Sobre este blog

Diego es un bebe que, como muchos, tiene un Trastorno Generalizado del Desarrollo No Especificado. La tasa de nacimientos con este tipo de diagnóstico se dice ha crecido exponencialmente en los ultimos años, sobre todo en el estado Bolivar, Venezuela.

En este blog compartimos sus avances, sus logros, cómo ha influido en la vida de nosotros sus padres, familiares y amigos.

Esperamos llegar al corazón de cada uno de nuestros visitantes para crear conciencia sobre la necesidad de respetar los derechos de los que son diferentes y en colaborar para hacer mas corto el camino hacia su integración a una sociedad que brinde oportunidades a todos.

miércoles, 6 de octubre de 2010

Jugamos y Aprendemos

Diego tiene un excelente juego de tu a tu, tanto con niños como con adultos, sin embargo he notado que la evolución de ese juego esta teniendo sus complicaciones, la principal dificultad, aunque no lo parezca, no es el lenguaje sino la dificultad con lo que se denomina Teoría de la Mente, hay cientos de sitios en Internet en donde se explica y se dan conceptos sobre la Teoría de la Mente, la dificultad que presentan los individuos con TGD para afrontar retos que involucren esta Teoría, en este mismo blog ya he hablado del tema varias veces, así que lo definiré con el concepto corto:


Teoría de la Mente es la facultad humana de entender que las demás personas pueden pensar de forma diferente a uno y que ese pensamiento puede ser afectado por las circunstancias. Una forma simple de decirlo es “Poder ponerse en los zapatos del otro” aunque sea mucho mas que Empatía.

He iniciado una “campaña de trabajo” con Diego, felizmente se trata de jugar, al llegar a casa por las tardes, hemos comenzado a jugar de forma mas planificada (de mi parte claro), mi intención es que logremos dar mayor estructura a sus juegos, hacerlos mas complejos, no solo dar el uso funcional a los juguetes que ya es muy bueno, sino comenzar el juego de roles y dar un paso mas en el juego imaginativo.

Se que es un tema complejo, y que iremos trabajando con mas detalles algunas dificultades según las pueda ir notando, algunas son de anteojito y puedo adelantarme, otras me toman por sorpresa y debemos ir un poco mas a detalle para aprender paso a paso lo que para otros niños es obvio pero para Diego no.

Les contare como nos fue en la primera sesión, eso si les aviso que quede agotada, ronca de tanto hablar narrando el juego y con picazón en la garganta y una tocesilla muy molesta, dolor en las piernas y en la caderas, pero feliz de ver como Diego reacciona y sobre todo de todo el potencial que tiene para estos juegos.

Mientras yo hacia la cena, Diego estaba jugando con unas calcomanías sobrantes de la identificación de su material escolar, saco todas las pegatinas que quedaban y el papel lo dejo tirado en el piso, algunas calcomanías también quedaron pegadas al piso, cuando terminamos de comer, vi a mi alrededor y la casa era un desastre, le di la orden de recoger todo su tiradero y echarlo a la basura.

Mi hijo me vio con cara de “que tonta es mi mama si piensa que le haré caso.”

Ya paso ese tiempo en que yo le mandaba a recoger y el iba ilusionado a hacerlo para demostrarme que es un niño grande y puede hacerlo, nooo, ahora sabe que puede hacerlo y sabe que yo se, así que se niega por las razones típicas y corrientes:

1) Pereza!!!

2) Demostrar quien es el que manda!!!

Me quede frustrada y sinceramente rabiosa…

Nos miramos frente a frente…

El diciéndome con la mirada que “no puedo obligarle” y yo diciéndole con la mirada “Bicho feroz no me vencerás!!!”

Fui hasta su baúl de juguetes, traje un par de rastrillos y una palita de su tobito playero, tome un rastrillo y deje lo demás en un sito a su vista y comencé un Rol Play muy sobre actuado:

Cuanta basura hay en el piso, tengo que recoger todo, espero tener fuerza para hacer todo esto, yo soy fuerte, muy fuerte, veamos si puedo hacerlo yo sola.

Me tire al piso y comencé a rastrillar con el juguete, y luego mis movimientos un poco torpes hacían evidente que yo no podía hacerlo sola porque era una tarea muy difícil:

¡Santo Cielo! ¡Que difícil!, ¡Ayúdame amigo!, ¡Por favor toma esta pala y ayúdame!!

Diego reía y tomo una pala y comenzó a imitarme, entre los dos actuábamos tratando de recoger todo el papel, el sabia que yo estaba bromeando porque sabe que yo realmente si podía hacerlo, y es aquí donde se inicia parte de la teoría de la mente, me dije vaya podemos ir mucho mas allá.

Terminamos de recoger y tirar a la basura todo y Diego estaba muy motivado para seguir jugando, entonces tomamos 2 pequeños coladores, de los que usamos para colar infusiones, le dije que eran lupas de detective y le dije:

Toma amigo tu lupa ayúdame debemos buscar un tesoro.

