Sobre este blog

Diego es un bebe que, como muchos, tiene un Trastorno Generalizado del Desarrollo No Especificado. La tasa de nacimientos con este tipo de diagnóstico se dice ha crecido exponencialmente en los ultimos años, sobre todo en el estado Bolivar, Venezuela.

En este blog compartimos sus avances, sus logros, cómo ha influido en la vida de nosotros sus padres, familiares y amigos.

Esperamos llegar al corazón de cada uno de nuestros visitantes para crear conciencia sobre la necesidad de respetar los derechos de los que son diferentes y en colaborar para hacer mas corto el camino hacia su integración a una sociedad que brinde oportunidades a todos.

jueves, 27 de agosto de 2009

Si ese dedo tuviera un rayo láser…


“…Cuando Diego muestra oposición para realizar alguna tarea, me mira molesto, me apunta con el dedo índice y dice claramente mamá...”. Fragmento del registro de ayer de la tutora.


¿Que creen que esta queriendo decir Diego con esto? Jajajjaaj

Es que hace un par de semanas su psicopedagoga envió indicaciones a la tutora para que apretara la técnica, pues Diego esta “arrastrando materias”, ya casi esta listo para cambiar de nivel, pero tiene que completar los faltantes. En los objetivos cognitivos va volando, incluso un poco adelantado a su etapa del desarrollo, pero en la motricidad, sobre todo la fina, uhmm sigue con varios arrastres. (Sin hablar del área de lenguaje por favor, que los avances son importantes pero lejos de la etapa que le correspondería).

Han comenzado con “ABA Puro”, como dicen sus terapistas para los objetivos no logrados, la tutora me advirtió hace unos días:

Tu hijo va a llorar con ABA; y estos últimos días hemos escuchado reportes de:

* Diego intento morderme un dedo cuando le cogí las manos para ayudarlo a entrelazarlas, es que se frustra mucho y se desespera.

*Este niño es muy inteligente, lo que le falta es hablar.

*Diego me apunta con el dedo bravo, si ese dedo tuviera un rayo láser… ya yo estaría…


Diego apenas escucha el motor del transporte de la tutora, corre a abrirle la puerta, pero cuando entra la tutora, Diego la manda a subir al cuarto enseguida:

Le toma de la mano y la guía hasta la escalera y al pie de esta le despide diciéndole adiós con su manito y luego corre a jugar sin intención de entrar a la terapia.

Esperemos que haga las paces con su tutora pronto, aunque esta es una relación de amor-odio por parte de Diego claro, jijiji.

No hay comentarios:

Entradas populares

Se ha producido un error en este gadget.