Sobre este blog

Diego es un bebe que, como muchos, tiene un Trastorno Generalizado del Desarrollo No Especificado. La tasa de nacimientos con este tipo de diagnóstico se dice ha crecido exponencialmente en los ultimos años, sobre todo en el estado Bolivar, Venezuela.

En este blog compartimos sus avances, sus logros, cómo ha influido en la vida de nosotros sus padres, familiares y amigos.

Esperamos llegar al corazón de cada uno de nuestros visitantes para crear conciencia sobre la necesidad de respetar los derechos de los que son diferentes y en colaborar para hacer mas corto el camino hacia su integración a una sociedad que brinde oportunidades a todos.

miércoles, 1 de diciembre de 2010

Y como broche final del dia: Golfito


Sigo pensando que nuestra rutina del Miércoles es una locura, aun no consigo como mejorarla pero afortunadamente Diego aunque protesta un poco la cumple bastante bien, a mi me agota por completo y yo después de mi rutina laboral, solo soy la chofer y la que espera sentada en una sala conversando con otras mamas y otras veces solo mirando noticias desde mi teléfono móvil.

Diego sale alas 7:30 AM de la casa con su Papa directo al colegio, previamente ha pasado por las actividades de higiene personal Cepillado y Baño de los cuales no es muy amigo, y de la pelea diaria para que se levante, desayune, se vista, deje de ver TV y salga con su papi, por supuestos hay días en los que todo es rápido y fácil y otros en los que todo es un caos con fondo musical de llanto. Diego ha aprendido algunas estrategias para demorar la salida:

Pide el vasito sanitario y se sienta en medio de la habitación para poder ver la TV, le puedes preguntar un millón de veces si ya termino y el seguirá diciendo que no, solo para quedarse mas tiempo viendo TV.

Igual para sacarle del agua, aunque protesta un montón para meterse a la bañera luego pide el cepillo de dientes azul, el vasito de cepillado y se pone a jugar dentro de la bañera, luego empieza la pelea porque no quiere salir y pide que le dejen un ratito mas, yo le saco el tapón a la bañera y dejo que se quede sin agua, hay días permite que le bañe paradito y otras hay que hacer toda la rutina de la bañera.

En el colegio esta desde las 8: 00 am A 4:00 pm, a esa hora le voy a recoger yo, salgo de mi trabajo 25 minutos antes porque el colegio esta distante pero tomo una autopista rápida y por lo general bastante despejada, así que puedo estar allí a tiempo, apenas me lo entregan en el Cole, le explico que debemos ir corriendo a la terapia de psicopedagogía, desde que se lo anuncio comienza a protestar, tenemos el tiempo justo para ir desde el colegio hasta el centro de terapias pues queda cerca e inicia a las 4:15 pm, apenas llega a la terapia le llevo al baño y entra a la sesión de 45 minutos, la psicopetarapeuta ha manifestado que Diego protesta, que esta flojo y que no tiene la misma atención, antes iba de 8:00 AM a 8:45 AM, creo que este cambio tiene sus consecuencias, no es igual recibir terapia comenzando el día que cuando ya estamos finalizando la tarde.

Salimos de allí y tenemos 10 minutos para dar la vuelta a la manzana y entrar a 30 minutos de nada menos y nada más que terapia motriz. Diego se lanza sus 30 minutos de ejercicios físicos, y aunque completa todo yo le noto como por ejemplo se le dificulta aun mas la actividad de ponerse los zapatos el solito como se lo exige su terapista. Les digo que yo afuera sentada en la sala de espera a esa hora estoy exhausta, solo sueño con llegar a la casa, sacarme la ropa, los tacones y no saber de nada ni nadie.

Pero tengo que primero transitar media ciudad para llegar allá y cruzar los dedos para que Diego haga el recorrido serenamente y no llorando por algún motivo, ese día, al pasar frente al centro comercial de su preferencia, comenzó a pedirme entrar, le dije que ya habíamos entrado el día anterior y me hizo el gesto de “un poquito mas” y con eso y su mirada de anhelo me convenció, imagínense, después de toda esa actividad yo estaba a punto de sacarme los zapatos y caminar el centro comercial a la usanza indígena con la pata en el suelo. Diego subió a los carros mecánicos, nos tomamos la libertada de mandar nuestras dietas bajas de azúcar a la porra y cenamos Churros calientitos y bañados de arequipe, tomamos cada uno un vaso extra grande de te de durazno, y cuando ya nos disponíamos a regresar a la casa Diego vio el juego del Golfito.

Fui a preguntar como era el juego, se cancelan 20 Bs el equivalente a unos 2 dólares y te dan un palo de golf a tu medida y una pelota y tienes derecho a realizar el recorrido de las 6 u 8 campos de Golfito, me pareció adecuado porque se juega al ritmo del jugador, y no hay presiones de tiempo solo de completar el recorrido.

Pero me sorprendí muy gratamente cuando vi que el Joven que atiende el juego también es quien da las lecciones básicas de Golf a los jugadores, tiene un paciencia maravillosa y una gran facilidad para la comunicación, enseño a Diego a pararse correctamente, a tomar el palo de golf y ha dar los golpes, además le mostró cual era el objetivo del juego, hacer pasar la pelota por el túnel y meterla en el hoyo, ni una sola vez hablo de “en la menor cantidad de golpes posibles” y estuvo acompañándonos en casi todas las pistas para asesorar al pequeño jugador, creo que los niños pueden sentir cuando se les enseña con ganas, con serenidad, sin presiones, porque nunca había visto a Diego respetar tan bien las reglas a la primera, ni siquiera conmigo que siempre me atacan los nervios y termino llena de ansiedad.

Por supuesto, Diego no tardo en modificar las reglas: Comenzó parándose en el principio de la pista, luego cambio a poner la pelota a mitad del recorrido hacia el hoyo, y al final ponía la pelota justo al lado del hoyo.

Note que Diego solo puede golpear la pelota haciendo el movimiento con el palo de Derecha a Izquierda, cuando la pelota queda mas cerca del lado izquierdo, se mueve y se acomoda para quedar de tal forma que pueda hacer el golpe Derecha-Izquierda.

¡Fue muy divertido!

Tome varias fotos, aunque no están nítidas, muestran las aventuras de Diego en el golfito.

video


PD: Dios ahora cada vez que pasamos por el nononia (Orinokia) Diego pide otro poquito con sus manitos.

2 comentarios:

Cristina dijo...

Betza,las mañanas de Diego que has descrito son del estilo de Santi y Natalia...mi marido (és el que los lleva al cole) un dia se cortará las venas,ja,ja...la verdad és que es un ajetreo diario...
lo de golfito me parece muy guay,seguro lo pasó pipa.
un besote.

Graciela dijo...

Betza me agoté con las corridas, pensar que me hacía un rally cuando pequeñas...ahhh es la edad! jajaja

Me encanta el juego del golf, muchos años lo he practicado en cancha y cuando mis hijas eran pequeñas en vacaciones de mamá: aprendían a nadar y a jugar al golf...nos divertíamos con el profe!!!

Ahora pide que lo lleves! prueba vos!

Besos mis tesoros :)

Entradas populares

Se ha producido un error en este gadget.