Sobre este blog

Diego es un bebe que, como muchos, tiene un Trastorno Generalizado del Desarrollo No Especificado. La tasa de nacimientos con este tipo de diagnóstico se dice ha crecido exponencialmente en los ultimos años, sobre todo en el estado Bolivar, Venezuela.

En este blog compartimos sus avances, sus logros, cómo ha influido en la vida de nosotros sus padres, familiares y amigos.

Esperamos llegar al corazón de cada uno de nuestros visitantes para crear conciencia sobre la necesidad de respetar los derechos de los que son diferentes y en colaborar para hacer mas corto el camino hacia su integración a una sociedad que brinde oportunidades a todos.

martes, 23 de noviembre de 2010

Semana de Arreglos en Casa

Este Domingo tomamos fuerzas para hacer algunos arreglos en la casa, retocar algunas paredes con pintura y comenzar a sacar los adornos Navideños. El efecto en Diego ha sido simplemente maravilloso, ahora entiendo el significado de la frase “La Navidad le pertenece a los niños”.

El año pasado no hubo Navidad para nosotros, ni siquiera pensé en sacar nada, el duelo por la muerte de mi primo era demasiado intenso y no tenia ánimos de nada, pensé que Diego tan pequeño no se fijaría en esas cosas, y la verdad no puedo decir que haya reclamado o extrañado no ver decoraciones en casa cuando las casas vecinas brillaban cada noche con miles de luces y adornos.

Este año decidí que es importante para el aprendizaje de Diego estar expuesto a las tradiciones Decembrinas, aunque el animo no este del todo bien, nos fajamos en familia a iniciar los arreglos de la casa.

Cuando Diego vio el juego de rodillo y batea, brochas y lata de pintura su emoción fue inmensa, inmediatamente lo asocio a un capitulo de Many a la Obra y estaba loquito por abrir la lata de pintura, mas cuando vió a su papa usar un destornillador para abrir la lata, era justo como en el programa de TV. Diego repartió las herramientas según su conveniencia: Una brocha para él, una brocha para su papa y el rodillo para mi, como había trabajo previo que hacer, como barrer y pasar el escobillón para sacudir las paredes, Diego nos persiguió y recogía y nos devolvía la brocha cada vez que la dejábamos en algún sitio mientras hacíamos esas actividades, Diego quería que tomáramos la brocha de inmediato para empezar a pintar que es lo que le interesaba.

Temí una rabieta cuando esperando para que su papa abriera la lata de pintura Diego comenzó a decir que iba a pintar de azul las paredes, ufff la lata de pintura era de color blanco, le repetí varias veces que no había color azul sino blanco y Diego se enojaba cuando le decía que no seria color azul.

Sin embargo la emoción de pintar hizo que apenas viera la pintura blanca se olvidara del azul y quisiera de inmediato mojar su brocha y ponerse a pintar. Que emoción la de mi niño, le ayude a meter su brocha sin llenarla demasiado de pintura y de inmediato a pintar, dió brochazos de aqui y de allá, los primeros minutos fue un poco caótico, la brocha goteaba, Diego no tenia conciencia de que no debía recortarse de la pared, se mancho las manos y quería irse a lavar de inmediato, regresaba y al minuto otra mancha y de vuelta al lavabo, se mancho una cholita y se la saco y la metió al lavamanos, luego se percato que se había manchado una rodilla y lo encontré subido a un banco a punto de trepar al lavamanos para intentar sacarse la mancha.

Le lave la pierna pero se fijo que también tenia pintura en el pantaloncito, tuve que quitárselo porque hizo caso omiso a mis frases de: Al final te bañas Diego, cuando termines te cambiamos, así que el pintor pronto quedo en franela e interiores porque no aceptaba estar manchado y menos con ropa sucia.

Empecé a estresarme porque no podía pintar y vigilar la lavadera de manos de Diego, pero mi hijo me hizo reaccionar como siempre; acababa de regresar del baño, con tantas interrupciones no habíamos acabado ni media pared, Diego saco su brocha full pintura y dejo un reguero de gotas en el piso, la mitad cayeron fuera del papel protector, seque el piso con impaciencia y cuando Diego vino con su brocha a meterla nuevamente al pote de pintura le dije autoritariamente: ¡No Diego mas pintura no! Y quite de su alcance el pote de pintura.

¡Mi Dios!, ¡La cara que puso mi hijo!, se echo a llorar pero a llorar de verdad verdad, indignado, dolido, ofendido por mi medida “arbitraria y abusiva”, el que quería colaborar y yo que lo excluía solo por unas cuantas manchas que tenían remedio, a decir verdad que hasta el mismo Diego podía ayudar a limpiar. Era mas fácil apartarlo que tomar su manito y con paciencia enseñarle a meter la brocha y solo tomar un poco de pintura, era mas fácil enojarse que enseñarle a mantenerse dentro del papel protector, era mas fácil gritar que explicarle donde debía pintar.

