Sobre este blog

Diego es un bebe que, como muchos, tiene un Trastorno Generalizado del Desarrollo No Especificado. La tasa de nacimientos con este tipo de diagnóstico se dice ha crecido exponencialmente en los ultimos años, sobre todo en el estado Bolivar, Venezuela.

En este blog compartimos sus avances, sus logros, cómo ha influido en la vida de nosotros sus padres, familiares y amigos.

Esperamos llegar al corazón de cada uno de nuestros visitantes para crear conciencia sobre la necesidad de respetar los derechos de los que son diferentes y en colaborar para hacer mas corto el camino hacia su integración a una sociedad que brinde oportunidades a todos.

jueves, 3 de septiembre de 2009

Martes: El Imperio contraataca


Martes por la mañana, Diego desayuno excelente, dice la Abuelita que se quedo impresionada porque se comió una arepa que ni ella se come (arepa dulce de zanahoria); jugó toda la mañana con la abuela, vieron TV hasta hartarse y volvieron a salir frente a la casa, luego Diego entro y pidió comer y la abuela le dio media arepa mas, tomo jugo, y se fue a bañar.

Su abuela tuvo que sacarle cargado de la bañera, a costa de sufrir las consecuencias (pellizco limpio y manotadas); luego de tenerlo vestidito y listo para darle el almuerzo, “… en un momentito…” Diego agarro un estuche de sombras mío y un lápiz negro de ojos… y se pinto toda la cara, luego agarro un pote de talco… y también se echo, es que todo lo imita!!!

¿Y usted donde deja esas cosas Betzabe?- me pregunto la abuela, obviamente la culpa es por dejar todo eso en la gaveta de mi peinadora, jijijij, ¿que le podía responder?: ¡nada! porque ya notaba que la abuela estaba bajo el pleno dominio del Lado Oscuro

Aun nos quedaba mucho por hacer, Diego no quiso almorzar con la abuela ni conmigo, fueron infructuosos nuestros intentos de darle el almuerzo, él ya estaba embargado de poder y simplemente tenía otros planes: comerse un par de helados por ejemplo.

Le explicamos a la abuelita que en la tarde vendría la tutora, como debía conducirse, la tutora se encarga de todo, porque todas las actividades, inclusive la hora de la merienda, la rutina de aseo, o el mismo cambio de pañal, es parte de la terapia. Le aconsejamos que aprovechara para descansar y ver TV… pero sin hacer mayor ruido y sobre todo sin dejarse ver por Diego, pues se pondría a llorar y no querría seguir en su terapia.

La abuela aclaró que estaría en el cuarto descansando y que no intervendría en nada, que nos fuéramos tranquilos.

Al explicarle a la tutora que la abuela estaba en casa, de inmediato acotó:

-Sólo me preocupa que no vaya a querer venir al rescate de Diego
- No se preocupe ya le explicamos muy bien todo.

Pobre abuela, la comprendo muy bien, ya me había comentado que 3 horas y media le parecían demasiado tiempo de trabajo, que ella pensaba que una hora era suficiente para un niño tan pequeño, que averiguara bien, le explique que al contrario, que de tener el dinero y existir un maternal adecuado, tendríamos a Diego full terapia.

Con este antecedente, ya sabrán que la abuelita se paso 3,5 horas de tortura, creo que el mini Darth Vader controlaba su mente desde la otra habitación, tratando de hacer que fuera a su rescate, la abuela estuvo sometida a mucha presión pero resistió con valor, no interrumpió en ningún momento la terapia… ¡Pero termino pensando en que deberíamos poner una camarita en el cuarto para poder ver que pasa allí adentro!.

Menos mal que no estaba cuando Diego inicio sus terapias, les aseguro que no se hubiese aguantado; en las sillas de la sala de espera del centro UDEIN yo me retorcía escuchando el llanto de mi hijo, debía contener las lagrimas y las ganas de ir a agarrar a mi muchacho y salir corriendo y alejarme de “ese mundo”; para remate todo el que pasaba no dejaba de comentar algo: ¡Ese niño esta bien bravo!, ¿Ese que esta llorando es su hijo?, ¿Es la primera vez que viene? , afortunadamente es tiempo pasado, ahora Diego ya no llora con aquel llanto desesperado, ahora en las ocasiones que esta de mal humor, cansado o frustrado, casi siempre usa un lloriqueo de protesta, antes era un llanto continuo y alterado. Por eso entiendo tan bien que la abuelita anduviera con el animo descompuesto, escuchar quejarse a su nietecito no es cosa para pasar una buena tarde.

