Sobre este blog

Diego es un bebe que, como muchos, tiene un Trastorno Generalizado del Desarrollo No Especificado. La tasa de nacimientos con este tipo de diagnóstico se dice ha crecido exponencialmente en los ultimos años, sobre todo en el estado Bolivar, Venezuela.

En este blog compartimos sus avances, sus logros, cómo ha influido en la vida de nosotros sus padres, familiares y amigos.

Esperamos llegar al corazón de cada uno de nuestros visitantes para crear conciencia sobre la necesidad de respetar los derechos de los que son diferentes y en colaborar para hacer mas corto el camino hacia su integración a una sociedad que brinde oportunidades a todos.

miércoles, 12 de enero de 2011

En Patineta al Orinokia




Ayer llegue a casa un poco mas tarde de lo habitual, Diego ya había salido de sus 3,5 horas de terapia en casa, como siempre terminan la terapia con una sesión de manejar triciclo frente a la casa, aun Diego no pedalea, aunque ya casi alcanza del todo los pedales, sus piernitas no tienen la fuerza necesaria para moverlos desde el ángulo que le presenta este triciclo, así que aun nos toca mucha paciencia y práctica.

Como llegue mas tarde de lo habitual, la tutora ya se había ido y Diego estaba con su papa, eran un cuadro muy particular:

Arnaldo sentado en una silla frente a la casa trabajando con su computadora portátil, ya me había enviado un mensaje al teléfono celular: Tu hijito te esta esperando.

Pero no me imagine que Diego se había negado a entrar a la casa, ya estaba oscuro y Diego quería seguir afuera esperándome mientras se entretenía manejando su triciclo.

Apenas me estacione frente a la casa, Diego dejo el triciclo y corrió hacia mi puerta del carro, que delicia es recibir ese abrazo, esos besos, ver esa carita de alegría, de apremio por hacerme entrar a la casa, mientras yo le llenaba de preguntas:

-¿Como te fue Diego? ¿Que hiciste? ¿Te portaste bien?

Diego dice Mgguuu, MMguuu

-¿Vino tu tutora.?

-Shiii

Luego simula que escribe haciendo que una manito es la hoja y el índice de su otra mano es el lapiz mientras dice OOOO, OOO

-¿Escribiste con la tutora?

-Shii

-¿Y te portaste bien con ella?

Diego hace la señal inequívoca de que le regañaron o pegaron: Con una manito simula que se pega en la otra.

-¿La tutora te regaño?

-Shiii

Entonces Arnaldo aclara:

Uhmmm eso es mentira Diego estuvo muy bien toda la tarde, ni un chillido se le escucho.

Diego se ríe y me hala impaciente hacia la casa.

Diego espera tengo que bajar mi cartera y mi computadora del carro- redigo mientras Diego hala mi mano hacia la casa. Diego dio la vuelta y vino de inmediato a ayudarme a cargar la cartera, mientras simula que levanta algo pesado UHMMMM, UHMMM

Luego coge su triciclo y lo mete también a la casa, va directo a la cocina y me enseña un banquito, luego lo pone en el piso y da palmaditas en el para pedirme que me siente allí.

No hace falta que me diga más, ya se porque me esperaba tan impaciente, quiere jugar su nuevo juego: Ir en patineta al Orinokia, entrar al estacionamiento de este centro comercial y recoger el ticket que activa las barreras de acceso de las entradas y/o salidas. Ya conté que tiene varias semanas que cuando vamos de paseo a este centro comercial se pega a unas ventanas donde se ve el control de acceso de los vehículos al centro comercial y allí puede estar 15 o 20 minutos extasiado viendo el proceso: El carro se detiene frente a la salida entrega el ticket a un joven, este presiona un botón y se levanta la barrera de acceso, el vehiculo sale y el joven le hace alguna señal de despedida.

Juro que no tengo idea de porque es tan fascinante este proceso pero a mi hijo le entretiene como si fuera un espectáculo de Las Vegas. Yo pensé que era por el movimiento de la barrera al levantarse, pero ya no estoy tan segura.

De vuelta a mi cocina me siento en el banquito, Arnaldo me dice:

Con razón hizo un escándalo cuando yo intente sacar ese banquito para sentarme allá afuera, comenzó a decir que no porque era de su mama y tuve que meterlo y sacar la otra silla.

Simplemente mi hijo no quería que nada se cambiara de su sitio de juego, me senté y me dispuse a jugar con mi muchacho, a complacerle en su juego, tiene merito que el haya inventado esta secuencia y que este utilizando su imaginación para varias cosas del proceso, y sobre todo porque su sonrisa es maravillosa, sus risas, su alegría de hacer algo que le gusta, de hacerse entender, de compartir con su mami.

Al rato de repetir el juego unas 6 veces, decidí filmarlo, se puede apreciar parte de la rutina, aunque yo me desvivo por su carita y me olvido de filmar la escena completa para que se aprecie mejor, pero el juego va más o menos asi:

Yo me siento en un banquito junto a la puerta de acceso al centro comercial que Diego llama Nononia o nonia (Orinokia).

