiene “mañas” y le ha dado por comerle la merienda a los niñitos, ya sabes, o los sacas antes de ella o después de ella, son 4 salones y como el espacio del patio es pequeño nos turnamos y salimos de a 2 salones por vez.

Mi salón es el de 1er nivel, son los niños mas pequeñitos, se supone que deberíamos tener fija una maestra auxiliar, pero como solo hay 2 maestras auxiliares, no han salido los otros 2 cargos para este Jardín, lo que hacemos es que nos rotamos a las 2 auxiliares entre los 4 salones, siempre le damos prioridad a los niños de la Maestra X porque ya sabes, sino hacemos eso, estarían todo el tiempo a su rienda, la maestra auxiliar es quien les pone a hacer los proyectos.

Se imaginaran que pregunte:

-¿Y porque no le dan la jubilación?

-Ella no la quiere todavía, porque este trabajo es su única entrada, cuando se jubilan pasan meses y hasta años para que les salga el pago por jubilación y de allí para que le hagan un aumento en la pensión… ayy pasan años y años, por eso ella aunque hace tiempo que ya reúne los requisitos, apenas inicio el papeleo de tanto que se la ha pedido.

-Ayy y ¿por que le come la merienda a esos niñitos?

-Creo que son cosas de gente mayor, no lo se.

Siguió dándome indicaciones:

Cuando recibimos la “Arepita y la leche” … no importa que pellizque la comida de los niños porque hay suficiente para todos, pero cuando no llega todo es mas complicado, hay niños que no llevan nada y hay que buscar que se comparta con estos niñitos; tu ves, si hay niños que llevaron mas de una cosa, les dices a todos que es hora de merendar y compartir, así le enseñamos a compartir con el grupo, porque a esta edad los niños aun están en etapa del “yo” y de “mío, mió” y hay que ir enseñándoles de a poco, aparte realmente se requiere compartir con los que no llevan nada.

“La Arepita y la Leche” es una forma coloquial de nombrar un programa social que tiene el gobierno en las escuelas publicas, aquí me paro, porque tengo que decirles esto.

Cuando yo estaba en estas etapas de la educación escolar, yo ODIABA este programa de Desayunos y Meriendas, porque me parecía que tenia mal sabor, en esos tiempos te daban un par de turrones de leche, que yo escondía en mis bolsillos. También había un programa de almuerzo en el comedor escolar, no todos los niños eran llevados al comedor escolar para almorzar, como los recursos eran pocos, cada maestra sacaba su lista de quienes irían, una lista de niños de muy bajos recursos. Se supone que todos estos programas sociales son para todos los niños, pero nuestras leyes son así, son letras hermosísimas pero muertas, no son factibles de cumplir porque no se asignan los recursos necesarios, y las personas que las deben poner en práctica echan mano a “interpretaciones” y a “soluciones” de este tipo para al menos ayudar al mas necesitado.

Por razones que no vienen al caso, yo no estuve nunca en la lista para ir al comedor, una vez me llevaron por equivocación, iba un poco aterrada, por mas que le dije a la maestra interina que yo NO iba, no me hizo caso y termine sentada a la mesa frente a un plato de comida que en ese momento destete, era una niña, no estaba para entender la magnitud de ese programa en la sociedad; lo que sabia era de los rumores que circulaban entre los niños: que allí daban comida con cucarachas, que los ratones corrían por las mesas y que si no te comías todo te cortaban los dedos para hacer sopa, jajajajaja.

Para mi sorpresa, los único aterrador era el trato de la gente del comedor, bastante brusco y dejaban muy en claro que la opinión, gustos e ideas de los niños eran menos que nada, nos ignoraban totalmente era como si no fuéramos personas, no valíamos, hablaban de nosotros como si no estuviéramos presentes. Les suena familiar?

Les dije que no quería comer, que yo comía en casa y nada me sirvieron igual:

La comida olía muy rico, pero cuando la vi…. Un plato de espaguetis… revueltos con caraotas!

Dios yo nunca había visto esa combinación en mi casa, las caraotas me las servían con arroz, carne mechada y tajadas de plátano, todo servido en un plato llano y cada porción de alimentos separada, acá tenia un plato hondo y todo estaba revuelto… los espaguetis estaban “manchados” de caraotas!!! Ni siquiera los probé, les juro que no me lleve el tenedor a la boca ni una sola vez.

Mi mama llego a rescatarme y salir huyendo a toda prisa; quise contarles esto para que sepan de donde vienen mis prejuicios hacia los planes sociales de la Merienda Escolar.

Para el tiempo en que me toco ser yo la Maestra Interina, no había comedor en ese Jardín, pero el programa social ahora asignaba la preparación de la comida a madres de pocos recursos y les pagaba una mensualidad por su trabajo.

Así pues había una mama encargada de preparar las arepitas todos los días, recibía los ingredientes del gobierno y un pago por su trabajo, así se beneficiaba aun más el pueblo… en la teoría en la práctica… otra cosa!.

