Sobre este blog

Diego es un bebe que, como muchos, tiene un Trastorno Generalizado del Desarrollo No Especificado. La tasa de nacimientos con este tipo de diagnóstico se dice ha crecido exponencialmente en los ultimos años, sobre todo en el estado Bolivar, Venezuela.

En este blog compartimos sus avances, sus logros, cómo ha influido en la vida de nosotros sus padres, familiares y amigos.

Esperamos llegar al corazón de cada uno de nuestros visitantes para crear conciencia sobre la necesidad de respetar los derechos de los que son diferentes y en colaborar para hacer mas corto el camino hacia su integración a una sociedad que brinde oportunidades a todos.

jueves, 14 de octubre de 2010

No puede... ni quiere



Después de terminar mi jornada laboral fui a recoger a Diego en el Preescolar, había pasado todo el día alli, justo los días Lunes la terapia de lenguaje solo tenia turno para las 6:00 PM. La verdad siempre me ha parecido mala hora para que un niño reciba terapias, a las 6 de la tarde un niño hiperlaxo esta por lo general cansado, pero no había otro horario disponible.

Como suele pasar llegamos casi 20 minutos antes a la terapia, nos sentamos a esperar, yo podría pasar mas tarde por Diego al Preescolar pero prefiero que se vaya despejando de la rutina escolar y que se relaje un poco jugando conmigo en la sala de espera a tener que llegar directo al consultorio.

Ese día seria especial porque la Terapista de Lenguaje había “planificado” la sesión de terapia de Diego en compañía de otro niño, la TL me explico que no sabia por que Diego no hablaba a pesar de ya tener unos meses de terapia con ella y considerando que Diego tendía a rechazar la terapia de lenguaje y en muy pocas ocasiones logro sacarle unas palabritas, pensaba que introduciendo otro niño mejoraría la disposición de Diego hacia la terapia.

Cuando me propuso hacer la terapia en grupo, me explico que se trataría solo de una prueba para ver como reaccionaba Diego, que seria con un niño de una edad parecida a la de Diego pero mas avanzado que Diego en lenguaje para que sus respuestas incentivaran a Diego por el sentido de la competencia o bien por imitación. También me aclaro que ella se encargaría de buscar al niño y proponerlo a sus padres.

Ya me pareció informal la cosa cuando la TL se paro en medio de la sala de espera y le dijo a unos padres sentados frente a mi: “…Puedes prestarme a su niño para que entre a la sesión de terapia con Diego y eso motive a Diego bla, bla, bla…” Supongo que es cuestión de formas para hacer las cosas, pero yo les habría hablado en privado, les habría explicado la condición de Diego, les habría hablado en términos de pro y contra para su hijo, pues no solo Diego tendrá Ventajas y Desventajas, el otro niño también tendrá beneficios y desventajas, les habría repetido muchas veces que si aun sabiendo las ventajas para los dos niños preferían la terapia individual, era comprensible y estaba bien.

Pero manejado de esta forma publica y frente al interesado, o sea, bajo mi mirada y la expectación de la TL, los padres en un primer momento dijeron que si, pero luego se fijaron que el turno de Diego era a las 6 PM y eso los retrasaba mucho, así que manifestaron que mejor en la próxima ocasión.

Esa próxima ocasión llego y esta vez la TL había arreglado los horarios para que Diego y el niño coincidieran a la misma hora, así nadie esperaba por nadie.

Llegamos a la sala de espera, Diego y yo tomamos asiento, pero no paso ni 5 minutos cuando Diego me dijo que quería hacer pupu, ¡Mi madre!, Diego aun no tiene la fuerza necesaria para sostenerse en una poseta de adulto sin reductor y yo sinceramente tengo que hacer un esfuerzo extraordinario para aguantarlo porque tampoco me dan las fuerzas.

Tras 10 minutos eternos fue imposible, Diego orino pero no pudo hacer pupu, se quejaba y me decía que quería hacer en la casa en su vasito sanitario verde. Le insistí mucho pero fue infructuoso, temía que se sintiera incomodo durante la terapia pero confíe en su criterio al decirme que prefería esperar, así que le subí la ropa y salimos a la sala de espera, yo estaba agotada, sudada, preocupada porque Diego tuviera un accidente por no querer usar el baño del sitio, en la sala me encontré con que ya los niños habían entrado a la terapia:

Un niño de unos 7 años que entra al mismo consultorio de la terapista de lenguaje pero con una psicopedagoga, y según la TL “ellos trabajan aparte en un lado del consultorio” y “entre ellos no se molestan”, esto además del otro niño que iba a terapia de lenguaje con Diego. Otro punto que no debí dejar pasar, porque la atención de Diego “es labil” y claro que otra terapista, con otro niño y otro tipo de actividad tiene que afectar la concentración de Diego y su desempeño. Las antenitas se activaron porque me parecía poco adecuado, pero otra vez me dije a mi misma que no “anduviera con mis cosas”. Toque la puerta y mi hijo entro, esta vez no entro llorando y fue por su propio pie.