Le di mil besos y le pedí disculpas, le pedí que no llorara mas y le prometí que le ayudaría a pintar, acerque el pote de pintura y le fui explicando como hacerlo, cuando el metía su brocha yo le decía un poquito + señal de poquito, y Diego empezó pronto a medirse, aunque no faltaba la ocasión en que zambullera media brocha, eran mas las ocasiones en que solo mojaba la punta.

Le explique que debía pintar las manchas de la pared, mira Diego tapa lo sucio aquí guacatela, allá guacatela, pinta con tu brocha, rapidísimo entendió que debía tapar el sucio, tanto así que cuando me vio tapar unas rayas de marcador naranja (hechas por el artista Diego hace unos meses) apenas me di la vuelta fue a buscar el mismo marcador naranja y con una mano rayaba la pared y con la otra la pintaba, que niño mas vivo!!!

Estuvo tan entusiasmado que se mancho por doquier y dejo de molestarle, creo que fue entendiendo que no pasaba nada si nos manchábamos un poco, me seguía a todas partes, me señalaba donde el papel periódico se movía y ya no protegía el piso, y le vi tratar de quitar de la pared que pintaba algunos pelos que se caian de la brocha, ¡Queria hacer un excelente trabajo!. Mudaba su banquito para ponerlo juntito al mio, a ratos decía mama yooo (mama y yo), su papi le dijo que se fuera con el a pintar y Diego se negó, quería estar al lado de esta bruja gritona arrepentida.

Le engañamos un poquitin porque apenas se acabo la primera mezcla de pintura le hicimos creer que se había acabado y le subí a darse un baño, a comer y a tomar la siesta y mientras dormía aprovechamos y pintamos rápidamente las paredes que faltaban.

Su papi armo el arbolito y le puso las primeras luces, y cuando Diego despertó lo llevo a verlo, Diego estaba feliz, aunque aun no estaba listo para colgar los adornos no pudimos negarnos a su petición de colgar estrellitas, estaba demasiado feliz para decirle que no.

Hasta me invito a bailar cuando escucho la música de un Santo Claus sobre un caballito a pilas, sus manitos extendidas pidiéndome ir a bailar son de esas imágenes que se graban en el corazón.



Así que toda esta semana pensamos ir poco a poco por las noches completando el árbol de navidad, porque con un niño en casa la Navidad no puede pasar por debajo de la mesa, estoy segura de que este año el árbol quedara muy hermoso con este encantador ayudante que tengo, por ahora el árbol luce adornos solo en las ramas que no superan el metro de altura.

10 comentarios:

Albertina dijo...

Qué hermosa entrada, qué bonitas sensaciones para Diego!!

Mi marido es venezolano también, me ha encantado leerte :)

100% Mamá dijo...

que lindooooo, los niños disfrutan ayudando, aunque nos dejen la escoba, jejeje

cariños betza

QueridoQuique(Concha) dijo...

Me he divertido mucho con la entrada!!!
Oye, si te animas te vienes a casa con Diego... que nosotros ya necesitamos un poquito de pintura!!! jajaja
Besos.
Concha.

Ricard dijo...

Hola Betza.
Es muy importante hacer participes a nuestros pequeños de las actividades del hogar, sobretodo si son un tanto extrahordinarias.
Me he divertido mucho leyendo esta entrada.
Por cierto, ya tengo los guantes de Diego listos para enviarlos a la direccion que me indicaste.
Espero que le gusten.
Te avisare una vez esten enviados para que estes atenta para recibirlos.
Un abrazo muy fuerte, corazon.
Besitos a Diego.
Ricard

Betzabe dijo...

Cierto Albertina son lindas sensacione spara Diego, y entenderas muchos de nuestros modismos no? con un marido venezolano ya sabras que es una cuaima, que pa lante es pa alla y que una birra mata el ratón? jajaja

Betzabe dijo...

Pam,todos las experiencias dejan huellas... o mejor dicho la escoba y el coleto jijijij es inevitable!!

mariagloria dijo...

Qué linda entrada Betza muy divertida, Diego es todo un campeón!! aqui Jazmin me ayuda a poner la mesa, llevar las ropas al lavarropa , guardar sus zapatitos y ahora estamos con guardar sus ropas que se planchan hay días estupendos pero otros ufff tira todo, muchos besitos a Diego

Betzabe dijo...

Ricard mil gracias amigo, tienes un corazon de oro, estare muy pendiente, no sabes el alivio que sera recibirlos, hoy un papa de un compañerito de Diego me dijo que estaba pensando en comprar medias para simular guantes jijiji es que estamos desesperados!!!

Tati dijo...

Dieguito, a su corta edad, y a pesar de sus dificultades en la vida, ¡Ya es mi ejemplo! Quiero seguir adelante, a pesar de todo. En mi caso, para mí, el planeta está enfermo ¡Hay que curarlo! Tanta maldad, contaminación, odio ¡NO DEBERÍA EXISTIR! Pero si no existiera, estaríamos en el Paraíso, y no habría necesidad de morir ¡ARRIBA LA VIDA! Diego es mi gran ejemplo :)

Betzabe dijo...

Maria gloria Diego esta en la atapa de que quiere ayudar...pero no es ayuda precisamente lo que hace jajaja, es un divino desastre!!

Entradas populares

Se ha producido un error en este gadget.