Cuando llegamos a las 5:30 PM, la abuela estaba sentada en un pequeño banco fuera de la casa, la tutora estaba parada vigilante de Diego, quien estaba montado en su triciclo pisando el jardín vecino, la tutora estaba pidiéndole que saliera de allí.

La lectura del lenguaje corporal de los presentes, me decía que las cosas no estaban muy bien; despedimos a la tutora y a Arnaldo, me cambie de ropa y tome unas cuantas tostadas de maíz para llevar de bocadillos a Diego, la abuela me recordó la necesidad de llevar también un cooler con agua para el amo.

De pronto escuche a la abuela llamarme: mire Betzabe Diego me ha dado ya 3 mordiscos, este niño no estaba así, ¿usted sabe que en algunos sitios le ponen unas camaritas a las maestras?, yo creo que usted debería ponerle una camarita a Diego en su cuarto porque este niño no es de morder, y fíjese ahora me ha pegado y me ha mordido.

-¿Pero usted le regaño?
-No pero el no estaba así.
-Es que usted tiene que ponerle límites Sra. Mirella.
-Es que el quería que yo me levantara... ¡eso fue!, y como yo no me pare... él me mordió.
-Claro porque si usted no hace lo que El quiere... se molesta, y eso no debe ser así, hay que hablarle firme y enseñarle a mostrar su descontento adecuadamente..

Diego Vader la tiene bajo su influencia, ¡cualquier cosa que haga este niño esta justificada!

Finalmente salimos al parque, no llevamos triciclo a petición de la abuela, que no se acostumbra a dejar el triciclo sin atención en el parque mientras los niños juegan en la arena y no le hace mucha gracia que otros niños lo usen, jijiji.

Diego avisto a sus amiguitos Gianfranco y Sabrina y se enfilo hacia allá, llegamos frente a la casa de Yuri, allí la abuela experimento en carne propia lo que yo denomino la ley de la jungla o sobrevivir a los niños chuki.

Frente a la casa de Yuri se fueron reuniendo los niños, Gianfranco, Sabrina, Leonel y su hermano mayor, Carlitos y sus hermanitas y el Luis, el niño de 8 años que siempre digo tiene unas maneras muy bruscas, y se comporto como un digno representante de los niños Chuky, para más señas.

Fue necesario hacer uso de todo el poder del Lado Luminoso de la fuerza para mantenerme serena y buscar siempre el lado amable, no hacer de situaciones simples, problemas vecinales.

La abuelita Mirella, absolutamente dominada por Diego Vader, solo estaba pendiente de complacer el mínimo deseo de su emperador, lo cuidaba de cualquier warning, es decir de las posibles alertas de riesgo, es que estaba alarmada con las maneras bruscas y sin contemplaciones con las que se tratan los niños, ya se los dije, esto es una jungla, se arrebatan los juguetes, se pegan, se empujan y el ingrediente del niño grande azuzando a los pequeños… fue demasiado, les cuento:


Primero todos los niños se antojaron de los nachos que llevaba para Diego, repartí trozos a todos los que pidieron, el niño mas grande se aprovechaba de su velocidad para comer, pedía mas, y mas y ya me quedaba muy poco, reserve un trozo grande para Diego y otro lo pique en pequeños trozos para darle a los chicos… pero la abuelita no podía ver mi maniobra, y yo no podía explicársela frente a las otras mamás, así que la abuelita alto y claro dijo:

-Ahora todos quieren, mire mijo no hay mas, trajimos unos poquitos para Diego si hubiéramos sabido que todos querían traemos el paquete… ¿Donde usted compro ese paquete Betzabe?

-En la panadería Sra Mirella

-Ah bueno mijo vaya a pedirle a su mama, vaya a comprar en la panadería

Juajajaja la abuela lo mando a pedirle comida a su “mai” jijijij- pero a mi me dio un poco de vergüenza la verdad, es que desde que soy madre no puedo dejar de ponerme en la situación del otro y Diego se antoja muchas veces de las cosas de los otros niños, muchas veces Yuri ha tenido que añadir un bollito mas al agua o un trozo de ocumo, porque sabe que Diego se va a antojar, así le lleve bien comido… son niños!!! Y Alba tiene en su despensa una margarina liquida que le brinda a Diego porque no resiste verle comer un bollo sin mas nada. Asi recien termine de comer, Diego quiere lo que comen los demás, y muchas veces no quiere lo que yo le llevo. Ademas es una excelente oportunidad de enseñar a compartir, me lo confirmo el mismo Diego cuando le ofrecio un trozo de su snack al niñito mas pequeño.