Paso algo así como 2 minutos y Diego comienza a protestar, a negarse, a decir no, no, no, a llamarme mama, mama, mama.

La reacción de la terapista es de hablar mas alto y mas rápido, típica forma de manifestar poco dominio de una situación, Diego comienza a lloriquear, no es su llanto de desconsuelo, esta vez es su llanto manipulador significa NO QUIERO y NO LO HARE.

Entonces la TL se nota estresada, comienza a hablar mucho mas rápido y escucho como la terapia se transforma en un mira Diego esto es un carro de bombero hace UAUAUAUAUAUAUAUA se llama CARRO DE BOMBERO, BOMBEROOOOO.

Ahora mira Diego es un Pez esta nadando Diego di PEZ, PEZ, PEEEEZ

Aquí Diego esta es una ESTRELLAAAAA se dice ESTRELLAAAAAA

Solo por darles un ejemplo.

Pero no solo eso puedo notar:

Los padres del compañerito de Diego se mueven nerviosos en sus asientos, la madre me mira y en sus ojos veo la típica expresión con la que me dice ¡Ay Dios como llora ese niño!.

Yo evito su mirada porque no quiero dar explicaciones, creo que no son necesarias ni me corresponde darlas porque seria como excusar el llanto de un niño, y creo que el llanto de un niño no requiere excusas porque no es una molestia, es una expresión del niño y mucho mas si este niño no habla.

Adentro del consultorio sigue la misma situación Diego llora, la terapista a mil palabras por segundos, en la misma tónica que conoce: Mostrarle a Diego objetos y pedirle repetir, cada vez más alto, cada vez más rápido, cada vez con mas ansiedad… Hasta que escucho como se desborda el dique con la frase: Vamos a llamar a mama…

Se abre la puerta del consultorio, sale Diego en primer lugar y ya ha dejado de llorar automáticamente, y detrás la terapista, me pide ir al consultorio contiguo a conversar, al pasar junto a los otros padres le dice: Su niño quedo con la otra chica.

La TL me invita a sentarme mientras inicia su exposición:

Diego no quiere nada conmigo, me rechaza, por mas que yo le ofrezco actividades el solo dice no y no, y ahora con el otro niño cuando yo pregunto y Diego le escucha responder y el no, creo que se frustra mas y se molesta, ¿Que me propones? – me interroga la TL

No entiendo, ¿Que te propongo yo?, yo solo puedo proponerte cosas a nivel conductual, a nivel de lenguaje tu eres la especialista, ya le he dicho que Diego es un niño en la sala de espera y otro niño cuando entra al consultorio, tu no sabes manejarlo conductualmente, yo noto desde la sala de espera como te vas estresando, como te vas acelerando, Diego nota eso…-dije.

Es que yo no se de manejo conductual pero mas allá de eso, yo soy una profesional que se maneja por objetivos y con Diego no logro nada, ¿Tu notas que Diego ha avanzado en algo?-Vuelve a preguntar la TL

Si te manejas por objetivos dime cuales son y te diré si hay un avance o no, además Diego tiene un ritmo distinto que hay que respetar, yo puedo decirte que Diego viene de mutismo total, de no emitir ningún tipo de sonido y ahora además de que dice algunas palabras, esta introduciendo las silabas DA, DI, NA… - trato de explicar yo

Si pero esta usándolas de forma que distorsiona o sustituye otros fonemas…-acota la TL

En este punto la mente se me quedo un poco atascada porque mi pensamiento era pero: Esta expresándose, lo esta intentando y tu en lugar de ver el avance lo vez solo como un error mas y eso no es justo para Diego, no es justo para mi hijo.

Cuando volví mi mente al sitio la TL estaba explicando nuevamente que los niños aprenden a hablar diciendo la última silaba porque su memoria auditiva le permite recordar esa última frase, que luego hablan de forma telegráfica…

Otra vez la mente se me llena de pensamientos: Si, la teoría ya la se, pero que pasa si ese niño tiene un trastorno generalizado del desarrollo? ¿Aprende a hablar bajo los mismos parámetros?

