Sobre este blog

Diego es un bebe que, como muchos, tiene un Trastorno Generalizado del Desarrollo No Especificado. La tasa de nacimientos con este tipo de diagnóstico se dice ha crecido exponencialmente en los ultimos años, sobre todo en el estado Bolivar, Venezuela.

En este blog compartimos sus avances, sus logros, cómo ha influido en la vida de nosotros sus padres, familiares y amigos.

Esperamos llegar al corazón de cada uno de nuestros visitantes para crear conciencia sobre la necesidad de respetar los derechos de los que son diferentes y en colaborar para hacer mas corto el camino hacia su integración a una sociedad que brinde oportunidades a todos.

jueves, 12 de noviembre de 2009

Sospechosos Habituales


Hace unos cuantos meses que un par de gatitos han declarado el frente de nuestra casa como su guarida, se pasean en el porche, debes pedirles permiso para abrir la puerta mientras ellos aprovechan el momento para írsete recostando de las piernas, a cada paso que das, debes ganarles el espacio de terreno a estos mininos, y por las noches se meten bajo el carro estacionado y ese es su cobijo nocturno.

Cada tarde, cuando regreso del trabajo, son tres los individuos que me esperan para salir a pasear:

Diego que apenas escucha el carro, se sube al triciclo y se pone frente a la puerta, listo para salir al mundo apenas su papá la abre, Dice Arnaldo que le recuerda los caballos en los cajones de salida de los hipódromos.

¡Y los dos Gatos que aparecen de la nada apenas sienten al motorizado salir al porche!.


Diego se ha adaptado muy bien a nuestros acompañantes, mas bien creo que son los gatos los que han tenido que adaptarse a este niño, han tenido que despabilarse y evadir a Diego, quien les hala de la cola, les alza por las orejas o les levanta en vilo por el lomo!!!

El espectáculo la verdad es muy gracioso, Diego es un niño pequeño y verle traer un gato levantado por la cola, la verdad me provoca reír, pero quiero que Diego entienda que esta maltratando a los animalitos y además comprenda que puede ser peligroso: Si llegara a lastimar al gato, este se puede defender y rasguñarle o morderle, a parte ya saben son gatos callejeros y siempre hay un tema de higiene de por medio; así que debo orientarle: ¡Diego no cargues al gato, al gato le gusta caminar, y al poco rato termino diciendo la ya típica frase:
¡PERO MUCHACHO DEEEJAAAAAA AL GATOOOO!

Todo esto considerando que no quiero tampoco, crearle fobias a los animalitos.

Ahora, no piensen que se trata de una conducta de no medir el peligro, noooo, Diego sabe hasta donde llegar, si son los gatos los que se le acercan demasiado o repentinamente, el pone cara de susto-sorpresa-risa y corre para alejarse, también reacciona adecuadamente si los gatos le maullan en protesta, solo que esto ultimo ocurre muy poco, los gatos cómplices se dejan hacer todas las maldades sin chistar.

Cuando salimos de paseo, los Gatitos van tras nosotros, si se atraviesan frente al triciclo… Diego acelera tratando de pisarles: ¡Diego no pises a los gatos!

Si los gatos se bajan de la calzada a la calle, Diego les regaña con un movimiento de sus dedito índice y les ordena volver a la calzada, así vamos por la calzada: Diego adelante, yo detrás del triciclo y los felinos a cada lado, a veces se adelantan y reciben su regañina, otras veces toman atajos y nos los encontramos esperándonos frente a las casas que normalmente visitamos, ya es común escuchar el comentario: ¡Mira los gatos como los siguen!

Cuando llega la hora de retornar a la casa también se vienen con nosotros.

Todo bien hasta ayer al mediodía…

Al llegar a la casa, frente a nuestro porche…


¡Había una escena del crimen!

¡Un escenario sangriento y lleno de plumas!

¡Llamen a CSI!, ¡Aquí ocurrió un hecho violento!

Un paso mas y se escucho un grito ¡¡¡AHHHH!!!

Mío por supuesto, al toparme con unas alas de paloma cercenadas del cuerpo de la victima, plumas por aquí y rastros de sangre por allá.

Por supuesto no dejamos que Diego viera aquello, y un sospechoso habitual de bigotes y paso sigiloso, se adelanto a quitar se nuestro camino algunos restos para ocultarlos bajo el carro, Ayyy mi madre, que no me gusto ni un poquito enfrentarme a la realidad del ecosistema natural.

Por suerte mi valiente investigador de ciencias forenses (Arnaldo) se apresuro a buscar un tobo con agua y detergente y levantar la escena de crimen con un solo baldazo y unos cuantos escobazos.

Hubo evidencias contundentes y garras en la masa, pero no somos jueces para juzgar, jijiji, ¡solo investigadores de la escena del crimen!

PD: Disculpen la mala calidad de las fotos, ya estaba bastante oscuro y las tomamos con el celular, además ninguno de los tres protagonistas se quedan quietos a posar.

4 comentarios:

sandra dijo...

JAJAJAJA Y YO QUE TE IBA A DECIR QUE SI ALIMENTABAS A LOS GATITOS, PERO VEO QUE SE DAN SU MAÑA PARA COMER...........Y EL GORDO LOS QUIERE, TE DIGO PORQUE MI LUNA LOS ODIA LOS PERSIGUE!! SE TE CRECIO LA FAMILIA AMIGA JAJAJAJA, BESITOS A DIEGUITO UN ABRAZO

Betzabe dijo...

Nooooo Sandra, el Gordo no los quiere ni en pintura, que va, si se asoman a la puerta de la casa, de inmediato el gordo desde el patio (lo separa una puerta de vidrio transparente), se pega al vidrio a ladrarles!!!

Y de comida se resuelven soliiiitos, me dijo una vecina que ya no dejan ratones, me entere que tenia esos inquilinos porque en la casa nunca hemos visto.

Solo en una ocasión me gano las ganas de consentirles y le puse un plato rebosante de piel de pescado, salcochada y picada en tiritas, que gustazo se dieron los mininos.

Claro eso antes de saber que podian trepar hasta el cielo a buscarse alimento jijiji

Mami dijo...

jajajajajajajaja... siempre hayas como hacerme reir con tus actividades diarias!! :D


En lo personal, no tengo mascotas, y por un tiempo tuve visitas casi diarias a mi jardín de un felino que solo llegaba a hacer sus necesidades... achhh...pero eso ya pasó...

Los gatos donde se les dá comida, ahi se quedan... asi que te los ganaste con el plato de piel de pescado.. por eso te siguen y escoltan...:D

Un abrazo...

Kantu dijo...

Betzabé:
No sabes como me rei me imagine a Diego enfrentándose a los gatos y molestandolos a rabiar.
Es cierto hay que tener cuidado con los animales sobretodo los de la calle, pero por algún motivo es bien díficil que un animal haga daño a un niño.
Cariños,
Rosio

Entradas populares

Se ha producido un error en este gadget.