Tardaban mucho con el pago a la señora y los ingredientes muchas veces faltaban, por ello mi tía me prevenía, pues era posible que la arepita no llegara.

La leche, era ahora leche pasteurizada que entregaba una empresa contratada para ello, y que no siempre llegaba, en mis tiempos no la tomaba porque llegaba caliente y a mi me gustaba fría.

Mi tía siguió con sus recomendaciones:

También debo decirte que luego de la merienda debes llevar al baño a los niños de 2 en dos y que ellos aunque son pequeños, ayudan a recoger los materiales y a guardar todo.

Otra cosa, tengo un niño que tiene problemas, no se exactamente que tiene, pero no habla, si llega la leche no dejes que tome mas de 2 cuartitos, si quiere mas y te hace un berrinche le dices que le darás otro pero para que se lleve a su casa, así se queda tranquilo. No debe tomarse mas de 2 porque sino le dará diarrea de inmediato. (Uhmm coincidencias no?)


A la maestra también le dan un par de “leches” puedes tomar si quieres, pero tienes que asegurarte primero de que haya suficientes para todos los niños, y bueno yo les dejo repetir si quieren, pero estas en tu derecho de tomarte uno.

Ni te preocupes por eso a mi no me gustan ni un poquito- me apresure a decirle.

Tratare de que te toque una auxiliar pero no es seguro.

Con esta información inicie mi interinado.

Pensé que seria un trabajo enorme eso de cuidar de tantos niños yo sola, pero la rutina que llevan los pequeños hace que sea fácil manejarlos y ellos mismos se ordenan y colaboran, fue muy fácil a nivel conductual trabajar con ellos.

Tuve pocos incidentes al respecto:

El primer día lleve puesto una braga, acá le decimos bragas a los “overoles” o “jardineros”, no se asusten, hubo una chiquilla que empezó a llorar en cuanto vio que no estaba su maestra habitual, su mama trataba de explicarle que yo era una maestra temporal y que estaría todo bien, me acerque a la niña que lloraba diciendo:

-NOOOO ella no es una maestra.

-Si soy una maestra y vamos a trabajar juntas.

- Noooo las maestras no usan bragas… son los niños las que usan.

Juajauaua buena forma de expresar su descontento con “la novata”.

-No importa la ropa, si soy una maestra y tú serás mi ayudante para que me enseñes todo lo que hace tu maestra de siempre.

Así se tranquilizo y de verdad se tomo su papel muy en serio, siempre estaba pendiente de decirme como lo hacia SU maestra de verdad.

Otro Incidente fue con un niño que se salio a la parte trasera del salón, hacia mucho calor y abrí la puerta trasera, había mucha maleza, y este niño se salió, le pedí que regresara pero no hacia caso, tenia actitud retadora y todos los niños se agolparon en la puerta a ver que pasaba, yo pensaba en que hacer, si me ponía a corretearlo dejaba el salón solo, tampoco podía dejarle entre la maleza era algo peligroso, mi “ayudante” me dijo: Maestra allí hay bichos!

Aja! se me ocurrió algo que hacer.

Fulanito te vamos a esperar aquí, entra cuando quieras, solo avísame si encuentras una culebra, me llamas para ver si te puedo ayudar.


Juajajajaj aun recuerdo la carita del niño, se puso muy serio, dio un brinquito y en menos de 1 minuto estaba dentro del salón. Quizás hoy les tenga fobia a las culebras gracias a una maestra interina jajajaj.

Ese primer día fue lluvioso, varios niños llegaron con pequeños paraguas, y mi ayudante tomo un paraguas para jugar dentro del salón, yo inexperta no me fije en que podía ser peligroso, al poco rato estaban 2 niñas llorando una le había pegado con el paraguas en UN OJO a la otra, una lloraba porque le dolía el ojito y la otra porque le había echo daño a su amiguita sin querer. Ufff

Afortunadamente no fue cosa importante, las consolé a ambas y me asegure de verificar que no hubiera más objetos peligrosos en el salón.

Este incidente y el del niño fuera del salón, me alertaron sobre la seguridad en el aula y hasta el día de hoy siempre veo los colegios bajo esa óptica.

Con los proyectos escolares me fue bien, solo debo mencionar que los chicos se peleaban por los colores, cuando me acerque a orientarlos para que dejaran de pelearse dijeron que querían el amarillo y el otro quería el rojo, etc., es que en los botes con creyones los colores primarios escaseaban por ser los mas usados, pero conseguimos hacer los proyectos con los que quedaban.

También ese primer día nos visito la mama que preparaba la arepita, dijo que no habría arepita porque no tenía relleno, solo la harina para hacer la arepa, que estaba esperando, que había avisado a los responsables y nada que le mandaban el relleno.

Afortunadamente si llego la leche, así que con leche y compartiendo la merienda entre todos salvamos ese día.


En los días siguientes tambien aprendi algo muy importante; pero se los contare en otra entrada…

No hay comentarios:

Entradas populares

Se ha producido un error en este gadget.