…Y entonces comprendo tu posición de que yo soy la especialista pero no logro nada con Diego y estoy muy dispuesta a trabajar pero tendremos que cambiar la estrategia, porque Diego no me acepta…yo veo como el entra tan bien a la terapia de psicopedagogía y hasta saluda alegre a la terapista…- decía la TL en ese momento.

Si pero Diego paso por una etapa de adaptación en cada una de esas terapias y además de que supieron manejarlo conductualmente, no tienes que hacer ese tipo de comparaciones porque donde Diego tiene mayor compromiso es con el lenguaje y por eso el rechaza la terapia de lenguaje y prefiere las otras actividades- Trate de hacerle entender.

…Pero es que yo siento que lo estoy torturando y me da una vergüenza con los otros padres del niñito que que dirán, que estarán pensando, que quieren ayudar y su hijo esta perdiendo la terapia con esta situación… dijo la TL para mi gran sorpresa.

En mi cerebro se sucedían las palabras: Vergüenza, Conducta, Diego, Perder, Terapia, Dinero, Vergüenza, Diego…

Hago un paréntesis para aclarar que se que vivimos en sociedad, que debemos ser civilizados y respetar el derecho ajeno, pero no puedo soportar que una profesional que debe conocer los beneficios y riesgos de una terapia en grupo culpe a mi hijo de impedir que otro niño reciba su terapia, y quiero acotar que no se trata de una conducta extrema, no es un niño que se autoagreda o que golpee al otro niño, o que se descontrole totalmente, es un niño que se niega a hacer una actividad y llora por ello. Sinceramente esa posición de echarle la culpa a Diego y esa asociación de avergonzarse por ello, aunado al hecho de que saco a mi hijo a mitad de la terapia, era mas de lo que estaba dispuesta a soportar.

No soy especialista, pero no creo que sea correcto para el aprendizaje de ninguno de los dos niños, que si yo tengo una terapia en grupo y uno de los niños tiene una conducta disruptiva, la técnica sea abrir la puerta y sacarlo, supongo que habrá esos casos que el niño ponga en peligro al resto, pero ¿Por llorar?, creo que al sacar al niño de la terapia ambos aprenden que ante algo que no les guste si lloran evitan el trabajo. Yo desde mi ignorancia, habría puesto un juguete a su alcance y le diría algo así como “cuando te calmes jugamos” y habría continuado con la terapia con el otro niño, ignorando al que esta molesto, pienso que el solo ver la dinámica ya enseña a Diego, y en ese tiempo quizás se calme, quizás se acerque a ver la actividad del otro niño, quizás decida que puede responder al mismo tiempo que el otro niño, aunque no se entienda lo que diga, o quizás solo se pase el rato llorando, no lo sabremos. Por otro lado, si el niño llora porque no quiere responder una pregunta ¿Usted cree que repitiéndole otra mas rápido y mas alto lo va a hacer? ¿A quien le hablaba cuando le repetía una y otra vez las preguntas? Yo creo que se cubría las espaldas, algo así como “bueno que escuchen afuera que yo estoy haciendo mi trabajo es el niño el que no responde a la técnica”.

Mi paciencia llego al limite y dije:

Seguro se va escuchar muy fuerte pero lo tengo que decir: A mi no me importa lo que piensen los otros padres, a mi me importa Diego, los otros padres aceptaron la sesión de terapia con Diego, y tu dijiste que seria una prueba, si te preocupaba que esos padres “perdieran” terapia debiste darle sus 30 minutos primero y luego hacerles ver como un adicional la terapia con Diego.

Si pero ya viste que la semana pasada ellos dijeron que los retrasaba y no quisieron así- aclaro la TL

Bueno entonces no debió hacerse -Respondí yo

Pero es que yo estoy tratando de cambiar la estrategia y no puedo, el niño me rechaza…siguió la TL

¿Quiere decir que vas a abandonar?- pregunte

No, no, yo estoy dispuesta en todo, para lograr que Diego cambie su actitud hacia mi, no se, podemos hacer la terapia en un parque, en una plaza, o traer una torta y globos que Diego vea todo como una fiesta, o puedo ir a otra terapia de Diego, la terapia motriz, la psicopedagogica… tu me pasas buscando y yo…

La verdad desconecte en este momento los oídos, deje de escuchar las palabras porque empecé a escuchar su lenguaje corporal, eran dos lenguajes contradiciéndose:

Su voz decía que lo intentaría todo y que estaba muy dispuesta pero sus movimientos y todo su expresión corporal decian que no creía que funcionaria, que no quería, que no podía, que no estaba obligada y que no estaba interesada en hacer tamaño esfuerzo.

