Sobre este blog

Diego es un bebe que, como muchos, tiene un Trastorno Generalizado del Desarrollo No Especificado. La tasa de nacimientos con este tipo de diagnóstico se dice ha crecido exponencialmente en los ultimos años, sobre todo en el estado Bolivar, Venezuela.

En este blog compartimos sus avances, sus logros, cómo ha influido en la vida de nosotros sus padres, familiares y amigos.

Esperamos llegar al corazón de cada uno de nuestros visitantes para crear conciencia sobre la necesidad de respetar los derechos de los que son diferentes y en colaborar para hacer mas corto el camino hacia su integración a una sociedad que brinde oportunidades a todos.

martes, 22 de marzo de 2011

¡Un paraguas es un paraguas!


A Diego le encantan los paraguas, creo que como a casi todos los niños, le parece divertido eso de salir a la lluvia protegido por el paraguas. Le hace gracia ver al adulto apurado, correteando para no mojarse, y le fascina ser él mismo quien controle el paraguas como todo un niño grande.

Creo que me percate que a Diego le interesaba la lluvia cuando el recién había cumplido año y medio, un día le deje jugar afuera en la lluvia, realmente lo que hizo fue analizar la lluvia, con su carita seria miraba la lluvia, extendía su manito para sentir el agua, se dejaba mojar, yo le iba diciendo es agua, esta lloviendo, siente las gotas en la cabeza, le hacia señas con mis dedos en su cabeza, pequeños toquecitos y le repetía agua, agua.

Varios meses mas tarde, aprovechando nuestros paseos al parque, hubo ocasiones en las que nos sorprendía la lluvia y debíamos correr a buscar protección, a veces tenía que cargar a Diego y correr por la calle hasta mi casa. En ese trayecto y para compensar a Diego de tener que irse del parque de esta forma tan intempestiva yo comenzaba a cantar:

Croan las ranitas croac croac croac!
Caen las gotitas din din dooon!
¡Corramos!, ¡Corramos! ¡Que nos mojamooos!

Y esto hacia reír a Diego y creo que así fue comprendiendo la reacción “normal” de la gente de correr a protegerse del agua, en este caso de la lluvia.

Ahora cuando usamos un paraguas, seguro Diego va a querer llevarlo él mismo, y seguro habrá que convencerlo de guardarlo una vez que estemos dentro de la casa porque el querrá seguir divirtiéndose con este instrumento tan útil como simple.

Hace unos días Diego y su papa estaban en el centro donde Diego recibe su terapia motriz, cuando termino su sesión no podían salir porque estaba lloviendo y el paraguas lo cargaba yo en mi carro.

Alguien del lugar le ofreció a Arnaldo para proteger a Diego una bolsa grande de plástico, de esas negras que se utilizan para la basura.

Cuando Diego vio que Arnaldo se acerco a él con esta bolsa… se negó rotundamente gritando ¡NOOOO! Y corrió al fondo del salón, se sentó en el piso y comenzó a llorar. Arnaldo le pedía levantarse y regresar junto a él para salir, pero Diego seguía negándose.

Entonces un niño que estaba en el salón y lo había visto todo, se acerco a Diego para explicarle:

-Diego no te van a meter en la bolsa, ¡la bolsa es para taparte!

Arnaldo no se había fijado en ese detalle, en realidad ningun adulto se habia percatado de esto, definitivamente hay muchas mentes diferentes pero la sencillez del analisis infantil puede ser sorprendente. Para Diego las personas usan un paraguas para protegerse de la lluvia y una bolsa plástica negra es… ¡¡¡para meter cosas dentro!!!!

Es una nueva situación y Diego no asocio que la bolsa podía tener otra función, estaba muy molesto y ofendido con su papá por pretender meterlo en una bolsa.

Una persona amiga salio al rescate y le ofreció a Arnaldo una manta infantil, tampoco le hizo demasiada gracia a Diego, ¡Una manta tampoco es un paraguas!

Una mata es para arroparse no para protegerse de la lluvia, sin embargo Diego accedió a dejarse tapar con la manta y así llegaron al carro, pero siguió molesto y llorando por un buen rato.

Diego tiene excelente juego imaginario y simbólico, varias veces hemos jugado a simular tener un paraguas, o que un palo de golf es un paraguas, sin embargo ante esta propuesta de la cotidianidad, usar una bolsa para protegerse de la lluvia no le parecio lógico ni atractivo… ahora nos toca enseñarle el concepto de cubrirse ante la lluvia usando impermeables porque para Diego: Un paraguas es un paraguas y punto.

Y en una bolsa que se meta...

4 comentarios:

Marina dijo...

Es genial, claro que la bolsa es para meter cosas!!! A quién se le ocurre!!! A los chicos les encanta el gua y cada vez que e verano podemos, les pemos las botas y a mojarse a la plaza, algo que muchos parecen desaprobar y que para mi fue una de las cosas más divertidas de la infancia, jeje
Besotes!

Ricard dijo...

Hola Betza.
Me ha encantado lsa reaccion de Diego ante la bolsa de plastico. Si analizamos la reaccion es completamente logica.
Ademas ha sido genial la explicacion del otro niño respecto a la bolsa.
Me ha encantado tu entrada y procura tener siempre un paraguas a punto para que Diego disfute vajo su proteccion.
Un abrazo muy fuerte.
Ricard

Rosio dijo...

Betza;
También creo muy lógica la reacci♀n de Diego, una bolsa no es para taparse es para guardar cosas jejeje.
Acá en Lima no llueve, bueno solo hay una pequeña llovizna, estoy segura que a Mika le encantaria sentir la lluvia sobre su cabeza, ya que disfruta mucho cuando le cae agua en la bañera.
Cariños,
Rosio

Graciela dijo...

Te propongo que compres varios paraguas, les encanta!

Fantástico por el niño que realizó ese parangón :)

No sabía que en Lima no llueve Rosio.

Besitos!

Entradas populares

Se ha producido un error en este gadget.