El hecho de que yo le llamara “Amigo” en lugar de Diego le hacia sonreír, el entendía que en el juego no éramos madre e hijo, éramos amigos y mas aun, éramos buscadores de tesoros, tomo su lupa y comenzamos a buscar, fuimos recorriendo muchas áreas de la casa, Diego me seguía y actuaba en su papel, miraba a través de la lupa, simulaba buscar, se sorprendía de no encontrar el tesoro en los sitios mas extravagantes que yo escogía:

Detrás de su chivo saltarín

Debajo de la mesa

Detrás de los muebles

Y en un cofrecito lleno de potpurrí

Se reía, buscaba el tesoro y luego decía: Nada, nada!!!



Decidí que podía ir un poco más allá y le pedí escoger un juguete para simular que fuera un tesoro. El escogió una cajita que estuvo entregando McDonalds con las cajitas felices y que el tema era sobre tesoros escondidos, adentro Diego tiene una colección de cucharitas plásticas de las que traen las medicinas, uhmm aquí vino el primer indicio de que la simulación comenzaba a ser un poco literal.
Le dije: Shisss Diego vamos a esconder este tesoro, que nadie sepa donde esta. Metí el tesoro entre una frazada y comenzamos a buscarlo por los cuartos, Diego en el primer merodeo de búsqueda estuvo jugando adecuadamente, pero cuando yo le pedía simular buscar en un sitio donde ambos sabíamos que no estaba el tesoro, Diego empezó a tener problemas para simular, me decía:

No, no, nada, nada (No mama allí no hay nada) y luego decía: Allí. Alli y señalaba hacia el sitio donde habíamos ocultado el tesoro.

Diego a medida que fuimos repitiendo el juego cada vez se fue poniendo mas impaciente por que yo dejara de buscar el tesoro en sitios “equivocados” y lo buscara donde “sabia” que lo habíamos escondido.

Y cuando llego su papi lo primero que hizo fue echarle el cuento de donde habíamos escondido el tesoro, así que bueno, no busquen a Diego para que les guarde un secreto.

Este rato de juego, además de haber sido muy divertido, a Diego francamente le encanto y esta mañana apenas se despertó quería jugar otra vez, me dice que debemos trabajar mucho más con los ejercicios de Teoría de la mente para mejorar su juego y también que estas sesiones de juego serán importantísimas para mi Diego.

Les dejo el link hacia la página de Anabel Cornago que tiene un material espectacular sobre Teoría de la Mente y sobre como trabajar el Juego.

http://elsonidodelahierbaelcrecer.blogspot.com/p/t-de-la-mente.html

http://elsonidodelahierbaelcrecer.blogspot.com/2010/05/el-libro-del-juego-la-goleada-al.html

9 comentarios:

anabel dijo...

¡qué bueno!!, me "robo" la idea de la lupa y el juego de detectives para el grupo de juego.
gracias, corazón :)

Constanza dijo...

Hola! no habia escuchado hacerca de esta teoría pero me parece muy interesante. Ahora me informare un poquito más para estar al tanto. Un beso para Diego

Cristina dijo...

Hola Betza,el juego de detectives és muy interesante para ponerlo en práctica con los peques.A Natalia todavía le cuesta seguir los juegos que le propongo,pero empieza a mostrar algo de interés,sobretodo cuando los inicio con su hermano...ella nos mira curiosona y a los minutos,se suma a nosotros,no siempre imitandonos,pues a veces lo que hace és ponerse en medio,en plan celosillo,pero bueno,el caso és que se suma a nosotros,que ya és algo.
Yo tambien tengo descargado el material de Anabel...¿quien no lo tiene?je,je,...
Besotes,para ti y para ella.

Marina dijo...

Qué divertido!!! Constantino todavía no llega distinguir ficción de realidad, pero vamos progresando con el tema del juego. Yo lo practico diciendo que hago cosas sin tener nada en la mano: "mmm, qué ricas floras, las voy a poner en agua", hago todo como si lo estuviera haciendo y no tengo nada. Lo increíble es que el otro día me regaló flores imaginarias y habló por su teléfono invisible con su papá!!!!
Me voy a copiar tus ideas también!!!

Rosio dijo...

Excelente la idea del juego.
Yo he emepzado a trabajar con Mika "teoria de la mente" con el maravilloso material de Anabel, pero poquito a poco. Gracias a él ya aprendio a decir "no lo sé" cuando no sabe o no ve algo. Y es definitivamente un pequeño gran paso.
Cariños,
Rosio

Ricard dijo...

Hola Betza. Disculpa si ultimamente no escribo tantos comentarios como quisiera, pero voy muy liado de trabajo y tengo muy poco tiempo.
Dale un beso muy fuerte a Diego y un abrazo para ti.
Con cariño.
Ricard

Betzabe dijo...

Anabel es un juego ideal para poner en practica la teoria de la mente! Muchas gracias por enviarme los libros, me van perfecto para ir unos cuantos pasos atras y trabajar en detalle, Diego esta en la etapa de que al preguntar ¿Donde esta? el de inmediato señala el sitio jejeje

Tambien he notado que el me señala figuras en una hoja cuando yo solo puedo ver el reverso, no se percata de que yo estoy en una posicion diferente a la de el y no puedo ver lo que el esta viendo. Tu material es perfect!!!

maria gloria dijo...

Betza te felicito por tu ingenio!!una linda manera de jugar me gusto, besos al campeon!!!

rosa dijo...

Betza sos una genia!!!no se me habria pasado por la cabeza gracias!! es muy util tu blog ya recorri varios post, abrazos

Entradas populares

Se ha producido un error en este gadget.