Sobre este blog

Diego es un bebe que, como muchos, tiene un Trastorno Generalizado del Desarrollo No Especificado. La tasa de nacimientos con este tipo de diagnóstico se dice ha crecido exponencialmente en los ultimos años, sobre todo en el estado Bolivar, Venezuela.

En este blog compartimos sus avances, sus logros, cómo ha influido en la vida de nosotros sus padres, familiares y amigos.

Esperamos llegar al corazón de cada uno de nuestros visitantes para crear conciencia sobre la necesidad de respetar los derechos de los que son diferentes y en colaborar para hacer mas corto el camino hacia su integración a una sociedad que brinde oportunidades a todos.

jueves, 9 de diciembre de 2010

Diego se pone las botas

Diego ha aprendido una nueva habilidad que supongo le será muy útil en la vida, por lo que a juzgar les dejo:


El fin de semana nos vestimos de campaña y salimos a recorrer la ciudad con 3 objetivos claramente definidos. Comprar a como de lugar:

Un gorro navideño de color verde.

Una bufanda de color verde.

Unos guantes de color rojo.

Es parte del traje para el acto de navidad del colegio de Diego y ya era el último fin de semana que podríamos dedicarle mas tiempo porque el Acto es este Viernes, primero fuimos a una Feria de Buhoneros.

Casi entrando conseguimos el Gorro Verde, yo alucinada de encontrarlo tal y como lo imaginaba y Diego feliz de ver una pelotas enormes, Arnaldo pago nuestra adquisición y entramos al entresijo de pasillos super angostos y atiborrados de puestos de venta de ropa en su mayoría, pero también de música, adornos, juguetes y otras chucherias navideñas. El sitio es en realidad una gran carpa plástica, al que le han adaptado un aire acondicionado que da la pelea a la humedad, temperatura y olores a artículos recién sacados de sus cajas preservantes y en donde han colocado alfombras que cubren los pisos.

Creo que al segundo pasillo recorrido ya Diego comenzó a pedir: Vamonos mama, bueno no dice exactamente “Vamonos mama” pero se expresa así:

-Mamma aoooo (Chao=Adiós) y agita su mano en forma de despedida.

-Ya va Diego vamos a ver la ropa un ratito -y el dice No, no, no agitando su dedito índice al mismo tiempo, lloriquea y a ratos pide que lo carguen.

Torturar a Diego dentro de ese barullo de gente, voces y olores rindió frutos porque también conseguimos la bufanda, y justo a tiempo porque a Diego le empezó una alergia, tenia comezón en todo en la cabeza, y una erupción en la cara y el cuello y era inminente la salida del lugar. Mas los guantes no aparecieron ni de adultos, ni de niños, ni en ningún color.

Así que decidimos ir a una supertienda por departamentos bastante popular que acaba de reabrir sus puertas en la ciudad, aquello era un caos, empezando con que no pudimos acceder al estacionamiento del lugar, tuvimos que estacionar en un sitio cercano y caminar hasta el local, notamos que aun no esta totalmente terminado, le faltan muchos detalles de acabado a la construcción y hay todo un piso sin abrir y limpiándolo, huele a cemento fresco y hay muchos trabajadores hiendo de aquí y de allá, subimos y comenzamos a rastrear los guantes, 3 pisos de mercancía y ni un solo par de guantes rojos, nos aventuramos a entrar al departamento de juguetes, porque justo al final se veían unos disfraces y pensé que quizás podía encontrar guantes, Diego estuvo fascinado, nos mostraba todo lo que le parecía genial, y era fácil darse cuenta que habían juguetes que le llamaban la atención mas que otros, cuando encontró un juego de palos de golf se sentó en el piso revisarlo, Arnaldo dijo la frase que yo estaba pensando al verlo: ¡Ay coño se instalo!.

