Sobre este blog

Diego es un bebe que, como muchos, tiene un Trastorno Generalizado del Desarrollo No Especificado. La tasa de nacimientos con este tipo de diagnóstico se dice ha crecido exponencialmente en los ultimos años, sobre todo en el estado Bolivar, Venezuela.

En este blog compartimos sus avances, sus logros, cómo ha influido en la vida de nosotros sus padres, familiares y amigos.

Esperamos llegar al corazón de cada uno de nuestros visitantes para crear conciencia sobre la necesidad de respetar los derechos de los que son diferentes y en colaborar para hacer mas corto el camino hacia su integración a una sociedad que brinde oportunidades a todos.

lunes, 16 de noviembre de 2009

Santa en el Fin de semana



Este fin de semana fue bastante especial, eso se debió a que el Viernes por la noche llegó a la casa mi hermana Betzaida, vino manejando desde Caracas, hizo todo un recorrido Puerto La Cruz, Maturin y luego Puerto Ordaz, muchas horas de camino, tenia un compromiso en Maturin y luego que termino, ya avanzada la tarde, se lanzo hasta acá, todo para pasar mas tiempo contigo Dieguito.

Te trajo de regalo un traje de San Nicolas, de lo mas bello, apenas lo viste, te emocionaste y quisiste sacarte la ropa y ponerte el trajecito, precioso hijo, te veías precioso, te pusiste de pie en la cama solo para verte en el espejo de la peinadora, posabas, señalabas los botones, el gorro de Santa, sonreías, me mirabas con esa mirada de orgullo, que pide reconocimiento aplausos y al mismo tiempo que regala amor e inunda los corazones de paz y alegría. Eso mismo derrochaba la expresión en la cara de mi hermana, que no dejaba de repetir: ¡le gusto!, ¡le gusto! Y ¡buen hijo de su madre, que todo lo que le regalan se lo pone enseguida!.

Si cariño, en eso somos igualitos, desde niña tengo esa misma reacción ante las cosas que me gustan: me las pongo de inmediato, jijiji.

El Sábado pasamos la mañana en el parque Cachamay, acudimos a la invitación de tu colegio para celebrar el día del Abrazo en Familia, una linda mañana, aunque la comenzamos un poco perdidos, no teníamos la dirección muy clara y siguiendo las indicaciones de las maestras apostadas a la puerta del parque, terminamos caminando mas de la cuenta y casi llegamos al Zoo que esta al final del parque ufff, luego el camino de regreso, llegamos agotados al sitio del encuentro, pero igual Diego, no dejaste que agarráramos mucho aliento, tu ibas en coche (menos mal) así que de inmediato quisiste ir a compartir con los niños en el parque infantil.

Fue agradable conocer a mas familias del colegio, exceptuando que no querias descansar sino seguir en los juegos infantiles a pesar de los 37 °C , te portaste de maravilla, siempre es maravilloso verte compartir con los demas niños, sobre todo me gusto un momento en el que extendimos una gran manta sobre el césped para sentarnos y tu mi tesoro amado, con tus señas, con tus gestos y con tus vocalizaciones, invitabas a los niños a sentarse en la manta contigo, hasta llegaste a levantarte y tomar de la mano a una niña, la trajiste hasta la manta, eres un niño muy tierno, y me siento tan orgullosa de ti.

También pude observar a otro niño especial que asistió, llego un poco mas tarde, por eso pudimos apreciar la alegría que mostraban sus compañeritos de clases cuando lo vieron llegar, el niño llego sonriente pero su mirada se dirigía sin distracciones, hacia los juegos infantiles, pero sus amigos, se le colgaron del cuello, no les importo que el niño les esquivara un poco, no les amilano, igual fue objeto de abrazos. Sus compañeros son una cabeza más pequeños, y aun así se las ingeniaron para abrazarlo. Son vivencias que dejan huella, que me confirman que el camino es la inclusión escolar, que es la vía le brinda las mejores posibilidades y los mejores valores, tanto al niño especial como a sus compañeritos.
El Domingo, se fue la tía, (ayyy cuanta falta me haces hermana), y nos cayeron todos los quehaceres juntos: Arnaldo estuvo atendiendo la lavadora, además de hacer todas las compras y diligencias; y yo con la limpieza general de la casa y las comidas. Agotador, sobre todo cuando uno esta tristón por lo lejos que estamos de la familia; pero aun así, por la tarde, salimos a pasear al parque.