Pero lo que tenia a la abuela con los pelos de punta era el niño grande: Luis y su bicicleta.

Luis corría a toda velocidad en su bicicleta y había riesgo de que no frenara a tiempo y se llevara a algún niño por delante, Luis ya sabe esto, ya una vez chocó conmigo, pues esa tarde precisamente alardeaba con la bicicleta y le freno muy cerca de los pies de la abuela. La abuela no resistía que Luis se acercara ni a 10 metros de Diego, brincaba de la silla, le gritaba, protestaba contra la madre de Luis que “no decía nada”, ella lo decía todo:

¡Pero este niño..!

¡Ay Dios mío ese niño se va a llevar a los mas chiquitos por el medio!…

¡Ya yo vi todo, yo soy pitonisa, ya le dije Betzabe preste atención!…

Hasta que ya no aguanto y lo corrió campantemente:

Váyase para allá mijo, usted ya esta grande, vaya a buscarse unos amigos de su tamaño, váyase, váyase.

El niño se sentó a un lado de la acera y desde allí a los pocos minutos encontró diversión: manipular a los más pequeños que jugaban para hacerlos pelear:

Quítale el juguete a Leonel Gianfranco ese es tuyo.
Leonel sácale la lengua a Gianfranco.

Gianfranco le arrebato el juguete a Leonel, luego engancharon a forcejear, Gianfranco finalmente se lo quito y Leonel se echo al piso llorando desconsoladamente, el hermano de Leonel no atino a decir nada, el juguete era de Gianfranco. La abuela tenia cara de horror al ver como Luis manipulaba a los chicos, y al ver lo brusco que podían ser unos niños tan pequeños de 2 y 4 años.

Era momento de intervenir:

Gianfranco, Leonel es tu amigo, no le hagas llorar, el viene a tu casa y juega contigo, es tu amigo. Ve a prestarle el juguete; le guié hasta que le entrego el juguete a Leonel, fue hermoso ver como el niñito se levanto, recibió el juguete y soltó una risa de felicidad al tener en sus manos el objeto (una especie de maletín de plástico), felicite a Gianfranco, y voltee hacia Luis.

Luis ellos son niños pequeños, no los hagas pelearse por juguetes, tu eres mas grande y debes enseñarles a jugar y puedes buscar juegos en los que participes tu también.

Aquí casi todos los adultos reforzaron:

Es cierto Luis no los pongas a pelear…
Te estoy pillando anda vete para allá, y no me mire así que yo no le tengo miedo mijo…
Es que este niño se pone celoso de la atención que se les da a los más pequeños…

Al ratito Diego se quería subir a la moto de Gianfranco y este le dio un empujón…
-No empujes a Diego Gianfranco- le digo.
- s que no quiero que se suba a mi moto- respondió el niño.
-Ahhh y cuando Diego trae el bolso con la raqueta, la pelota los palos de golf, el te los presta, tu también puedes compartir con Diego- dijo la madre, Yuri.

Pero la abuela estaba ya muy nerviosa, su mirada me reprochaba cada incidente con su nieto, quería que cuidará a Diego como si fuera un bebe de pocos meses al que uno tiene que seguir un paso atrás, yo trato de no intervenir en su interacción con los otros niños, para que Diego aprenda a desenvolverse, es cierto que se lleva empujones y manotazos de vez en cuando pero también él propina pellizcos, manotazos y hasta mordiscos…

Pero la abuela no entiende esta forma de cuidar, ya me había dicho que no dejara a Diego entrar en la casa, a ella no le hizo gracia eso de que dejara a Diego al cuido de esta vecina hace unos días, me hizo saber su opinión: “…cuando usted no tenga quien le cuide a Diego no vaya a trabajar, porque si usted lo deja en una casa ajena los otros niños le pueden pegar…”; por eso cuando Diego se dirigía hacia la puerta siguiendo a Gianfranco…ella pego un grito:

¡NOOO, DIEGO NO ENTRE!, ¡BETZABE NO DEJE QUE ENTRE!.

