Sobre este blog

Diego es un bebe que, como muchos, tiene un Trastorno Generalizado del Desarrollo No Especificado. La tasa de nacimientos con este tipo de diagnóstico se dice ha crecido exponencialmente en los ultimos años, sobre todo en el estado Bolivar, Venezuela.

En este blog compartimos sus avances, sus logros, cómo ha influido en la vida de nosotros sus padres, familiares y amigos.

Esperamos llegar al corazón de cada uno de nuestros visitantes para crear conciencia sobre la necesidad de respetar los derechos de los que son diferentes y en colaborar para hacer mas corto el camino hacia su integración a una sociedad que brinde oportunidades a todos.

viernes, 4 de septiembre de 2009

El Grito


Anoche jugabas como siempre, ahora que estamos de vacaciones estas durmiéndote un poco mas tarde, llevabas puesto el pantalón de la pijama, la camisa no te la quisiste poner por no quitarte tu chaqueta preferida, no importa mi tesoro, puedes dormir con la franela y la chaqueta con la que te vestí mas temprano para salir de paseo, lo importante era ponerte un pañal seco y eso ya lo hizo tu papá.

Yo estaba ya cansada de un día largo y ajetreado como siempre, desde tan temprano de pie, cocinar, trabajo, correr a casa, volver al trabajo, asistir a una triste misa funeraria de una amiga, correr a casa, corretear contigo por un centro comercial, acompañar a tu abuelita a hacer algunas compras y arreglarse el cabello, aprovechamos muy bien el tiempo juntos y terminamos comprando un lindo regalito a la abuela, un semanario (7 pulseras) para que la abuelita recuerde esta semana a tu lado;Y ayudandola a comprarse un par de sandalias que le entusiasmaron muchisimo.

De vuelta a casa, cena, lavar trastes, ordenar la cocina, coletear los pisos, apenas son las 9:30 PM y yo estoy agotada, termino la planta baja y voy a hacerle el quite a tu papá, quien hace rato espera a que termine mis quehaceres para luego ir a sacar al perro a pasear que ya reclama.

Estamos juntos en el cuarto, estas viendo TV, pero cuando me ves llegar, te bajas de la cama y vienes hasta a mi para reclamar atención, se perfectamente lo que quieres, quieres que te cargue, que te abrace, que nos metamos a la cama muy pegaditos, que sea tu voz cuando me señalas colores, formas, y personajes en la TV, que te sostenga mientras tu te subes a mi pecho o cuando cabalgas sobre mi abdomen, que te celebre como siempre cada gracia, tesoro mío.

En lugar de eso te entretengo con conversación mientras me escabullo para ordenar la ropa que usaras mañana y para buscar mi pijama; tu me sigues mi angel porque no tienes mas remedio que esperar a que tu mamá se desocupe, me ves cepillarme, lavarme la cara, quieres agarrar el jabón, quieres que te de tu cepillo eléctrico para jugar, nunca para cepillarte los dientes.
Voy fijandome en que el baño necesita limpieza, en que las sabanas necesitan cambio, en que debemos sacar las papeleras, en que los cestos de ropa sucia estan abarrotadas... y la chica de la limpieza no viene esta semana tampoco...menos mal la lavadora esta funcionando.

Cuando me voy sacando la ropa, te emocionas, es que te causa gracia verme sin ropa, levantas tu bracitos para que te cargue y abrazarnos en pleno contacto con la piel, no hay cosa que te guste mas que estar “cuero con cuero” como bromeamos con tu Papi, nos jugamos a que yo te ofrezco el pecho como si fueras un bebé, tu te ríes porque ya te sientes un niño grande y ya te parece absurdo y cómico la idea de tomar teta: ¡Eso es para bebes!.