La verdad fui casi arrastrando los pies, no tenia animo, me dolía la cadera, me sentía un poquito sola la verdad, pero estabas tu cariño, para hacerme sonreír y olvidar las tristezas.

Salimos con un baldecito y palitas, mi intención era sentarnos en la arena a juguetear un rato, pero tú tenias otros planes.

Primero quisiste ir hasta la casa de tus amiguitos de siempre, a pesar de que de lejos se veía que estaba toda cerrada, no se si tu te percataste de que estaba vacía, pero solo llegaste frente a la puerta y te devolviste, lo malo fue que entonces quisiste ir a la panadería, yo no cargaba dinero, y te invite a la arena del parque, te molestaste, detuviste el triciclo, agachaste la cara y te apoyaste en el manubrio, todo tu cuerpo era una expresión de protesta: No quiero y no me muevo de aquí.

Pero ya tengo el cuero duro Dieguito, eso es otra forma de decir que ya siento mucha seguridad para aplicar eso que llaman manejo conductual; así que igual cruce la calle, y me senté en las escaleras del parque, vigilante a tus movimientos, pero en actitud firme y diciéndote: Ven al parque y te llevo a la piscina.

Tu, me llamabas, me gritabas, y seguías molesto, pero como la vida es así, nada es blanco y negro, eso es mentira de que las técnicas de modificación de conductas son súper estrictas y que si no las cumples tal y como las dicen los libros es “peor”, resulto, que justamente para ignorarte, tome un termo con agua que llevaba y lo destape para beber, resulto que no lo tome bien y salto un chorro de agua que vino a caerme parte en la cara y parte en las piernas… eso te causo mucha risa, aproveche el momento, repetí teatralmente mi grito de susto-sorpresa que tanta gracia te hizo, y eso mismo te hizo retomar el camino, viniste hasta mi, te sentaste a mi lado, te reías y me pedías con gestos repetir el “acto”. Lo repetimos unas tres veces para tu deleite, luego recordaste la promesa: De inmediato me hiciste las indicaciones para que te llevara a la piscina.

Así que allá fuimos: te saque la ropa y te deje solo con el interior, me remangue las piernas del jean y nos fuimos a la piscina.

Diego me encanta ver tu carita feliz, me hace feliz que te sientas contento.

También aproveche, ya saben que es inevitable, para presionarte un poco y constatar si hay cambios a nivel motriz, esta es una forma practica de ver avances, caminar en el agua es muy demandante aunque muchos no se percaten, sobre todo para un niño que no sabe saltar y que muy poco aprovecha las ventajas del cambio gravitacional que se da en el agua.

Definitivamente caminas con más seguridad, no solo a nivel motriz sino también a nivel personal, para mi tranquilidad y la tuya, volteabas cada tanto a vigilar que no me alejara demasiado, caminaste solito hasta la mitad de la piscina y te regresabas, la excusa era ir a buscar una de las palitas que yo te lanzaba.

También “nadabas” con tu imitación de pez, es una mezcla de cómo haces las flexiones de Sportacus pero dentro del agua, calculas un lugar en donde el agua no te cubra del todo, apoyas las manitos en el fondo de la piscina, elevas la cabeza para que te cubra la cara el agua y entonces haces tu magnifica maniobra: ayudándote con el efecto del agua, haces equilibrio y dejas flotar tus piernas, inclusive llegas a cruzar un piecito sobre el otro, y todo el tiempo sosteniéndote con tus brazos, buscando mi mirada de aprobación y además como broche de oro, haces praxias de pececito con tu boquita!!!

Como no voy a celebrar tus peripecias cariño, si son magnificas!!!

Sacarte del agua no costo tanto como me supuse, basto con que te diera un ultimátum: Diego salte ya porque me voy!

Apenas me viste dirigirme al banco donde dejamos tu ropa, corriste hacia mi llamándome: Mamaaaá, Mamaaá, no me canso de escuchar tu voz, es una magia fascinante, y esos flashes repentinos que son tus otras palabras, rayan en lo misteriosas:

¿Donde esta el coleto? - pregunta la tía Betzaida
En el baño- digo yo
Yo voy - responde Diego.


JAJAJAJAJa nos reímos a coro de tu repentina respuesta.

Asi vamos cariño, empezando la semana.

No hay comentarios:

Entradas populares

Se ha producido un error en este gadget.