Sobre este blog

Diego es un bebe que, como muchos, tiene un Trastorno Generalizado del Desarrollo No Especificado. La tasa de nacimientos con este tipo de diagnóstico se dice ha crecido exponencialmente en los ultimos años, sobre todo en el estado Bolivar, Venezuela.

En este blog compartimos sus avances, sus logros, cómo ha influido en la vida de nosotros sus padres, familiares y amigos.

Esperamos llegar al corazón de cada uno de nuestros visitantes para crear conciencia sobre la necesidad de respetar los derechos de los que son diferentes y en colaborar para hacer mas corto el camino hacia su integración a una sociedad que brinde oportunidades a todos.

viernes, 20 de mayo de 2011

No sé cómo pasan estas cosas


Supongo que es así como se pierden los niños, como se los roban, como los secuestran, como tienen accidentes, como se vulneran su derecho a ser protegidos o simplemente como se les discrimina sin saberlo. No sé cómo puede existir tal nivel de inconsciencia, es cierto, todos cometemos errores, pero también todos estamos sujetos a las consecuencias.

Ayer cuando Arnaldo fue a buscar a Diego al colegio, al pararse en la reja del portón, que por gracia de Dios estaba cerrada, pues es muy común que personas inconscientes dejen abierto el portón, incluso han tenido que colocar un cartel de “Mantenga la Puerta Cerrada” por este problema, encontró a Diego jugando en el parque total y absolutamente… solo.

No había más niños y no había ningún adulto supervisando.

Se podrán imaginar lo que sintió mi esposo, llamo al timbre y una maestra distinta a las del aula a la que asiste Diego, desde el lobby del colegio activo el mecanismo para que el portón se abriera, Arnaldo entro y sin salir de su asombro s fijo en que ninguna maestra salió a “entregar” a Diego. Sus macundales estaban ya listos en el lobby, Dieguito mismo fue a buscarlo y se disponía a salir, Arnaldo sin poder creer que nadie estaría atento a la salida del niño, le pidió a Diego ir a despedirse de la maestra, a lo que Diego entro y salió de su salón y Arnaldo se quedo sin saber si realmente había alguien allí, pues ninguna de las dos maestras salieron a cerciorarse de con quien se iba el niño.

Por supuesto con el dolor enorme de no saber si es que el resto del salón de Diego estaba haciendo otras actividades y a Diego, quien sabe si por su condición, le habían dejado jugando en el parque por ser lo que él quería, por ser lo más fácil, por no mojarse con el niño “especial” o “difícil”, o porque el descuido llega al grado de que no se percatan que falta un niño que se ha quedado en el parque; e s cierto que Diego una vez que sale al parque se niega a dejar de usarlo, es un niño, le gusta el parque antes que el salón de clases, pero no es nada incontrolable, no es que arme un berrinche para exorcismo ni nada de eso.

Son pocos los niños que tienen el turno completo, casi todos asisten medio turno y se marchan después de almorzar, por lo que en las tardes el grupo es de apenas unos 5 ó 6 niños, así que la popular excusa de son muchos niños y solo dos maestras no cabe aquí, y digo excusa porque si son 100 niños tendría que haber la cantidad de personas necesarias para atender con calidad a 100 niños, ¡Por Dios son niños!, ¡y niños de 4 años de edad!, no se les puede dejar solos en ningún lugar, ni en el comedor, ni en el salón de clases, ni en el lobby, mucho menos en el área exterior del colegio y en un parque, que como suelen ser los parques venezolanos, esto es generalizado, esta lejísimo de ser un parque seguro, con decirles que colinda con unas caminerias que tienen bordes filosos y que de caerse un niño en las cercanías de estos pasillo puede hacerse un daño de unos cuantos puntos de sutura o peor, nada mas pienso en Pablito que pego la nuca del brocal de la acera y aun esta como campeón en la lucha por recuperarse, y es que los accidentes ocurren y ocurren cuando menos lo esperamos.

En el caso de Diego es un niño de 4 años, con déficit motor, que bien podría caerse del parque, que puede lastimarse con cualquier cosa, que tiene TGD-NE y se le dificultad comprender segundas intenciones y podría aceptar propuestas de desconocidos, y no quiero seguir imaginando.

Solo imaginar que las maestras estaban ya en el salón con el resto de los niños y no habían notado la falta de mi hijo porque acababan de entrar y no les había dado tiempo de fijarse, sinceramente me estremece y me hace saltar las lágrimas.

Cuando hable con la Directora lo primero que pregunte fueron cosas asociadas al trastorno que tiene Diego, y eso me hace pensar que también soy injusta con mi hijo, pero siendo realista son preguntas que debía hacer:

-¿Es que mi hijo deambula por el colegio?, ¿Se sale del salón?, ¿Se escapa?, ¿Tiene episodios de berrinches?, ¿No obedece órdenes?

-No, no lo hace y nunca lo ha hecho- fue la respuesta de la Directora y me dio cierta tranquilidad la verdad.