Y la verdad yo comprendí que era cierto que no funcionaria, porque ella aun en ese momento me proponía cambiar de ambiente, de lugar, de sitio no de estrategia, entonces visualice un paseo por un parque con una terapista diciéndole a Diego: Mira Diego un ARBOL, se dice ARBOL, mira Diego un MONO se dice MONOOOO… MONOOOO

O bien me imagine a la TL dentro de las otras terapias de Diego pidiéndole repetir, paradójicamente dichas terapias han sido muy estables, ya llevamos 2 años con los mismos terapistas y esto no significa que no se nos hayan presentado dificultades con el avance Diego: los rompecabezas, hacer el circulo, el garabato, llanto en la terapia motriz, claro que hemos tenido contratiempos, pero las propuestas han sido definidas pensando en Diego y han sido factibles, así que temí que en lugar de ayudar podría Diego terminar odiando todas las terapias.

Yo no soy terapista de lenguaje, pero se que ese pedir repetir una palabra tras otra NO FUNCIONA con Diego, no me importa con cuantos otros niños si funcione, pero con Diego no, quizás algunos estén pensando ¿Bueno y no es eso la terapia de lenguaje? Pues espero que haya otra forma, porque Diego responde mejor cuando se es firme pero sin una presión expresa en el lenguaje, cuando el juego es lo suficientemente apasionante y esta enfocado en la diversión es cuando responde a las preguntas que le hagas como ¿Qué es esto?, Como se llama aquello? De que color es el juguete tal? ¿De quien es esto? Diego los bomberos ayudan a bajar al gatito dicen ¡Ven Gato! ¿Cómo dice el bombero?. Todo esto de forma natural dentro del juego..

Esta es la estrategia que hasta ahora funciona con Diego, bueno con lo poco que pronuncia, por supuesto hay que afinar el oído porque sus respuestas a veces son sonidos que no se comprenden bien pero yo si noto que es una respuesta, es una interacción y que poco a poco va mejorando la pronunciación, de una simple entonación a una pronunciación de solo una silaba (la primera o la ultima por lo general) y así poco a poco a poco y con constancia de palabra en palabra.

Pregunto ¿Esto es terapia del lenguaje? ¿O esto es una invento que hago yo como mamá y que lo adecuo al caso particular de Diego? ¿Será que le estoy pidiendo demasiado a la TL?

La TL termina su exposición sobre el cambio de ambiente/dinámica para la terapia y yo empecé a decirle que le avisaría que me decían los otros terapistas, cuando Diego nos interrumpió muy urgido para decirme que quería hacer pupu!!! Así con sus sonidos onomatopeyicos y con sus gestos pero comunicándose.

Corrimos al baño, la TL desde afuera de la puerta del baño nos aviso que debía volver al consultorio con el otro niño, que le llamara luego y hasta allí quedo nuestra conversación.

Diego no logro hacer pupu, estaba incomodo, no quería sentarse en la poseta, seguía pidiendo el vasito verde, así que le vestí y nos dispusimos a salir, pero antes me fui a lavar las manos, entonces vi mi imagen en el espejo frente al lavabo: La viva imagen del cansancio, del agotamiento.

Tome de la mano a mi niño y salí a enfrentar la mirada de los demás padres en la sala de espera rumbo a la puerta de salida, sentí lo que sienten todas las personas cuando se les excluye sin importar cual sea la razón, comprendí lo que se siente ante la etiqueta de casos difíciles, severos, imposibles. Las miradas decían algo así como pobrecitos pero son ellos los que se tienen que ir por el bien de los demás niños, porque no encajan, porque es un caso “diferente”.

La vista nublada, los ojos anegados, la mente confusa, el pulso acelerado, la angustia galopante, hice el camino desde el consultorio hacia el estacionamiento con lágrimas corriendo por el rostro y con paso lento pero decidido, percibiendo claramente que era solo cosa de la impresión del momento, que muchas veces pasaremos por malos ratos, pero sabiendo que eso no nos detendrá, y claro esta, valorando el millón de momentos felices que Gracias a Dios disfrutamos también y así nos fuimos rumbo a casa.