Diego viene montado en un carrito azul, es su patineta.

Se detiene frente a la puerta y entrega algo que yo asumo que es el ticket de entrada.

Yo le invito a pasar y le voy añadiendo frases que le hacen reir: Bienvenido a nuestro centro comercial Orinokia, estacione alli, cuidado choca, espero que haya traido mucho dinero para gasta aquí, etc.

Diego se parte de la risa, sigue en su patineta hasta el sitio que hemos acordado es el estacionamiento, a veces se desvía y simula que choca y yo debo recordarle que el puesto es allá, esto le fascina, es todo parte del juego.

Cuando finalmente se estaciona en el sitio indicado, levanta sus puñitos en gesto de triunfo y dice SIIII.

Viene corriendo hasta mi a celebrar, esta es la parte que a mi me gusta mas, porque nos abrazamos y nos besamos celebrando el logro de Diego.

Luego Diego se va a subir a la patineta nuevamente, como es un buen ciudadano, simula que se pone el cinturón de seguridad, los lentes y un casco (esto es herencia del juego de Sportacus y la nave) entonces hace girar la patineta y se dispone a salir.

Se para junto a mi, yo le pido que pague y el me entrega algo, yo levanto la barrera que es mi pierna impidiéndole el paso, a el se le pone una sonrisa de oreja a oreja cuando le digo: Adiós Señor, espero que vuelva pronto al centro comercial, aquí en el Orinokia le queremos mucho, regrese pronto y con mucho dinero para gastar.

Aquí se devuelve a pedirme gestualmente “Otro poquito mas” y volvemos a comenzar.

Nunca le he seguido la corriente para ver cuantas repeticiones de este juego puede hacer, me da miedo alentar las repeticiones, le dejo repetir 4,5 veces y luego le digo: Esta bien juguemos otra vez pero esta es la ultima vez, cuando se termine vamos a cenar, o vamos a subir, vamos a bañarnos, etc.

Acepta pero luego que se termina el juego y le digo ¡Listo! ahora a bañarnos, protesta un poco, pero entre juegos, le hacemos aceptar que ya fue suficiente, es que creo que estos juegos son una gran oportunidad de estimular su imaginación, su pensamiento lógico (una cosa después de la otra) y hasta su lenguaje. Y por suerte el juego va variando, ya la estación de bomberos paso de modo, así como las herramientas de Manny a la Obra para arreglar el triciclo, con las que también parecía no cansarse de repetir el mismo juego una y otra vez.

Aqui esta mi chanchito divino -como le ha dicho su tia Betzaida anoche por teléfono- ahora le podrán ver en este video con su carita radiante, y su pasito lento en la patineta que aun no domina totalmente pero que le hace muy feliz!


4 comentarios:

Ana Belén dijo...

Betzabe,igual que tu hijo, mi hijo jugó muchiiiiiiisimo a ese juego, le APASIONABA. El llevaba una motito de esas que no tienen pedales, y si por el hubiera sido, nos podíamos haber tirado horas y horas jugando a lo mismo. El lo llamaba el juego de LA BARRERA. Daba una vuelta, venía hacia mi, yo hacía la barrera con el brazo, me pagaba, levantaba la "barrera" y se iba feliz diciéndome adiós, y así cientos de veces. Es cierto que Adrián, mi hijo, tuvo que ir a Atención Temprana por problemas de lenguaje, pero me comentaron que el que jugara a esto no era nada malo. De hecho, ya juega a otras cosas, a medida que su lenguaje se ha ido "normalizando". No te preocupes, juega a su juego, se ve que es feliz y eso es TAAAAAAAAAAAAAAAN BONITO.
Abrazos para ti y tu peque.

Betzabe dijo...

Ana Belen que bien me a hecho leer tu comentario, recorde que mis primitos tambien les encanta repetir un juego que les gusta, se que Diego tiene predisposicion a este tipo de juegos, pero la verdad es que pienso aprovecharlo al maximo y lo bueno es que cada vez acepta mejor parar el juego, y tienes razón es una delicia jugar con el!!!!

VIVI dijo...

COSITA MÁS HERMOSA BETZA TU HIJO ES UN SOL!!! YO LO ADORO ES UNA COSITA QUE PROVOCA COMERSELA JEJEJEJE ES LO MÁS LINDO QUE HE VISTO EN ALEGRIA Y EXPRESION DE SU CARITA... DIOS ME LO BENDIGA MI BOMBÓM!!!!

Betzabe dijo...

Gracias Vivi, me alegran tus palabras porque se que valoras muchas cosas que para otros son imperceptibles, no dice ni una sola palabra que se pueda comprender, pero su expresión es maravillosa, sus ganas de comunicarse inmensas!!!

Entradas populares

Se ha producido un error en este gadget.