Sobre este blog

Diego es un bebe que, como muchos, tiene un Trastorno Generalizado del Desarrollo No Especificado. La tasa de nacimientos con este tipo de diagnóstico se dice ha crecido exponencialmente en los ultimos años, sobre todo en el estado Bolivar, Venezuela.

En este blog compartimos sus avances, sus logros, cómo ha influido en la vida de nosotros sus padres, familiares y amigos.

Esperamos llegar al corazón de cada uno de nuestros visitantes para crear conciencia sobre la necesidad de respetar los derechos de los que son diferentes y en colaborar para hacer mas corto el camino hacia su integración a una sociedad que brinde oportunidades a todos.

jueves, 10 de diciembre de 2009

Diego y Santa




Diego tiene 3 años, pero este año va a celebrar su Cuarta Navidad.

La primera Navidad apenas tenia un mes de nacido y a pesar de que tuvimos mucha ilusión de empezar a adornar la casa, unos días antes de la navidad nos agarro una gripe terrible, mucha fiebre, esto sumado al cansancio de esos primeros días de cuidado de un recien nacido, nos “tumbo” a los dos; Arnaldo, gracias a su condición genética de llevar solo un cromosoma “X”, estuvo postrado en cama sin poder levantarse, hubo un día en que lo único que comimos ya en la noche fue un tazón de cereal y leche … y tuve que servirlo yo, que con mi doble cromosoma X, tengo umbrales del dolor mucho mas altos jijijiji, con fiebre, gripe, “recién parida”, trasnochada de no poder dormir ni de día ni de noche, con un dolor de espalda y de hombros como para cargarlo un caballo, con un bebe pegado al pecho y llorón y la única forma de medio dormir era con Diego encima de mi pecho y unas almohadas a los lados por si se caía; me levante, serví los dos tazones y me volví a meter en la cama, todo con el muchacho pegado.

Así que en la víspera de Navidad, apenas si nos vestimos y nos tomamos un par de fotos con el arbolito que quedo a medio terminar. No hubo salidas ni fotos con Santa Clause, ni cena ni celebración, Arnaldo, Diego y yo, estrenando navidad con nuestra nueva familia, pero si alcanzamos a vestirle y posar junto a sus primeros regalos.

Para la segunda Navidad ya Diego iba más grandecillo, con 13 meses cumplidos, en esta etapa Diego estaba muy llorón, con mucha mamitis, muy irritable, en la foto del colegio con el santa que llevan para entregar regalitos, Diego lloro montones, la foto quedo tan horrible, que la sepultamos en un álbum y nunca mas la sacamos.

En la tercera Navidad, Diego ya había cumplido los dos años; para la noche de Navidad llego un Santa y entrego los regalos que la familia tenia preparados, aquí Diego no lloro, pero no se dejo cargar por el Santa, cuando lo vio le gusto, pero lo quería de lejitos, nada de irse con Santa, mirarlo de lejos y tocarle el traje, hasta allí. Tuvo tres entrevistas con Santa ese año: En el colegio, en la Fundacion para niños con Autismo y luego en la casa de nuestros familiares en Valencia. Cuando el Santa se acercaba, Diego se revolvía en mis brazos, no llegaba a llorar pero dejaba claro que debían mantenerse las distancias. Sin embargo tuvo mucha exposición al concepto de Santa, uso de gorros, en el acto de Navidad del colegio, en la casa, entre otros.

En esta su cuarta Navidad, con 37 meses, vamos muy bien encaminados, les cuento:

Diego reconoce a Santa Claus.

Acepta con tranquilidad vestirse de Santa, le gusta el traje y le gusta el gorro.


Es mas descubrió las ventajas de ser “amigo” de santa, el Viernes pasado fue el día de entrega de regalos del Santa en el maternal, siempre piden con antelación un regalito para el niño y una colaboración para la foto, el día indicado los niños van vestidos de civil y organizados en el comedor, Santa hace su entrada, canta canciones, habla con los niños, les explica que trae regalos y empieza el desfile de pequeñines a sentarse en su regazo y recibir su regalito.

Debo confesarles algunas materialidades y banalidades que me atacaron en esta oportunidad:

Preocupación porque Diego saliera lindo en la foto, que las maestras, el santa y el fotógrafo tuvieran la paciencia y la disposición para que el niño saliera sonriente y no llorando o despistado.

Que saliera con una ropita bella.

Que no me lo pusieran al final del grupo, pues aumenta la posibilidad de que se aburra, se canse y llore.

Que no le tuviera miedo a Santa.

Que el regalo no fuera cualquier cosa, hasta increpe a Arnaldo pensando que le había comprado un carrito muy pequeño y baraton y que seguro Diego se pondría triste si veía otros regalos mas llamativos, o grandes.
(Esta ultimo admito fue la mayor estupidez)


Esa tarde cuando le fui a recoger, iba nerviosa por estas tonterías, pregunte a la maestra que me recibió:

-¿Ya se fue el Santa?
- No, apenas están comenzando a entregar los regalos.