Te cargo, te llevo hasta la cama, te muestro por unos momentos los personajes de un libro que esta en la cabecera de mi cama, que estoy releyendo, pero apenas me alejo para buscar mi propia pijama, tu te bajas de la cama y aquí estas otra vez pidiendo que te cargue, ahora me halas un extremo de la pantaleta, a veces jugamos a que yo me alarmo y te digo ¡¡¡mira muchacho atrevido!!! y eso a ti te destornilla de risa, pero esta vez no estoy de mucho animo, te devuelvo a la cama e intento ponerme la ropa, me doy vuelta hacia el closet nuevamente porque agarré la camisa equivocada de la pijama, cuando siento que tus manitos me halan la pantaleta otra vez… has regresado a buscar mas juego:


Deja Diego, Deja Dieguito… anda para allá - te digo sin voltear y con tono exigente mientras revuelvo la gaveta buscando el bendito conjunto y a la vez trato de esquivarte.

Tus manitos halan, halan y …. ocurrió:

DIEGO YAAAAAA – te grito con rabia mientras me volteo bruscamente.

Veo como brincas del susto y cuando yo en el mismo movimiento me agacho a bajar tus manitos a posición “manos quietas” … tu cierras los ojitos….y te repliegas hacia atrás dando pasitos cortos mientras tratas de ver, pero el miedo al inminente “peligro” que presientes no te permite abrir los ojitos por completo.

Ayyyy hijo que visión tan horrible…. Estabas alli temiendo un maltrato de mi parte, no hijito, quiero borrar de mi mente ese instante y de tu corazón también.

Me arrodille a tu altura, te abrace, te di mil besos, te dije te amo angelito, te amo, nunca te haría daño mi tesoro y unas lagrimas rodaron. Tú no comprendías del todo que estaba pasando, pero tu instinto te guió, me abrazaste también y me diste muchos besitos, tratabas de consolarme cariño, hijo tu inocencia me abruma, tu alma es tan sublime, te pido perdón cariño, te amo tanto.

Nunca me tengas miedo hijito, Dios Santo hijo no me tengas miedo, te pido perdón mil veces por todas las veces en que el animo se me destempla y te grito, perdóname por las veces en que pierdo la paciencia y te he llegado a palmear una pierna o la colita, es algo muy muy inusual, pero hoy me doy cuenta de que solo hace falta una vez para sembrar el miedo.

Es cierto que tus amiguitos pueden empujarte de vez en cuando o bien te han mordido algunas veces, te han gritado y te han pegado, es parte de la interacción con niños pequeños aunque tratamos de evitarlo, pero yo no, hijo mio, yo no puedo ser tu verduga…

Yo quiero ser tu refugio, yo quiero ser tu puerto, tu faro, yo quiero ser confiable, que jamás dudes de lo mucho que te amo, que jamás esperes un golpe de mi mano, disciplina es una cosa y maltrato es otra, quiero que sepas hijito que te quiero de forma incondicionalmente, te portes bien o te portes mal, si cariño te amo y te amare por siempre…

Yo no quiero ser motivo de tus miedos, yo quiero ser el regazo donde enjugues tus lágrimas o donde me cuentes tus glorias, donde te preguntes por que hiciste esto o porque no hiciste aquello sin temor a recriminaciones, donde te descanses sin miedos…

¿Por que será tan difícil ser padres?
¿Cómo mantener siempre las cosas en la perspectiva correcta?
¿Cómo evitar desesperarse por trivialidades?
¿Cómo puedo estar tranquila en un momento y explotar al siguiente?.
Ufff…

Señor Mi Dios, ahora incluyo en mis plegarias, cada vez mas largas según me voy dando cuenta de mis debilidades: guíame, oriéntame, ayúdame a ser mejor persona, mejor madre, no dejes que cometa errores que afecten a mi criatura, dame tu sabiduría para saber reaccionar, para saber como canalizar las emociones que ha veces se desbordan.

Y sobre todo ayuda a mi chiquitin, quiero que crezca sano, feliz y confiando en las personas que tanto le amamos: su Papá, su Mamá y su familia entera.

16 comentarios:

Laura Basualdo dijo...

Ay Betza... Te comprendo perfectamente...Que dificil es ser padres! No hay ningun manual que nos diga que va a pasar o que es lo mejor, pero dejame decirte que sos una gran mamá, que te haces tiempo para todo y el tiempo es muy tirano, no alcanza para todo lo que tenemos que hacer durante el dia...