Yo estaba a dos pasos de Diego, pensé en simplemente entrar con el y así no pasa nada, pero la abuela se levanto de un brinco de su silla, salio como tromba, me paso por un lado y cogió a Diego en brazos y decía:

-No usted no va entrar para que le embromen allá a dentro, a mis hijos no me les embromaban, YO NO DEJABA y a mis nietos TAMPOCO- me miro de reojo con cara de “usted allí parada y sin hacer nada” y siguió con Diego en brazos retorciéndose molesto y manoteándole, hasta que lo alejo de la puerta de la casa, adentro Yuri me miraba sin saber que decir.

Había un silencio embarazoso, las otras mamas esperaban mi reacción para saber como conducirse, todas me miraban impresionadas sin saber que hacer.

Primero me dio rabia, la abuelita con su acción me desautorizo y critico de forma tacita la forma en que cuido a mi hijo, además había una sensación de desconfianza hacia el hijo y/o la anfitriona de la casa que también causaba malestar, pero ya saben recordé que la abuelita esta bajo el dominio de Diego Vader, esta programada para velar por el mas mínimo interés de su amo jijijiji, así que solo sonreí y menee la cabeza en señal de podremos sobrevivir.

Preferí modelar la conducta que deseaba que siguiera la abuela, también para mitigar un poco su nerviosismo, comencé a seguir a Diego a todos lados, Diego pellizco a Sabrina porque lloraba y debía portarse bien, le dio manotazos a Leonel quitándole un carrito y hasta pellizco a Luis porque se negaba a bailar cuando Diego presionaba un botón del triciclo que toca música infantil, Luis le decia: yo no bailo eso yo bailo regaeton. Estas conductas del Diego Vader pasaron inadvertidas para la abuelita: si el pega no hay problema, el problema es si le pegan a él jijiji.

Se calmaron los ánimos cuando empecé a narrar las situaciones y a ponerle voz a los pensamientos:

Luis frenas tan cerca que asustas a todos, tú crees que puedes frenar pero los niños son pequeños y se pueden atravesar.

Diego, Luis baila solo regaeton pero tu bailas de todo, para ver como bailas tu…
Y tu Leonel, como bailas…
Y Gianfranco tu sabes bailar muéstrame a ver si sabes…

Fue lindo ver a los niños bailando y terminamos la velada mucho más tranquilos.

También ayudó que llegara Ybrahim , el esposo de Yuri, que es una persona de muy agradable conversación y entretuvo a la abuela.

De camino a casa la abuelita me daba sus impresiones y concejos:

…El esposo de la muchacha es muy agradable, estábamos conversando de la Virgen de Coromoto…
…Y si usted ve que hay niños así usted agarra a Diego y se va para otro lado…
…No deje a Diego solo, este pendiente…

A todo lo que me decía yo le asentía, aunque tuve que aclararle que Diego necesita de esa interacción con los niños, por eso lo llevo diariamente a jugar, que yo lo cuido y si llegara a haber peligro real intervengo de inmediato.

No es mucho lo que se puede decir, la abuela tiene su rol claro: proteger (diría sobreproteger jijji) a su nieto, el resto son menudencias de modos y formas del convivir.

Así llegamos a la casa a cocinar la cena rapidito para el emperador, porque luego iríamos al Orinokia a comprar el ultimo libro que faltaba de la lista de útiles de Diego, que decirles de lo encantado que estaba Diego de terminar el día paseando por el Orinokia con sus papis y su abuelita. Aunque de conducta estuvo bastante exigente … consecuencias de acostumbrarse al uso del poder!!!.

9 comentarios:

lusmari dijo...

Los abuelos Betza!!!somos diferentes en cuanto a crianza por las epocas que nos ha tocado vivir, en mi caso mi mamá me da rienda suelta con Hesed, ella sabe que trato de hacerlo lo mejor posible, y casi no se mete en nada, pero mi papá me estresa demasiado, él sobreprotege mucho a Hesed y no lo cuida mal al contrario, lo cuida muy bién, mejor que yo jajaja...Cuando Hesed no caminaba todavía se lo dejé en varias oportunidades imaginate, porque mi papá no se le despegaba del lado y me lo entregaba sano y salvo, sin un golpecito, ni rajuñito ni nada y todavía lo puedo hacer con confianza mi papá se encierra en un cuarto con Hesed,le enciende el T.V con sus videos favoritos, él(mi papá) agarra su crucigrama y allí lo cuida y te aseguro no le pasa nada, la otra opción para cuidar que tiene el abuelo, es sacarlo a pasear en su carro, se lo lleva y lo pasea un buen rato hasta que se cansan y lo trae a la casa.

