Sobre este blog

Diego es un bebe que, como muchos, tiene un Trastorno Generalizado del Desarrollo No Especificado. La tasa de nacimientos con este tipo de diagnóstico se dice ha crecido exponencialmente en los ultimos años, sobre todo en el estado Bolivar, Venezuela.

En este blog compartimos sus avances, sus logros, cómo ha influido en la vida de nosotros sus padres, familiares y amigos.

Esperamos llegar al corazón de cada uno de nuestros visitantes para crear conciencia sobre la necesidad de respetar los derechos de los que son diferentes y en colaborar para hacer mas corto el camino hacia su integración a una sociedad que brinde oportunidades a todos.

miércoles, 13 de enero de 2010

Los Carritos

Plenaria de juguetes preferidos.

Diego ha desarrollado un marcado gusto por jugar con carritos, siempre ha estado expuesto a juguetes variados, inclusive tiene juguetes que podrían denominarse “de niñas” (perdónenme los Chef hombres please), hace un tiempo le compramos un juego espectacular de cocina, ollas y servicio de Te, esto para estimular el juego simbólico, también a petición de la psicopedagoga hubo que comprarle un bebe querido, para trabajar el esquema corporal, y así en el transcurso de sus terapias, hemos ido comprando diversos juguetes.

Por eso he notado como es real eso de que los niños no tienen prejuicios, Diego juega feliz con su bebe querido dándole tetero, peinándolo, señalando las partes de su cuerpecito, le encanta preparar comidas, brindarte la comida que prepara, y tenemos un juego propio en el cual yo le sorprendo simulando que me ahogo al comer y me da tos, o bien grito escandalizada porque el te esta muy caliente y me he quemado, eso hace que Diego se destornille de la risa, y yo exploto de emoción cuando le veo actuar en consecuencia: Soplar la taza de Té o bien darme palmaditas en la espalda para ayudarme a pasar el trago, jijijiji. Por supuesto debo repetir el teatro por un buen rato porque a él eso le fascina.

Ahora me fijo también, en que los perfiles de varón y hembra son muy reales, con todas esas opciones de juguetes, y sin recibir indicaciones de ningún tipo, Diego prefiere los juegos de niño varón: la lucha (que horror y que cansancio jijiji), los caballos (mi espalda, mi abdomen y mis piernas sufren las consecuencias), los muñecos varones, las pelotas y juegos deportivos y por supuesto los medios de transporte, pero sobre todo los carros.
Carritos entre la selección de preferidos.

Recuerdo un chiste que lei una vez en la Revista Selecciones del Reader's Digest , contaba que una mamá preocupada por la discriminación por géneros y los tabúes sociales, le compro a su hijita tres carritos, para que jugara sin discriminaciones con carros, cuenta que ella le vio animadamente jugando y se acerco orgullosa de que su idea se confirmara: Las niñas pueden y gustan de jugar con carros.

- Hijita te han gustado los carritos, cuéntame a que juegas.
- Si mami son lindos los carritos, mira: Este es el papa, esta es la mama y este es el bebé.

Jajajjaja algo así pasa con Diego, le das una plancha de juguete y jugara a planchar por dos minutos y luego le veras imaginando que la plancha es un carro y haciendo BRRR, BBBRRRR por cualquier superficie.

Por estos días la casa esta llena de carritos por doquier, va perfilando sus preferidos, hasta que ha logrado tener una selección, entre ellos esta uno que le regalo su abuela Mirella (camioneta verde); pero como suele suceder, los súper preferidos de todos en el mundo, son tres carritos que cogimos de una piñata hace unos meses y que deben costar real y medio, jijijij, son simples plásticos, no hacen nada, no tienen sonidos, ni luces, ni se abren las puertas, ni se les puede subir conductores, ni siquiera le giran la ruedas porque son todos enterizos, jijijij, pues esos son los que carga para arriba y para abajo.

Si vamos a salir, corre a buscarlos y meterlos en el bolso que llevemos, si vamos al parque los mete en “la guantera” del triciclo, si va a comer los quiere tener al lado del plato para jugar entre bocado y bocado, si va a dormir, se los da a su papa para que los ponga junto a la cama.
En una mano carga el trio de carritos de piñata.