Muy bella tu oracion, yo tambien pido asi cada día.
Amiga, te dejo un beso grande y cuando esa imagen venga a tu cabeza, cambiala por tus juegos con Dieguito, por esos momentos continuos de tanto amor, porque ya con leer tus palabras, se nota a cientos de kilometros que sos una mami que adora a su hijo.
Estoy segura que sos para Diegui todo eso que decir, refugio, protección, amor, calor y mucho mas....Una excelente mamá

Beatriz y Fernando dijo...

Hola Betza, aunque casi no dejo comentarios todos los dias estoy pendiente de tus historias, porque las haces con un realismo que ya hasta me parece que conozco la ciudad donde viven, el orinokia, tu casa jajaja. Eso a veces pasa Betza, mas tu que yo veo que mas bien haces tantas cosas, hasta mas que yo que no trabajo. A veces leyendo tus historia digo pero a esta mujer la agarro la medianoche por la calle, y todavia sigo leyendo y llegas a tu casa, cenan, friegas, coleteas, no que va tu nivel de estress debe estar en 1000%. Aunque sé que eso no justifica la mal que te debes sentir pero quita esas imagenes de tu cabeza, con lo equilibrada que eres un pequeño "desequilibrio" es normal. Pero tengo una duda, tu siegra escucho el grito?? eso me preocupa porque puede intentar una denuncia en tu contra en la lopna, cuidado!! jajaja Muchos abrazos betza y dame la receta para hacer tanto en un día de apenas 24 horas!!

caro dijo...

hola betzabe me imagino tu angustia pero es tan difil ser padres y no te sientas mal que una palmada por ahi es necesario eso no justifica que por cansancio lo hagamos, pero lo importante es darse cuenta si lo estamos lastimando, muchos besosssssssssss

maria gloria dijo...

Betza no te preocupes te aseguro que el susto de Dieguito fue solo de ese momento ya con los mimos y cariños que siempre le das ya se olvido, SOS UNA GRAN MAMA, te felicito, muchos besos

sarah dijo...

Betza, que tengo algo para tí en mi blog. Pásate!!

Marta Alvarez dijo...

Betza he llorado leyendo tu post. Creo que todos pasamos en algun momento por esa misma situacion... No se cual es la medida justa para el cariño o para la disciplina. Espero que estemos haciendo lo bien, Seguro que lo estamos haciendo bien.
Muchos besos para Diego y para ti.vesi

Betzabe dijo...

Gracias Lau, nos es fácil en verdad, por mas que sepas la teoria… la practica es otra cosa, pero cada día aprendo mas y espero manejarme mejor.

Muchas gracias, escuchar “eres una gran mamá” no sabes lo reparador que es.

Betzabe dijo...

Hola Bea, el grito solo lo escucho Diego, Dios y mi conciencia…mas que suficiente no crees?

Y lo máximo que duro despierta es hasta las 9:30 ó 10:00 PM, por lo general caigo extenuada en cuanto Diego se duerme, y hay muchas noches en que lo “único” que hago es atender a Diego, no hay cena para mas nadie, ni coleteo, ni ordeno nada y cuando llega Arnaldo, él prepara su cena y lava los platos, cuando sube al cuarto ya Diego y yo estamos enrolladísimos y en dormidos.

Y bueno cuando hago tengo que recordarme a cada rato que no tengo que hacer TODO a la vez y que no me tengo que mortificar por “las visitas” que “podrían llegar” de imprevisto y encontrar el desorden.

Y a veces llegan y me muerooooo de la pena (no lo puedo evitar) cuando encuentran esa cocina full de corotos sucios o un bulto de ropa sucia por cualquier lado ains… es que coroto sucio, ropa sucia y basura… ¡cómo rinde!

Betzabe dijo...

Ay no Caro, es que hay que evitarlo por completo, cuando vi a Dieguito tratar de protegerse recordé una historia que me contó una tía que solía visitar un orfanato como voluntaria para ayudar con el cuidado de los pequeñines, había un bebé muy maltratado por su propia mamá, y el pobrecillo rechazaba el contacto humano, quería estar todo el tiempo en su corral, cuando escuchaba que se acercaban a su cunita, se ponía tieso como una tabla, cerraba los ojitos y se queda quietecito, mi tia empezo a llevar cremas con ricos olores, velitas aromáticas, y a darle masajes y muchas caricias para que dejara de asociar a las personas con dolor.