Anónimo dijo...

hola , que te puedo decir los abuelos son consentidores pero tienes que poner un alto con mucho respeto y paciensia por q la abuelita se va y luego quedan ustedes con sus vecinos y dieguito. no dejes que te desaotorise no lo permitas , yo entiendo que ella piensa que dieguito es bebe de meses pero tu tienes q hacerle entender q las maneras q utilizas son las correctas para su formacion y destresa no lo permitas cariño no lo permitas

edma dijo...

Mujeerrrr pero que paciencia tienes!!! Te admiro!

Yo creo que no me hubiese podido contener de decirle que ese era MI hijo y que sé lo que hago jejeje.

Yo soy muy "volátil" xD

Pero bien hecho Betza, creo que esas cosas con las suegras son muy delicadas, la mía me dice que me ama y me adora, pero cuando no le conviene dice que saco las garras, y eso que no tengo muchacho todavía jijijiji

Marta Alvarez dijo...

No suelo dejar mensajes en los blogs que visito, pero en el tuyo no lo puedo evitar, solo para animarte a seguir escribiendo.
Te visitaré a menudo,
Saludos

Betzabe dijo...

Gracias Anonimo por tus concejos, como dices es cuestión de paciencia y respeto a las diferentes formas de vivir/pensar; creo que la abuelita va comprendiendo que no hay necesidad de alarmarse por cada roce.

¡Afortunadamente se le nota mucho mas relajada!

Betzabe dijo...

Jajajjaj Edma, ciertamente con los hijos las cosas son más complicadas, por eso es importante analizar lo que de verdad se quiere conseguir, lo que se busca de fondo.

Es claro que la abuelita y yo estamos alienadas con un mismo objetivo: El bienestar de Diego.

La abuela pensaba que estaba haciendo lo máximo para cuidar a su nieto evitando que le peguen, pero a mi forma de ver a Diego le hace mas daño jugar solo aunque sea porque hay niños malos, compartir una galleta, ganarse el lugar en un carrito o soportar la frustración de que le empujen y le quiten un carrito... le enseña mucho aunque parezca raro.

Diego antes o no decía nada cuando le arrebataban las cosas o simplemente armaba un berrinche, hoy Diego sabe esperar su turno, sabe cuando algo no le pertenece y se aguanta cuando le hago devolver algo que el mismo arrebató a otro.

Cuando te pones en el lugar del otro y logras entender su enfoque, puedes mantener la calma y buscar como salir de esas situaciones jijiji.

Betzabe dijo...

Lusmari sabes yo bromeo y le susurro a Diego esta frase:

Los nietos son de las abuelas, recuérdalo Diego, los nietos son de las abuelas…
Me tienes que traer 5 nietecitos a vivir conmigo en la casaaaaa

Jajjaja solo porque ahora que soy madre y me desespera imaginarme no tener acceso diario a mis futuros nietos, no puedo ni imaginarme no ver a mi hijo diariamente. Se que esa es ley de la vida, pero ya me he puesto en esa situación.

Imagino que debe ser bien complicado para los abuelos, saber hasta donde intervenir, hasta donde dejarles seguir a los hijos si uno piensa que es el camino equivocado, cómo hacerse entender para que aprovechen las experiencias que ellos tienen, etc

Y claro los tiempos son otros, y el amor inmenso; esto ultimo es lo que me guia. :D

Betzabe dijo...

Gracias Marta, me alegra que te gusten nuestras aventuras, solo trato de reírnos de nosotros mismos y aprender de cada experiencia. Somos diferentes pero iguales, somos una familia especial igual a cualquiera.

Trato de disfrutar de cada miembro de esta familia al máximo, ahora estoy consciente del privilegio que significa tenerles.

También le he dado un vistazo a tu blog, se ve muy entretenido jiji

solbellis dijo...

Yo te lo adverti, imaginate eso es por unos dias como estaré yo que es todos los dias.

Saludos

Entradas populares

Se ha producido un error en este gadget.