Pensé que no iba a querer levantarse sin llevarse el juguete, pero cuando le pedimos continuar dejo el paquete y siguió…

Solo para detenerse mas adelante ante un paquete de dos guantes y una pequeña pera de boxeo del Hombre Araña, le dejamos ponérselos y tratar de golpear la pera de boxeo y su cara era pura emoción y alegría. Para el una pelea de boxeo es algo así como una película cómica, Diego no asocia el Boxeo con violencia sino con comicidad, se desternilla de los traspiés o de los tumbos con cada golpe que reciben los contrincantes, en estos días Arnaldo haciendo zapping en la TV se encontró con la repetición de la pelea de Pacquiao y Margarito y por toda la publicidad que tuvo el caso se quedo un rato mirando, Diego estaba a su lado, yo no me di cuenta de que estaba viendo violencia hasta que escuche sus carcajadas y voltee a mirar que había en la TV que le daba tanta risa. Entonces Arnaldo no pudimos evitar la risa de ver a Diego tan divertido, cualquiera pensaría que se impresionaría con los golpes, pero no, a el le causa harta risa.

Lo cierto es que Diego, quizás pensando en lo divertido y gracioso que es boxear tomo los guantes y puso en práctica esa nueva habilidad desarrollada: Poner una perfecta cara de Gato con Botas de Shrek

Arnaldo y yo nos quedamos embelesados con esa carita, luego nos miramos sabiendo que estabamos convencidos por esa carita, Ayyy cielo no es costoso por favor vamos a comprárselo…

Y mi esposo dijo, es que no es tanto el costo es la tremenda cola que hay para pagar…

Pues con esa carita me convenció hasta de hacer la increíble fila para pagar. Apenas le dijimos puedes quedártelo… corrió a buscar el paquete de los palos de Golf!!!!

Es que es un Gato con Botas Shrek perfecto!!!

Para resumir estuvimos un largo rato en una cola para pagar, allí tuvimos otra situación que saca a colación que Diego tiene una particular forma de entender las peleas siempre que no sean con el claro. Después de estar unos 20 minutos haciendo fila, varias mujeres se pararon a un lado de nuestra fila, me puse alerta y las personas detrás de mi también, cuando avanzaba la fila nos dedicamos a ordenarnos con presteza y no permitir que las abusivas se metieran a la fila. De pronto una de las mujeres en la cola paralela dice:

-Yo voy detrás de ella- Señalando a la señora que esta delante de mi, yo tengo a Diego cargado y le respondo muy firmemente:

-No señor, YO voy detrás de esta señora y tengo un buen rato aquí.

- Pero es que eran dos colas ¿que paso pues?

La mujer que esta detrás de mí entra en la discusión y dice:

¿Cuales dos colas? Aquí hay UNA sola cola y levanta la mano señalando con el dedo índice muy marcadamente.

Les juro que en medio de esa tensión se escucho la carcajada de mi hijo, no se que decía solo podía entenderle que imitaba a la mujer de atrás porque decía UNO, uno y agitaba el dedito índice.

La verdad yo quería reírme pero me preocupaba que las abusivas que pretendían entrar a la fila se ofendieran y pusieran violentas, pero desistieron y se fueron, y Diego siguió riendo y llamado la atención de la mujer de atrás que había dicho esa frase tan graciosa: “Una sola cola”, cuando la mujer le correspondía con una sonrisa Diego ocultaba la cara en mi cuello y reía.

-Ayyy Diego ya te enamoraste chico.

Y esto a Diego le causaba mas risa y ponía una cariiiiita ¡!!!

Ay que mi hijo ya aprendió hacer caras manipuladoras!!!

Al final la fila donde estaba Arnaldo corrió más rápido y pudimos salir del sitio con los paquetes de Diego, porque ya estaba estresadillo por querer pasar rápidamente apagar y largarse, lo mismo que estarían pensando todos en la fila.



PD: ¿Por que rayos la gente a cada rato se antoja de pedir un permiso para pasar justo en frente de ti cuando estas en una fila?

2 comentarios:

Rosio dijo...

Betza:
Eso de reirse de la gente que pelea o se cae también le pasa a Mika, seguramente piensan que las peleas son una especie de juego.
Me encanta esa última foto de Diego se le va más grande y más gordito, todo un primor.
Cariños,
Rosio

María mamá de Javi dijo...

Jajaja, Diego es tremendo.
Me lo imagino con esa carita, para decirle que no!!!
Muchos besos

Entradas populares

Se ha producido un error en este gadget.