Sobre este blog

Diego es un bebe que, como muchos, tiene un Trastorno Generalizado del Desarrollo No Especificado. La tasa de nacimientos con este tipo de diagnóstico se dice ha crecido exponencialmente en los ultimos años, sobre todo en el estado Bolivar, Venezuela.

En este blog compartimos sus avances, sus logros, cómo ha influido en la vida de nosotros sus padres, familiares y amigos.

Esperamos llegar al corazón de cada uno de nuestros visitantes para crear conciencia sobre la necesidad de respetar los derechos de los que son diferentes y en colaborar para hacer mas corto el camino hacia su integración a una sociedad que brinde oportunidades a todos.

miércoles, 23 de septiembre de 2009

Diego con Fiebre

Hoy no he ido a trabajar, Diego ha recaído con la gripe, el Miércoles pasado el pediatra-neurólogo le reviso y nos dijo que siguiéramos con el tratamiento habitual ya que no había ruido en sus bronquios y así lo hicimos, antes de eso la mayor complicación había sido muchísima tos, pero con un par de nebulizaciones la tos se fue.

El Viernes parecía que la gripe iba en declive, ya casi no había mocos aunque si un poco de flema en el pecho, pues el sábado arrecio la constipación y durante la madrugada Diego despertó con fiebre a las 3:00 AM le tuvimos que dar en antipirético y el anticonvulsivo.

El Domingo tuvo fogaje a ratos y a la medianoche otra vez fiebre alta, uff, nos levantamos con un cansancio terrible.

En la tarde le llevaremos donde su Doctora de siempre, pero mientras le cuido yo, toda la mañana ha tenido fiebre y malestar, ya sabe que le estoy consintiendo al máximo solo porque tome liquido y se lleve algo de comida al estomago.

Se ha pasado todo la mañana viendo TV, cosa que me no me gusta nada, no solo porque lo mantiene pasivo en la cama, sino porque me causa algún tipo de sensibilidad auditiva: es cómo una repulsión por escuchar tantos comerciales y cosas repetidas.

Es por eso que me parece de mal gusto tener de “banda sonora de la vida” los comerciales de la radio ó TV y su programación en general, si miro TV pero no más de 2 ó 3 horas, es mi tope.

En fin, no quiero hablar de mí, mi hijo se siente mal y ver TV le entretiene así que ¡Bendita TV!.

Además mientras el esta entretenido yo adelanto el almuerzo y las cosas de la casa que siguen necesitando atención al ritmo de las mismas agujas del reloj que no paran.

Estar en casa es como entrar a un túnel del tiempo, el mundo afuera pareciera detenerse, y el tiempo adentro se acelera, apenas terminas de doblar la ropa limpia, ya es hora de cocinar el almuerzo, y luego ya es hora de llevar al baño a Diego otra vez, y cuando terminas de batallar para que Diego se siente y pasan 10 minutos: levantas el vasito vacío pero sientes que pesa como un bloque en el estomago por la frustración de ver que no ha hecho nada y aún es muy confuso los horarios y las frecuencias de ir al baño.

Sin embargo esta perspectiva es muy alejada de la realidad, cuando uno trabaja afuera le parece que el tiempo en casa es mas lento y “debería” alcanzar para hacer mucho mas: uno hace tantas cosas en una mañana en el trabajo, todo tiene un ritmo frenético, pero en el trabajo en casa las cosas son muy diferentes si hay niños que atender.

Ahorita mismo os diré que hay en la agenda de forma simultanea:

La secadora esta trabajando debo estar atenta a cuando termine porque no tiene ningún entupido timbre que avise que termino y es importante saberlo porque en la lavadora hay una carga lista para pasar a la secadora y no puedo adelantar mas lavado porque solo tengo una ponchera plástica y ya esta ocupada con otra carga de ropa en espera de su turno en la secadora, me han dicho que ahora hay maquinas secadora y lavadora sincronizadas, es decir cuando termina la segunda carga de lavado ya termino la secadora. Bendito ingenio, mientras me calo mis desincronizadas.