Empecé a escuchar que iban llamando a niños por su nombre y luego empezó a salir un desfile de niños pequeñitos de Maternal II con su regalo en las manos, sin soltarlo, pero llorando a mares, jajajajaja, pude ver que a esa edad es normal que lloren ante el disfraz de Santa, al menos un 80% de los niños pequeñines salieron hechos un mar de lagrimas.

Así saque la cuenta de que aun Diego no había recibido su regalo, pues no le habia tocado el turno todavía a Maternal III.

Entonces escuche que las maestras, considerando que ya había papas esperando niños para llevárselos, iban adelantando estos casos, aunque fueran de otros niveles. Así pues, oí con un susto en el corazón cuando llamaron a: ¡DIEGO ROSALES!.

Estuve atenta, esperaba escuchar llanto, pero no escuche más que llamados de atención: Diego, Diego, Diego, mira papito, Diego aquí.

Inmediatamente comprendí que Diego estaba en el regazo de Santa y que no estaba mirando la cámara fotográfica sino otra cosa, seguro que de mas interés para el: el regalo, el Santa, que se yo.

Entendí que es normal y natural que esto ocurra, porque teniendo adelante un señor con un traje tan colorido, y además un regalo en sus manos que le ofrece, ¿a quien carrizo va a ver?, claro que debe ser todo un tema hacerle voltear a la cámara.

Me aguante las ganas de asomarme y pararme al lado del fotógrafo para que Diego volteara y así tomar su foto “mejor”, pero me aterro que le diera por llorar y tirara todas mis teorías y rebuscamientos mentales a tierra.

Y menos mal, porque luego vino lo mejor, ver a mi chiquito salir de aquel salón… venia caminando, tenia la mirada fija en su regalo y una gran sonrisa, lo traía en sus brazos, se veía como un paquete enorme y entonces levanto la mirada y me vio parada esperándolo.

Ayy Dios gracias por dejarme vivir estos instantes, creo que así se debería medir la felicidad, en intensidad y no en tiempo, A Diego se le ilumino la carita, toda su cara era de felicidad, me mostraba orgulloso su regalo, que tomo con una mano y con la otra la gloria jijiji se señalaba con el dedito índice su pecho, diciéndome con su gesto: mira mama un regalo y es mío, mío, me lo dieron a mi.

Claro que me lo comí a besos, y le decía: Diego un regalo, te lo dio Santa mi amor, es tuyo hijo, si es tuyo te lo dio Santa. Diego señalaba los dibujos del papel de regalo emocionado, que eran del hombre araña y luego se tocaba la cara, para decirme que era el hombre araña con la mascara jijiji.

Y entonces le pregunte:

- ¿Quien te dio este regalo Diego?
- JAA, JA; JA, Ja -Diego con gran esfuerzo trataba de imitar la risa de Santa.
- Si Diego te lo dio Santa el que hace HO-HO-HO-HO
- JAAA, JAJA -Repetía Diego muy contento.

Así es como Diego dice Santa.

Ahora lo reconoce en cada afiche, en la TV, en los calendarios etc.

Dejo de preocuparme si el regalo es grande o pequeño, si se ríe o no se ríe, si sale mirando a la cámara o al regalo, si le dejan de ultimo y se pone irritable, si sale llorando, o la ropa que lleva. Que si es una fecha capitalista que solo le enseña el consumismo al niño y todas las tonterías que se dicen sobre esta costumbre adopatada de otras tierras, ya tengo claro que es lo importante:

Que mi hijo es feliz recibiendo ese regalo, de parte de un señor tan agradable y colorido, se lo dio a EL, Diego se sintió especial con ese regalo en sus manos: mío, mío, a mi, eran sus gestos emocionados.

Creo que Diego cumple sus etapas, y yo las mías!!!
PD: En cuanto tenga la fotos de Diego con Santa la subo, ya veremos como salio, pero ya se que lo importante ya se dio: Diego estuvo Feliz en ese momento.

4 comentarios:

Mamadecys dijo...

Me encantó toda la historia, desde la primer Navidad, cada día mejor, me gusta!!
Y, sí, subí más fotos!!!!
Qué divino!!!!
Besos,
Marina

sarah dijo...

Betza, me encanta como cuentas todo con tanta alegría! Que Diego evolucionó en tan poco tiempo, lo más grande! Pero mira, lo de que Arnaldo tiene un solo cromosoma X está para enmarcar!! Muy bueno!!
muchos besos

maria gloria dijo...

Betza muchas veces nos preocupamos por cosas antes de suceder y al final no suceden por eso es lindo disfrutar el presente les felicito a Diego y a vos por los avances en esta cuarta navidad,muchos besitos

Mundo Mágico dijo...

me gusto tu blog, te invito a pasar por www.mundomagicobb.blogspot.com
saludos!

Entradas populares

Se ha producido un error en este gadget.