Todo este cuento no es para polemizar en quien tiene la razón o no, se que nadie tiene la verdad absoluta, ni para caer en un ¿Quien hizo bien? ¿Quien hizo mal?, o hacer de esto un chisme que ella dijo, que yo dije, no, no, no, ese no es mi interés, este cuento es para exponer una realidad que vivimos las familias con discapacidad, y que a veces se callan porque son cosas "desagradables" para conversar, solo se escucha como rumores confidenciales entre los padres o entre colegas terapistas.

Pueden ser muchas y muy variadas las razones por las cuales nos paseamos de terapista en terapista, o de escuela en escuela, o de medico en medico: Dinero, cupos, horarios, técnicas, capacidades, desacuerdo con una propuesta de trabajo, ausencia de planes concretos o simplemente porque el profesional no quiere estresarse y no quiere atender cierto tipo de discapacidades, después de todo si te puedes ganar el dinero fácil ¿Por que complicarse?.

Los Trastornos del Espectro Autista pueden ser complejos y no todos están preparados para trabajar con ellos y están en su derecho a decir que no.

Los terapistas son seres humanos y como en cualquier otra profesión pueden ser muy buenos para ciertos trastornos pero poco preparados para otros, creo que las personas somos como una especie de Ying Yang siempre habrá Positivo y lo Negativo, cada quien que vea en su balanza, sin miedo, cuanto positivo y cuanto negativo hay, y no se olviden que no basta que se sepa hacer sino que se quiera hacer.

En este caso para mi esta muy claro, no es nada personal pero...

¡You are Fired!

9 comentarios:

María mamá de Javi dijo...

Betza, comparto todo lo que dices y espero de todo corazón que encuentres a la persona adecuada para trabajar con Diego.
Pienso y aveces lo discuto con Javier, que las personas que trabajan con nuestros niños deben tener un compromiso moral por encima del resto, al igual que pienso que la recompensa emocional y la satisfacción personal es mucho mayor. Una cosa compensa la otra. Siento que haya personas así, que no tengan ese compromiso o que no sepan asumir sus errores.
Estoy totalmente de acuerdo que en el juego y en sus intereses esta el cabo del que tirar para que nuestros niños hablen.
Te deseo mucha suerte y que encuentres un buen profesional que sepa ayudar al Diego, con el potencial que tiene este niño!!!

SUERTE Y MUCHO ÁNIMO.
Muchos besos

Georgina y mi bebe Nicolas. dijo...

Hola Betza, te estoy leyendo, que momento, comprendo perfecto la situacion, las lagrimas. Asi nos toca vivir, pero siempre con los momentos buenos por delante.

Beatriz y Fernando dijo...

Definitivamente esa tipa (no merece que le diga terapista) no quiere trabajar con Diego, desde que te preguntó por primera vez Que propones? senti como que lo que queria que le respondieras era que lo sacarías, pero queria que tu te lo llevaras, no echarlo ella, no merece tener a diego como alumno!! Siempre he dicho esto, por Dios, primero logren captar y atraer su atención y luego envienle la informacion que desean y tendran la respuesta deseada!! Es tan fácil captar su atención con juegos, con expresiones, con risas, en fin, hay que tener aparte de conocimientos muchs CREATIVIDAD con nuestros niños.. Suerte, y pidele a dios que te guie en el camino que conduce hasta LA terapista de Diego José!!

Betzabe dijo...

Maria ciertamente los profesionales que trabajan con niños con discapacidad necesitan tener ciertas capacidades, habilidades y formación personal, no solo se trata del currículo de la universidad porque:

Tratan con el público así que deben saber de Relaciones Interpersonales,
Tratan con dinero deben saber de presupuestos, planes de pago y perfil de desembolso,
Tratan con diferentes tipos de trastornos y deberían conocer sobre ellos, y además,
Tratan con niños con muy bajos niveles de tolerancias así que deben saber manejar conductas disruptivas.
Tratan con Competencias, Metas y Objetivos a alcanzar en el desarrollo del niño, asi que deben conocer sobre formulacion clara y medible de objetivos y de seguimiento a planes.

A parte de eso creo que deben tener un mínimo de habilidades políticas para salir de atolladeros con más delicadeza U_U

Betzabe dijo...