De tanto en tanto se le pierde alguno y viene a pedir ayuda para buscarlo, tuvo unos 3 días con el carrito azul perdido, yo le preguntaba:

- - ¿Diego y que paso con el carrito azul?
- - Aaaasha ZUUUUSHHH (Allá Azul) y hacia gesto de que se perdió con sus manos.

Cuando apareció esta mañana estaba súper contento de tener completo a su trio jijiji.

Este Lunes cuando comenzó las terapias de las tardes, le advertí a la Tutora que le gustaban mucho esos carritos y que debía negociar con él para dejarlos aparcados durante la terapia:

- Tutora estos carritos le gustan muchísimo a Diego, pero el los puede dejar cerca para jugar después que termine la terapia.
- Ahhh OK y ¿para que los usa?
- ¿Cómo que para que los usa?, para jugar a los carritos claro.

La tutora hizo silencio.

- Ay Diego tu Tutora usted ya esta loca, ya no sabe para que se usan los carritos jijiji.

Pero comprendí que la tutora mira el mundo por los prismas de su especialidad: Autismo.

Carros… le gustan mucho = Conducta rutinaria.
Carros… ¿cómo juega con ellos? = Uso funcional, Juego simbólico.
Carros… le gustan mucho = Reforzador no comestible.

Pero Diego no se deja, al finalizar la sesión la Tutora astutamente quiso guardar los carritos en las gavetas del material de trabajo, Diego sabe perfectamente lo que eso significa: Lo que se mete allí no se puede sacar para jugar solo para trabajar, así que sin duda alguna reclamo con ahínco sus carritos, por lo que la Tutora tuvo que devolvérselos jijiji.

Estos son los nuevos preferidos, ya veremos que otro juguete les tumba el puesto: Nintendo DS y Carritos.


Aqui miraba fotos en su DS, se vio montado en el Chivo-Caballo y me decia que el yiii asshaaaa(Yija Chivo- Caballo esta allá).

4 comentarios:

Mami dijo...

jajajajajajaja.. es muy cierto lo que dices sobre las conductas de los peques!!!

Mis peques (como niñas) tienen sus muñecas, juegos de cocina, peluches, planchitas, etc. pero de vez en cuando le bajan a su papá los carritos de colección que tiene en el mueble de la sala... y hacen carreras!!! :) Esto claro dura unos minutos nada más, aparte de querer sentar adentro sus muñecos...

No entendí muy bien si esa conducta con sus carritos es adecuada o no? Qué quiso hacer la tutora al guardarlos?

Un abrazo a tu enano...

Betzabe dijo...

Si Mami, muchos chiquillos se entretienen jugando con juguetes "típicamente" del otro genero, pero pasa que tienen esa preferencia por lo suyo jijiji.

La conducta es totalmente adecuada: jugar funcionalmente con sus carritos, imaginar que otros objetos son carritos, negociar términos de uso de sus juguetes y aceptar lo acordado, entre los mas importantes logros, pero tienes razón, no aclare que la astucia de la tutora era para "quedarse" con los carritos y tomarlos como reforzador durante las terapias, Diego comprendió su intención y reclamo para que se los devolviera.

De lo contrario los pierde de su uso cotidiano, la tutora solo se los permitiría usar durante unos cuantos minutos en cada sesión de terapias y eso condicionado a que realice correctamente una determinada actividad de su programa.

Así que Diego se puso "pilas" para evitar que esto sucediera jijijij

mama de patu dijo...

que bonito que se lo ve y que entretenido, sera corredor,besitos a esa preciosura que es diego y muchos cariños para vos ,silvia y patricio

anabel dijo...

Nada de prejuicios con los juegos de los niños. A Erik, por ejemplo, le encanta cocinar; menudo pinche tengo, jaja. Y a sus muñecos los tiene a todos de lo más aseaditos y alimentados, jaja.
¡Cómo me gusta ver a mi Dieguito lindo!
Besotes.

Entradas populares

Se ha producido un error en este gadget.