Hice 3 comidas para el almuerzo, en un orden estudiado para poder aprovechar al máximo el tiempo:

Primero cocinar la carne molida gluten-caseina free, mientras se cocina, lavo bien un hermoso pimentón rojo que horneare junto a un plátano maduro para Arnaldo, los dejo listos en una bandeja, el pimentón lo rellene con unos trozos de brócoli, ajo machacado y aceite de oliva.

Cuando la carne molida esta lista, separo una parte para Diego, que acompañara una pasta tornillito que le haré para el almuerzo, también completa el relleno para el pimentón que será mi almuerzo de bajas calorias, enciendo el horno a 350F, lo programo para una hora de cocción y meto la bandeja.

Al resto de la carne molida le añado una pasata y la “enveneno” le pongo salsa inglesa y adobo, para hacerle una salsa boloña a Arnaldo, pero la pasta la pondré a cocinar justo cuando me avise que salió de la oficina porque le gusta al dente y bien caliente.

Debo recordar avisarle que pase comprando queso parmesano porque no hay, y a él se le amarga la comida si no hay queso parmesano.

Mientras lleva fuego la pasta boloña subo con un jugo a insistir para que Diego tome líquidos y a sentarle en el vasito sanitario nuevamente, después de invertir unos 20 minutos en esto, corro porque ya imagino que se me pega la salsa, remuevo y bajo el fuego y es hora de poner a cocinar los tornillitos de Diego.

Paso a la secadora y saco la ropa seca, meto el edredón que tarda más que todo, pues calculo que ya se me viene la hora del almuerzo y no tendré tiempo de estar atendiendo lavado.

Cada vez que paso al área del patio me peleo con el Gordo para que no entre a la casa y se coma los juguetes de Diego, asi que la entrada y salida al patio debe ser calculada en términos de no llevar mucha carga en las manos para poder ser ágil e impedir la entrada de la mascota sino, perderé unos buenos 5 minutos convenciendo al testarudo de Spike de renunciar al aire acondicionado y salir al calor abrasador del patio.

Cargo con la ropa limpia hacia el cuarto de la loquera-huespedes, paso tocando a Diego y tiene fiebre, le doy las gotas indicadas, noto que se va a dormir. Le arropo, y aprovecho para barrer por donde pasa la reina y pasar un coletito porque así Diego no me patea el piso y se seca sin problemas.

Bajo a colar la pasta de Diego, todo bien y al punto.

Organizo la ropa limpia: doblo la ropa interior y la meto en las gavetas de cada uno de nosotros y la ropa para planchar va para su cesta.

Diego se despierta, se ha orinado y debo cambiarlo, hago el registro en la hoja de control de esfínteres.

Bajo a buscarle más jugo, le traigo una galleta, la acepta emocionado.

Regreso a la habitación donde tengo la portátil, no escribo junto a Diego porque apenas me ve usando la computadora se me echa encima, se que pronto se dará cuenta pero con esta maniobra hago tiempo.

Pita la alarma del honro, bajo un momento a revisar y esta muy baja la temperatura, la subo y añado 20 minutos de cocción mas.

Voy a ver que hace Diego, ha tomado los frasquitos del antipirético y de las gotas nasales: les quito la tapa, como son duros para salir los líquidos los ha mordido hasta sacarle el tapón-gotero, veo que los trato de servir en una cucharilla porque el edredón de la cama esta mojado al lado de la cucharilla, cuando me ve me muestra su obra: toma un frasquito y lo intenta vaciar sobre la cucharilla y luego se lo lleva a la boca, pero los frasquitos ya están vacíos:

Por suerte el antipiretico no tenía más de una dosis pero las gotas nasales estaban por la mitad, y ahora no se las regó o se las tomó, esta tarde le preguntare a la Doctora si debo esperar alguna reacción.

Seguro Arnaldo me va a recordar que los medicamentos tienen una inscripción que reza: “Mantenerse alejado del alcance de los niños”.

Tiro esto en la basura y me resigno a dejar el edredón como esta, ya se secará.

Me vengo a escribir un poco mas, acá llega Diego, ahora trae un labial mío destapado, me hace señas para que me pinte, me pongo el labial y se va feliz, ya regresa otra vez quiere que me pinte los labios nuevamente, lo complazco.