Bea y yendo mas allá, creo que cuando empezó a decirme “que no sabia porque Diego no hablaba” realmente me estaba diciendo que no sabia como trabajar con Diego, supongo que con la misma esperanza que yo buscara a otra persona, pero por galla (léase pendeja) pensé que estaba siendo franca al decirme que estaba desorientada y que debia reformular la estrategia con Diego, algo que yo comprendo porque Diego no es cualquier caso, y es un impacto ver a un niño de aspecto tan normal, entender todo lo que se dice y luego cuando abre la boca para hablar parece que hablara bajo el agua con unos sonidos ininteligibles T.T

Lo cierto es que esta en su derecho de decir no lo quiero atender porque no lo se manejar ni conductualmente ni logro hacer que hable, pero hacernos pasar por ese momento tan desagradable, de verdad creo que fue demasiado.

Betzabe dijo...

Georgina creo que poco a poco nos vamos preparando para momentos así, que no deberían ocurrir pero que pasan, son momentos muy duros, pero supongo que que lo boten a uno de la forma mas sutil, profesional y educada igual va a doler un montón.

Y para ser justos no creo que la terapista tampoco la haya pasado bien, ni haya sido su intención crear todo aquel caos, creo que fue su inexperiencia y su falta de fogueo lo que inicio toda esta situación que no supo manejar y que termino en el retiro de Diego del consultorio.

Y buscar otro terapista de lenguaje claro que vamos a buscar, pero esta vez tengo mas conocimiento: El/La Terapista hará su evaluación a Diego… pero yo le entrevistare y le evaluare a ella o el.

Porque ya no estoy perdida sobre que perfil debe tener un terapista, mejor dicho ahora se lo que busco, y contrario a lo que muchos piensan si la(o) voy a encontrar, no será la persona perfecta porque eso no existe, pero si será una persona con la que tendremos las reglas muy claritas.

sarah dijo...

La verdad es que así sucede muchas veces. Y así vamos de profesional a profesional hasta dar con el adecuado. Luego, no es raro hablar con otras madres y que te digan que aquel terapeuta le está yendo muy bien a su hijo, pero es que no todos los chicos son iguales ni responden igual.
Esta mujer que te tocó sin duda le quedaba grande este trabajo, así que nada se ha perdido, a buscar al mejor ahora para Diego, que ya está al caer.
Te mando muchos besos!

Beatriz y Fernando dijo...

Betza, acabo de leer lo que le escribiste a Georgina y me identifico en esto: TODOS, TODOS los profesionales evalúan a nuestros niños, y siempre he dicho que despues que ellos los evaluan, debemos entonces nosotros decirles, bueno, ahora lo evaluaré yo a Ud. para ver si está en capacidad de tener el HONOR de tener a mi hijo entre sus alumnos. De verdad que tal vez nos evitariamos menos malos ratos..

daniro dijo...

betzabe sabes que?? cambia de terapista de lenguaje yo probe con casi todas y di con la que sabe se llama LOURDES de mis huellas!! es del peru y tiene una metodologia buenisima es una persona muy responsable!! nadie habla de ella, es un tesoro escondido te la recomiendo!! de hecho a ella le debo que daniro hoy me este mencionando varias palabras y tu sabes que daniro era sumamente mudo!! pero mudisimo!!

llamame y te doy el contacto de lordes! a mi de esta saliendo todo de maravilla con ella, de resto de verdad que te digo!! no tienen una metodologia clara y parecieran mas bien psicopedagogas siendo terapistas de lenguaje

vete con lourdes y dile que yo la recomende!! ella utiliza la tecnica que aplicaba nair vivas una excelente fonoaudiologa de colombia que dio las primeras sesionesa daniro en san cristobal que por razones de trabajo no pude seguir asistiendo obviamente porque estabamos de polo a polo pero mira siempre soñe con conseguir a una Nair y definitivamente para mi lourdes es mas que nair!! es ordenada, cumple el horario, respeta la individualidad de cada niño sabe estudiar al niño y discriminar sus deficiencias,da terapias especiales de modulacion , musculatura eso que le dicen tecnicas orofaciales!! mira no te digo mas vete con ella! y luego hablamos dile que de parte mia, yo le estoy dando dos horas diarias a daniro y empece con una hr lo unico es que esta muy ocupada pero algun huequito puedes conseguir!! eso si con ella tienes que mantener una rutina diaria ! trabaja los sabados tambien!!

que dios te bendiga espero que mi propuesta te brinde un camino mejor! por otro lado tengo ellibro more that word que usan en pto rico las terapistas de tomatis! lo compre por internet y mne a ayudado enormemente ! pongamonos de acuerdo para darte una copia.

saludos

Entradas populares

Se ha producido un error en este gadget.