Por supuesto eso es un extremo espantoso, pero como me hizo recordar esa historia...me cayo muy mal!!!.

Además uno es el adulto, el que tiene que arreglar sus estreses y sus problemas, nunca dejar que impacten a los pequeños, somos humanos, cometemos errores, solo hay que aprender de ellos.

Betzabe dijo...

Uy Marta, si espero que no metamos la pata muy a menudo y que Dios nos guié para ser mejores cada día.

Betzabe dijo...

Gracias Maria Gloria, ese es loq ue queiro ser una gran mamá para Diego, que pueda orientarle, disciplinarle y amarlo sin desequilibrios histericos.

Betzabe dijo...

Sarah muchas gracias, paso por tu blog a buscar mi premio, ya pronto voy a publicar los que tengo acumulados jijiji

Carla, mama de Valentin dijo...

Hola Betza!... la verdad me emocionó mucho esta entrada. Contás todo con cada detalle, q es como haber estado al lado tuyo en ese momento, creo q no es la primera vez q te lo digo.
Sos una excelente mamá, y eso se nota en cada historia q contás en tu completa dedicacion a Dieguito, tu amor incondicional, tu paciencia y tu preocupación constante por verlo feliz. Entiendo esa angustia, a mi me ha pasado tmb. Recuerdo una vez q estaba muy agotada porq mi padre no estaba bien de salud y yo corria de la clinica a casa todos los dias, lidiando con la negligencia de los medicos, y llendo y viniendo con Valen a las terapias, mi casa q era un lio, y mu sola porq mi marido trabajaba todo el dia; recuerdo q una vez q estabamos cenando y q mi cansancio no me permitia ni pensar, Valen en un descuido por querer levantarse de la mesa a pesar de mis reiterados: Valen sentate!, tiró su taza con agua, me salió del alma el grito de : Mira lo q hiciste!, te dije q te sientes!... Mira Betza, la cara de susto q puso y enseguida un llanto lleno de angustia diciendome : mamá! y agarrandome la mano como diciendome: perdon!... crei q me moría. Me senti tan culpable, tan mala mama, por haberle gritado asi y no darme cuenta q es un niño y q es normal q haga travesuras o q no quiera hacer caso...bueno no te explico la sensacion fea q tuve. Nunca mas!, asi q te entiendo!
te mando muchos besos!!!

Betzabe dijo...

Gracias Carla, al parecer es algo que tenemos que aprender como padres, a saber canalizar nuestras emociones por mas cansados que estemos y por mas traviesos que estén los niños, siempre habrá otra opción de disciplinar a nuestros hijos sin gritos ni malos tratos.

Dentro de todo hay que sentirse bien por tener la facultad de reaccionar a tiempo y darnos cuenta de que cometimos un error y rectificar.

¡Un abrazo!

Andrea dijo...

Uf.. la paciencia es un tema delicado, es que a veces somos intolerantes y las presiones de la vida, el trabajo, la rutina, los problemas nos invaden y nos agarramos con los mas pequeños siempre, y no con nosotros mismos.
Es normal es parte de un proceso llamado " ser padres" y ellos de un proceso llamado " ser hijo".
Yo también a veces pierdo la paciencia y no me doy cuenta si levanté un poco de más el tono de voz.. pero lo importante es darse cuenta a tiempo y saber pedir disculpas.
ESO ES LO VALORABLE.

Tranquila BETZA! Diego sabe que nunca le harías daño. ;)



Saludos!

Betzabe dijo...

Andrea tienes razón cuando le falla a uno la paciencia hay mas probabilidades de cometer errores.

Mi chiquiton como dices, enseguida estaba tratando mas bien de consolarle el a mi, tan chiquitito y tan indefenso, es importantísimo saber dimensionar las cosas, tampoco queria angustiarlo con mis lamentos asi que le pedi disculpas con besos, abrazos y por supuesto diciendoselo.

Diego es todo un bombon: ¡dulce, pegostoso y adictivo!

Entradas populares

Se ha producido un error en este gadget.