Ufff me concentre en la escritura y ahora veo que lo tengo apoyado en mi espalada tratando de pintarme los labios el mismo, me fijo que se ha subido a la cama, le cojo por la camisa con una mano y con la otra sostengo el portátil ambos iban directo al piso.

Le digo que no puede subirse así a la cama y que vaya a guardar mi labial, pita la alarma del horno nuevamente, mejor voy a sacar los plátanos, son mas rápidos que el pimentón.

Al terminar vuelvo a la computadora, Diego me alcanza con un tónico facial mío y la bolsita de algodones con la que me aplico el tónico, me causa risa su sabiduría y le dejo, solo para darme cuenta a los 5 minutos que ha vaciado la mitad sobre la cama y pretende untarme con el algodón empapado.

Le quito el frasco y lo llevo a la peinadora, llamo a Arnaldo y le digo que traiga el queso parmesano.

Diego ha encontrado el casco de correr bicicleta y pide que se lo ponga. Al menos se que ya se siente mejor y la fiebre ha bajado por ahora.

¡Dios! son las 11:55 AM ya me toca llevarle a bañar, así que hasta aquí dejo el relato, solo añado que ya encontró una papelera vacío que esta usando de butaca y un vaso de refresco mío que ya se adueño.

Ven cómo las amas de casa no tienen nada que planificar, ni tienen estrategias, ni siguen luego ese plan, ni saben de caminos críticos ni se preocupan por nada “importante”, ni tienen estrés laboral, ni saben de competitividad, ni tienen que calarse a saboteadores, ni criticas de jefes que no les comprenden, ni riesgos, ni proyectos que se “quemen” .

Y lo mejor de todo: la inversión es siempre con capital de otro.


JAJAJAJJA que ironía ¿no?

12:07 Ahora si lo ultimo: aquí viene mi muchacho me trae el vasito corriendo y se agarra el área genital haciendo señal de pis-pis, es una señal como de soplar, le siento corriendo y que creen quiere hacer pupú jijiji

Creo que esta semana empezara a avisar ¡DIOS QUIERA!

3 comentarios:

sarah dijo...

Betzabé, yo no sé si sugerirte que te dediques a escribir crónicas!! como siempre me metí tan dentro de la historia que no pude parar hasta el final!!
Pensaba, qué es ésto? una mujer? un robot? qué pasada de mañana!! yo sabía que las mujeres tenemos esa rara capacidad de tener mil manos, sí, pero leerlo es increíble !!
abrazotesss

Anónimo dijo...

HERMANOS

Los discapacitados tienen el don de la comprensión y se encaminan a ser más santos, en el sentido de más puros. Ser discapacitado es una enseñanza que, una vez aceptada, transforma las cosas y se hacen posibles muchos milagros de comprensión.

Minusválidos, es un nombre que les ha dado el hombre “normal”, pero podríamos decir que son seres que han querido comprender la pureza, ¿cómo castigo? No, como experiencia entre las más duras.

Minusvalía de inteligencia o motriz, ¿qué importa? Es una minusvalía, es una dificultad para comprender, para caminar, para ser y para amar. Pero, una vez que en ellos se despierta el amor por Dios, siguen adelante como flechas y es bueno escuchar sus palabras.

La perseverancia en el amor es un don que Dios les hace a muy pocas personas. El que la posee, tiene que seguir una vida trazada sólo en el Bien, por el Bien. En el Bien por el Bien. Nada más se espera el Señor de quién ha decidido entregar lo mejor de él mismo al servicio de Dios.





Extraído del libro SIETE VECES AMOR

www.lamarga.com
me llamo Juan José
jjananda@hotmail.com
que DIOS OS BENDIGA

Betzabe dijo...

Gracias Juan Jose por vuestra visita y por compartir con nosotros este hermoso párrafo, es cierto ojala el milagro de la comprensión se diera en todos, al igual que el de la perseverancia.

También pase por lamarga.com, me encanto ver los escritos en dos idiomas genial!!!

Entradas populares

Se ha producido un error en este gadget.