Pero aun tiemblo y me estremezco ante este descuido, las maestras explicaron que fue solo un momento y ofrecieron sus disculpas, pero ya saben que el peligro, asi como la angustia , la impotencia, la frustración no se se mide en tiempo. Hoy estoy particularmente sensible, porque me he encontrado esta mañana con una noticia en un periódico local sobre la muerte de un niño de 3 años de edad porque cayó un televisor sobre él golpeándole en la cabeza mientras estaba en otro preescolar de la ciudad.


Me ha entristecido mucho y me ha hecho pensar en cuanto nos falta por crecer para que conozcamos, entendamos la importancia y exijamos las normas mínimas de seguridad en todos los ambientes en donde se desenvuelve el niño.


Mas información:

Normas de seguridad parques infantiles
Seguridad en la Escuela

10 comentarios:

Rosio dijo...

Que barbaridad, un niño de esa edad tiene que ser supervisado constantemente tenga o no TGD.
Sabes aqui en Perú murio un niño con autismo, porque en el nido se descuidaron , salio del colegio y para mala suerte a media cuadra había un río. Lo lamentable es que quisieron tomar como causa que el niño tenia autismo pero lo real es que hubo negligencia por parte del personal del colegio.
Saludos,
Rosío

Programa de Desarrollo Psicosocial dijo...

Esto es totalmente inadmisible.Comprendo la situación que estas pasando Betza, ¿que hacer de ahora en más con tantas dudas?.Habla, exige y si es necesario deja constancia por escrito como un antecedente.Por suerte,,, esa es la palabra, no pasó nada.Cariños

Marina dijo...

Se supone que uno pone toda su confianza en el colegio, si le estás dejando a tu hijo!!!! No debería pasar, totalmente de acuerdo, y espero que no vuelva a pasar ni con Diego ni con nadie...
Cariños

Marina dijo...

Se supone que uno pone toda su confianza en el colegio, si le estás dejando a tu hijo!!!! No debería pasar, totalmente de acuerdo, y espero que no vuelva a pasar ni con Diego ni con nadie...
Cariños

Bere dijo...

Cosas como ésta dejan a uno impactado y asustado. A veces pecamos de exceso de confianza, o por comodidad no se... pero hasta en casa debemos tener cuidado (es más, debemos ser más cuidadosas, que es donde ocurren más accidentes). Bien dice mi mamá que cuidar el hijo de alguien más es una responsabilidad enorme, los niños no miden el peligro.

Espero que tomen medidas para que no vuelva a pasar, y que te puedas quedar más tranquila. Abrazos.

Graciela dijo...

Deja constancia por escrito Betza, lo realicé en algunas oportunidades, sin importarme eso que suelen decir 'ahora se lo tomarán con el/la niñ@'.

Me pongo en tu lugar, espero que no suceda más mi tesoro, abrazos.

Andrea dijo...

Hola Betza, sabes que me ha pasado una situación muy similar con las niñas, y por eso decidi sacarlas de esa institución, igualmente en las instituciones que están actualmente paso de sorpresa de vez en cuando para chequear como van las cosas..
Creo que es una falta enorme la del colegio de Diego, y creo que no hay explicación alguna para dejarlo solo en ningún lado..sea él u otro niño de su edad. Creo qu deberías crear una reunión con otros padres alertando sobre la situación, porque hoy pudo ser un descuido que no pasó a mayores pero mañana nadie sabe.


Saludos y suerte!

Cristina dijo...

Qué fuerte¡¡Es que no tengo palabras,para mi no hay excusas,no deberían dejar así "a su aire" a un niño de 4 años y menos un niño con TGD...debes estar muy cabreada y si encima al tiempo lees noticias tan horribles...ufff,cabreada,asustada...és increible,estas cosas no deberían pasar.

Faith dijo...

La verdad no me gusto eso de que tu esposo encontrara a Diego solo en el patio y que le abrieran la puerta sin saber quien era, y que no viniera ningún adulto a ver quien entro! Espero no sea frecuente eso, porque me muero de susto. A Dios gracias nunca he visto niños solos en la escuela del peluche, llego a diferentes horas y si hay niños están supervisados.

El peluche me cuenta a veces que ha pasado la tarde con otras maestras, al parecer como se aburre en su clase y termina rápido las actividades lo dejan ir a otros salones, incluso de segundo nivel (el esta en primero), eso no me preocupa, siempre y cuando no vaya solo de un salón a otro.

Espero que en la escuela de Diego tomen en cuenta lo que hablaste con ellos y sean mas cuidadosos.

Ricard dijo...

Dios mio!!!! Esto es indignante, inexcusable e intolerable.
Hay que tomar medidas con este asunto.
Pero es que en esta escuela no tienen una ornizacion ni una responsabilidad?
No salgo de mi asombro.
En este caso hay precentes y saben perfectamente los riesgios que se corren.
Perdona, pero es que Diego ya es como de mi familia.
Toma cartas en el asunto.
Un abrazo muy fuerte.
Con cariño.
Ricard

Entradas populares

Se ha producido un error en este gadget.