Sobre este blog

Diego es un bebe que, como muchos, tiene un Trastorno Generalizado del Desarrollo No Especificado. La tasa de nacimientos con este tipo de diagnóstico se dice ha crecido exponencialmente en los ultimos años, sobre todo en el estado Bolivar, Venezuela.

En este blog compartimos sus avances, sus logros, cómo ha influido en la vida de nosotros sus padres, familiares y amigos.

Esperamos llegar al corazón de cada uno de nuestros visitantes para crear conciencia sobre la necesidad de respetar los derechos de los que son diferentes y en colaborar para hacer mas corto el camino hacia su integración a una sociedad que brinde oportunidades a todos.

miércoles, 30 de septiembre de 2009

De Sueños y Corazones Rotos.

Noche intranquila, de despertares llenos de esa angustia fría y paralizante, de ese vuelco del estomago cada vez que recuerdas esas palabras que te partieron el corazón y escuchaste con un nudo en la garganta, y con el traje de guerrera puesto.

De espantar el eco de esos adjetivos y etiquetas tan crudas que te hacen encoger el alma.

De preguntarte una mil veces ¿por que tienen que sufrir las personas que amas?, y de repetir una y otra vez la escena de una voz inocente preguntando si aún es posible alcanzar sus sueños.

Queriendo despertar y que no sea cierto, que no sea tan real, que no sea tan definitivo.

Y agradeces que ya se asome el sol y tengas excusa para levantarte y envolverte en actividad que detenga los pensamientos aunque sea por segundos.

Sabes que ante un diagnostico adverso debes tener tiempo para superar el dolor, pero no quisieras que fuera así, ni siquiera pasando a la acción de inmediato se amortigua el sufrimiento.

Es cómo si volviera a vivirlo con mi propio Diego, cuando uno sabe lo que esta sufriendo el otro, porque lo has sentido en carne propia, es aun más difícil brindar consuelo.

Y sabes que los corazones rotos se “reparan” y sabes que los diagnósticos adversos se “asimilan”, y sabes que algunos sueños se abandonan y se cambian por nuevos, pero también sabes que no hay forma de detener el agua de un dique roto con un “todo saldrá bien”, si, todo saldrá bien, pero ahora podría inundar la ciudad de lagrimas, y las manos siguen gélidas, y el nudo en la garganta no se afloja, y el salto en el estomago no se va.

Y mantienes los labios mordidos para poder seguir la rutina sin poner más tristes a los que amas…

Y compruebas una vez mas, como la sonrisa y alegría de un niño es un bálsamo reparador.

Esto también pasara…En Ti confío.

5 comentarios:

mama de patu dijo...

hermosas palabras,silvia besos

Betzabe dijo...

Gracias Silvia.

Agradecida por tus saludos y tu visita.

lusmari dijo...

Betza, tus palabras me hacen recordar esos días que vivimos tan duros que vivimos, cuando nos dieron el diagnostico de mi chiquito, pero esta prohibido volver atras, sigamos adelante de la mano de Dios, que cada logro de nuestros niños por muy pequeños que sean son grandes y valiosos...saludos

Betzabe dijo...

Gracias Lusmari, no vuelvo atras, solo que Dios me pone en el camino por segunda vez el reto de enfrentar un diagnostico en la familia.

Y la segunda vez duele como la primera... ya lo averigue.

Pablo dijo...

Fuerza Bet!

Entradas populares

Se ha producido un error en este gadget.